Co­mo pe­rio­dis­ta en y de­nun­ció la si­tua­ción de la Ka­bi­lia. Aun así, co­mo bien di­ce, Ca­mus siem­pre se re­fi­rió a la po­bla­ción ára­be co­mo “los ára­bes”. Eso no ca­re­ce de in­ten­ción. ¿A qué lo atri­bu­ye us­ted?

Geo - - ENTREVISTA -

Por­que ca­si nun­ca pu­so en­tre los per­so­na­jes de sus no­ve­las a nin­gún ar­ge­lino de ori­gen ára­be. Siem­pre di­ce “ellos, los ára­bes”. Y sus per­so­na­jes son ca­si to­dos pieds noirs, es­to es, ar­ge­li­nos de ori­gen y na­cio­na­li­dad fran­ce­ses. Esa es la ra­zón del re­cha­zo. Y yo no sé por qué Ca­mus lo hi­zo así, cuan­do era par­ti­da­rio de la in­de­pen­den­cia de Ar­ge­lia, eso sí, res­pe­tan­do los de­re­chos de los fran­co­ar­ge­li­nos. No lo sé bien, ya le di­go. Qui­zás era una ma­ne­ra su­til de ex­pre­sar la con­si­de­ra­ción ra­cis­ta que te­nían mu­chos –si no ca­si to­dos– de los pieds noirs ha­cia los ind­pì­ge­nas, co­mo los lla­ma­ban con des­dén. Ca­mus, sin em­bar­go, nun­ca los lla­mó así. Lo con­si­de­ran so­lo ofi­cial­men­te, gra­cias al pre­si­den­te Bou­te­fli­ka, un hom­bre cul­to y muy in­te­li­gen­te. Pe­ro la po­bla­ción del país y, so­bre to­do los círcu­los in­te­lec­tua­les, to­da­vía no lo acep­tan co­mo un es­cri­tor ar­ge­lino. En el li­ceo de Ar­gel en don­de es­tu­dió ni si­quie­ra hay una pla­ca que lo re­cuer­de co­mo alumno. Y no son mu­chos los li­ceos del mun­do que ha­yan te­ni­do el ho­nor de edu­car a un pre­mio No­bel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.