Ha­ce 20 años, Belfast era una ra­to­ne­ra di­vi­di­da en gue­tos

Geo - - EN PORTADA -

Nor­te, provincia que se man­tu­vo ba­jo con­trol bri­tá­ni­co. Es­ta di­vi­sión, im­pues­ta por Lon­dres, sem­bró vien­tos y tem­pes­ta­des, al opo­ner, a par­tir de 1968 y du­ran­te cer­ca de 30 años, a los ca­tó­li­cos re­pu­bli­ca­nos del Ejér­ci­to Re­pu­bli­cano Ir­lan­dés (IRA) y del Sinn Féin, su bra­zo po­lí­ti­co, par­ti­da­rios de una Ir­lan­da uni­fi­ca­da, con­tra los pro­tes­tan­tes lea­lis­tas, fie­les a la Co­ro­na y apo­ya­dos por el ejér­ci­to bri­tá­ni­co. Dé­ca­das de en­fren­ta­mien­tos, que cau­sa­ron 3.500 muer­tos. El acuer­do de paz del Vier­nes San­to, fir­ma­do el 10 de abril de 1998, pu­so fin al en­fren­ta­mien­to ar­ma­do, y el cen­tro de gra­ve­dad is­le­ño se des­pla­zó de Du­blín a Belfast. Allí se jue­ga hoy su por­ve­nir.

Belfast, an­ta­ño aso­cia­da a los aten­ta­dos con bom­ba, es hoy en día una ciudad tran­qui­la y atrac­ti­va. El ba­rrio de los mue­lles, an­ti­guo bas­tión de los pa­ra­mi­li­ta­res lea­lis­tas, se ha con­ver­ti­do en una zo­na de pa­seo en la que tu­ris­tas del mun­do en­te­ro acu­den a vi­si­tar el mu­seo del Ti­ta­nic, (el cé­le­bre tras­atlán­ti­co fue cons­trui­do en los as­ti­lle­ros de la ciudad). Te­rra­zas de ca­fés, ga­le­rías de ar­te y mer­ca­dos cu­bier­tos pue­blan el cen­tro ur­bano. La gen­te pa­sea tran­qui­la­men­te el do­min­go por la ma­ña­na, en­tre la lon­ja de pes­ca­do y las tien­das de an­ti­güe­da­des. Los res­tau­ran­tes gas­tro­nó­mi­cos ri­va­li­zan en­tre sí ofre­cien­do crea­ti­vi­dad cu­li­na­ria a rau­da­les y los pubs anun­cian con­cier­tos en vi­vo ca­si ca­da no­che.

Ha­ce 20 años la ciudad era una ra­to­ne­ra, di­vi­di­da en gue­tos se­pa­ra­dos por al­tos mu­ros y sem­bra­dos de for­ti­nes del ejér­ci­to bri­tá­ni­co, que pa­tru­lla­ba en vehícu­los blin­da­dos. Los ha­bi­tan­tes no se atre­vían ape­nas a aven­tu­rar­se más allá de los lí­mi­tes de su ba­rrio. El cen­tro, con­si­de­ra­do zo­na neu­tral, y sus co­mer­cios se con­vir­tie­ron en el ob­je­ti­vo re­cu­rren­te de los aten­ta­dos del IRA. Al­gu­nos se arries­ga­ban a ve­ces a ha­cer allí sus com­pras, a pe­sar de las ba­rre­ras de se­gu­ri­dad, los ca­cheos cor­po­ra­les y los con­tro­les po­li­cia­les, in­cor­po­ra­dos al pai­sa­je co­ti­diano.

En 18 años, los pro­gre­sos han si­do ful­gu­ran­tes: las dos fa­mi­lias po­lí­ti­cas de la provincia, el Par­ti­do De­mo­crá­ti­co Unio­nis­ta –pro­bri­tá­ni­co–, y los re­pu­bli­ca­nos del Sinn Féin, se sien­tan jun­tos en el seno de la Asamblea de Ir­lan­da del Nor­te. In­clu­so la je­fa­tu­ra del eje­cu­ti­vo es bi­cé­fa­la, con un pri­mer mi­nis­tro unio­nis­ta, Ar­le­ne Fos­ter, y un vi­ce­pri­mer mi­nis­tro re­pu­bli­cano, Mar­tin McGuin­ness. A pe­ti­ción de los re­pu­bli­ca­nos, la Po­li­cía Real del Uls­ter, an­ti­guo bas­tión de ex­tre­mis­tas pro­tes­tan­tes res­pon-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.