La len­gua gaé­li­ca atrae ca­da día a más ex­tran­je­ros

Geo - - EN PORTADA -

duc­ción de su nom­bre gaé­li­co por par­te de un car­tó­gra­fo in­glés.

Los ha­bi­tan­tes se ase­me­jan a es­ta na­tu­ra­le­za ru­da y rús­ti­ca. Su ca­rác­ter ha ido for­ján­do­se en la prue­ba y los ha em­pu­ja­do a la re­sis­ten­cia. Ba­jo Oli­ver Crom­well, crea­dor de una efí­me­ra Com­mon­wealth in­gle­sa en el si­glo XVII, sus tie­rras fue­ron con­fis­ca­das y en­tre­ga­das a co­lo­nos pro­tes­tan­tes es­co­ce­ses. Su len­gua, el gaé­li­co, fue prohi­bi­da ba­jo pe­na de hor­ca.

Pri­va­dos de sus cam­pos, se re­fu­gia­ron en las hos­ti­les e in­fér­ti­les al­tu­ras del con­da­do. A me­dia­dos del si­glo XIX, su­frie­ron la gran ham­bru­na que cau­só mi­les de muer­tos y exi­lia­dos. Más tar­de, en 1916, res­pon­die­ron a la lla­ma­da de los re­bel­des y se unie­ron a la lu­cha con­tra los in­gle­ses. Es­tos son los dramas que ali­men­tan su he­ren­cia his­tó­ri­ca y re­sur­gen, co­mo un em­bru­jo, aún hoy en sus can­cio­nes.

La Ta­ber­na de Leo (Leo’s Ta­vern), a la sa­li­da del pue­blo de Crolly, en el oes­te del con­da­do, es un pun­to de en­cuen­tro pa­ra aque­llos que vie­nen a es­cu­char los re­la­tos de es­tas al­mas. Allí se cru­zan es­tu­dian­tes de Gal­way y de Du­blín que van de juer­ga, al­gu­nos via­je­ros bien in­for­ma­dos ve­ni­dos a ca­len­tar­se en la fo­ga­ta de tur­ba, mú­si­cos atraí­dos por la fa­ma de sus ve­la­das im­pro­vi­sa­das, ha­bi­tua­les del pub, afi­cio­na­dos del equi­po de fútbol gaé­li­co y aman­tes de la Gui­ness...

Y Mi­cheál Mac Gio­lla Eas­buig, un jo­ven con­ce­jal del con­da­do, al­to co­mo un gi­gan­te y adep­to a las dis­cu­sio­nes po­lí­ti­cas tan­to en la ba­rra del bar co­mo so­bre el terreno. Su ba-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.