También su­gie­re que hu­bo je­rar­quías en­tre los pre­sos.

Geo - - AL OTRO LADO DE LAS REJAS -

esa pri­me­ra se­lec­ción. A cam­bio, sa­be­mos cuá­les son las imá­ge­nes que se con­vir­tie­ron en ico­nos y las que, aun­que con­ser­va­das, no se han en­se­ña­do ja­más. Las que se con­vir­tie­ron en ico­nos son las más atro­ces, co­mo la del “di­sen­té­ri­co mo­ri­bun­do” de Sch­wab. Las que ja­más se mos­tra­ron son las que re­tra­tan de­te­ni­dos en una for­ma acep­ta­ble. Lo de­mues­tro con las cró­ni­cas de Le­vin y las fo­tos de Sch­wab. La per­ver­si­dad del sis­te­ma na­zi es que creó una je­rar­quía de de­te­ni­dos pa­ra­le­la a la de las SS. To­dos co­no­cían la exis­ten­cia de ka­pos: pre­sos que, siendo también víc­ti­mas, lo­gra­ban un pues­to y se be­ne­fi­cia­ban de ven­ta­jas co­mo me­jor alo­ja­mien­to, ves­ti­do, co­mi­da.. La exis­ten­cia de es­ta je­rar­quía fue te­ma de po­lé­mi­cas tras la gue­rra, so­bre to­do en Bu­chen­wald don­de los pues­tos cla­ve es­tu­vie­ron ocu­pa­dos por co­mu­nis­tas ale­ma­nes. Sí, las di­fe­ren­cias son gran­des en­tre Ohr­druf, uno de los peo­res, abier­to a fi­na­les de 1944, des­pués del des­em­bar­co de Nor­man­día, don­de los de­te­ni­dos han de ca­var tú­ne­les, en unas con­di­cio­nes atro­ces y mor­ta­les, pa­ra en­te­rrar la in­dus­tria de gue­rra; Bu­chen­wald, don­de se pue­de so­bre­vi­vir; Te­re­zin, un campo-gue­to pa­ra ju­díos, don­de una par­te de per­so­na­li­da­des ale­ma­nas fue­ron pro­te­gi­das, mien­tras otras mo­rían de ham­bre y so­bre to­do, des­de don­de una gran par­te fue de­por­ta­da a Ausch­witz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.