El

Geo - - AL OTRO LADO DE LAS REJAS -

río dis­cu­rre por las pro­fun­di­da­des de un fér­til va­lle, en­tre vi­vien­das ta­lla­das en la ro­ca e hi­le­ras de álamos. Ro­dea­das de sa­mo­va­res, hor­ta­li­zas cru­das y ali­men­tos asa­dos, las fa­mi­lias se van ins­ta­lan­do so­bre al­fom­bras de la­na de abi­ga­rra­dos co­lo­res pa­ra co­mer a la som­brea­da y fres­ca ori­lla del río. Aquí se es­cu­cha el far­si (o per­sa, la len­gua ofi­cial ira­ní), el aze­rí (em­pa­ren­ta­do con el tur­co) y el so­ra­ní, un dia­lec­to kur­do. Es­te jue­ves de ju­nio, pri­mer día del re­po­so se­ma­nal en Irán, son mu­chos los ha­bi­tan­tes que han hui­do del bo­chorno de las ciu­da­des.

Si­tua­do en el ex­tre­mo no­roes­te del país, en Azer­bai­yán orien­tal, una de las 30 pro­vin­cias ira­níes, el pue­blo tro­glo­di­ta de Kan­do­van es to­ma­do al asal­to. En un pai­sa­je que re­cuer­da al de Ca­pa­do­cia, sus her­mo­sos co­nos de to­ba vol­cá­ni­ca ho­ra­da­dos por ex­ca­va­cio­nes se afe­rran al flan­co de la co­li­na. 600 ha­bi­tan­tes ha­bi­tan aún es­ta col­me­na cu­yas vi­vien­das más an­ti­guas se re­mon­tan al si­glo VI des­pués de Cris­to, y don­de se en­cuen­tra hoy ins­ta­la­do un ho­tel de lu­jo.

Le­jos de Tehe­rán, la ca­pi­tal, y ale­ja­do so­bre to­do de Si­ras y Per­sé­po­lis, ciu­da­des em­ble­má­ti­cas de una Per­sia tres ve­ces mi­le­na­ria (que se con­vir­tió en el reino de Irán en 1935, y pos­te­rior­men­te, en 1979, en re­pú­bli­ca is­lá­mi­ca), el Oc­ci­den­te ira­ní es­tá cua­ja­do de te­so­ros his­tó­ri­cos y na­tu­ra­les. Es­ta re­gión, a me­nu­do ol­vi­da­da por los cir­cui­tos tu­rís­ti­cos, re­pre­sen­ta sin em­bar­go apro­xi­ma­da­men­te un cuar­to de la su­per­fi­cie del país y al­ber­ga a la mi­tad de sus 80 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes.

Bor­dea­da por cua­tro fron­te­ras (con Irak, Tur­quía, Ar­me­nia y Azer­bai­yán), es­te centro de irradiación de la cul­tu­ra per­sa es una tie­rra de in­ter­cam­bios. Aquí fue­ron cons­trui­dos los puen­tes y al­ber­gues pa­ra las ca­ra­va­nas que ja­lo­na­ban la ru­ta de la

ESe­da. Aquí na­ció el zo­roas­tris­mo que, en tres oca­sio­nes, se con­vir­tió en la re­li­gión ofi­cial de Irán; aquí los Sa­fá­vi­das, la po­de­ro­sa di­nas­tía que go­ber­nó el país des­de 1500 a 1736, eri­gie­ron sus es­plén­di­das ca­pi­ta­les. Du­ran­te si­glos la ma­gia de es­tas ciu­da­des ha fas­ci­na­do a Eu­ro­pa. Y ha sub­yu­ga­do a una plé­ya­de he­te­ró­cli­ta de es­cri­to­res via­je­ros: Mar­co Po­lo, Goet­he, Pie­rre Lo­ti o Lord By­ron y Ni­co­lás Bou­vier (que vi­vió aquí en 1953). To­da­vía hoy la re­gión sor­pren­de por la tran­qui­li­dad de su mo­do de vi­da, su hos­pi­ta­li­dad y su efer­ves­cen­cia eco­nó­mi­ca, en las an­tí­po­das de la ri­gi­dez de Tehe­rán.

Ta­briz es un sím­bo­lo de es­te Irán des­co­no­ci­do. Si­tua­da a 1.360 me­tros de al­ti­tud en una fér­til lla­nu­ra, es­ta an­ti­gua eta­pa de la ru­ta de la Se­da se ex­tien­de has­ta las es­tri­ba­cio­nes de los mon­tes em­ba­rran­ca­dos y ro­ji­zos que la do­mi­nan. El co­ra­zón de la ciu­dad vie­ja se ve re­co­rri­do por tres kilómetros de ga­le­rías de pie­dra y la­dri­llo: es aquí, ba­jo las bó­ve­das de ar­cos de me­dio pun­to del ex­ten­so ba­zar, en el fres­cor de es­tas ca­lle­jue­las aro­má­ti­cas, don­de sus ha­bi­tan­tes se reúnen pa­ra ha­blar y co­mer­ciar. No hay gri­tos, no hay aren­gas. Las char­las dis­cu­rren en la in­ti­mi­dad de los rin­co­nes apar­ta­dos, en torno a un té. Al­gu­nos clien­tes han ve­ni­do de muy le­jos has­ta aquí pa­ra ne­go­ciar la com­pra de una fas­tuo­sa al­fom­bra, el ar­te­sa­na­do que da fa­ma a Ta­briz des­de el si­glo XIII, fe­cha en la que se con­vir­tió en la ca­pi­tal del Im­pe­rio per­sa. “Pa­ra las gen­tes pu­dien­tes, una al­fom­bra no es úni­ca­men­te un ele­men­to de de­co­ra­ción, es también una bue­na in­ver­sión que se trans­mi­te de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción”, ex­pli­ca un ma­tri­mo­nio lle­ga­do ex­pre­sa­men­te des­de Tehe­rán, a más seis ho­ras de carretera.

Irán es un exi­to­so ex­por­ta­dor de pro­duc­tos de es­te arte mi­le­na­rio. Te­ji­das en la­na, en se­da o al­go­dón, con hi­los de oro o de pla­ta, las al­fom- s un acuer­do his­tó­ri­co, que de­be­ría per­mi­tir a Irán re­cu­pe­rar su es­ta­tus de po­ten­cia re­gio­nal. El tex­to, fir­ma­do el ca­tor­ce de ju­lio de 2015 en­tre el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU y el Go­bierno ira­ní, pre­vé el le­van­ta­mien­to de las sanciones que afec­tan al país des­de ha­ce diez años, a cam­bio de re­nun­ciar a las ar­mas nu­clea­res. El em­bar­go ha cos­ta­do ca­ro al Es­ta­do y a los ira­níes: es­ca­sez ali­men­ta­ria, pa­ro, in­fla­ción... Tras va­rios años de ba­ja­da del PIB, la eco­no­mía ira­ní pa­re­ce re­pun­tar: en 2014 se anun­ció un cre­ci­mien­to del 3%. Hoy los in­ver­so­res ex­tran­je­ros acu­den a to­da pri­sa a Tehe­rán, de­seo­sos de abrir es­te mer­ca­do de 84 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Es­pa­ña apues­ta por opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio en los sec­to­res del re­fi­na­do y dis­tri­bu­ción de pe­tró­leo, del trans­por­te fe­rro­via­rio en la ru­ta de la Se­da, y ae­ro­náu­ti­co por su par­ti­ci­pa­ción en Air­bus. En el sec­tor tu­rís­ti­co so­mos un re­fe­ren­te pa­ra la in­ci­pien­te in­dus­tria ira­ní.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.