Unos

Geo - - AL OTRO LADO DE LAS REJAS -

chi­rrian­tes­rui­dos de ven­to­sa rom­pen el so­por hú­me­do del Par­que Na­cio­nal de Tor­tu­gue­ro. A ca­da pa­so, en es­ta pan­ta­no­sa selva tro­pi­cal de la cos­ta del Ca­ri­be, una quin­ce­na de ca­mi­nan­tes lu­cha por ex­traer sus bo­tas del es­pe­so ba­rro. La ba­ta­lla con­tra el sue­lo pe­ga­jo­so de­tie­ne por un mo­men­to los in­sul­tos y ma­no­ta­zos so­bre la piel a mer­ced de los mos­qui­tos. Cuan­do el ata­que pro­vie­ne de unos monos ca­pu­chi­nos que lan­zan sus pro­yec­ti­les des­de las ci­mas ar­bó­reas, los ex­cur­sio­nis­tas re­cu­pe­ran la son­ri­sa y pro­si­guen su mar­cha, in­te­rrum­pi­da aquí y allá por la ob­ser­va­ción de una hor­mi­ga po­da­do­ra o una ra­ni­ta de ojos ro­jos, la mas­co­ta del país.

Penetrar en una na­tu­ra­le­za in­tac­ta, ser in­vi­ta­do a aden­trar­se en un eco­sis­te­ma pre­ser­va­do es el atrac­ti­vo de Cos­ta Ri­ca, pe­que­ño país de 51.100 kilómetros cua­dra­dos y 4,8 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, que al­ber­ga en su te­rri­to­rio el 6% de la bio­di­ver­si­dad mun­dial. Su pri­vi­le­gia­da si­tua­ción en el ist­mo ame­ri­cano, en­tre Ni­ca­ra­gua al nor­te y Panamá al sur, en­tre Atlán­ti­co y Pa­cí­fi­co, ha­cen de él un co­rre­dor eco­ló­gi­co ex­tra­or­di­na­rio. Un ar­ca de Noé ins­ta­la­da so­bre tres ca­de­nas vol­cá­ni­cas, con una ri­que­za que en­glo­ba 850 es­pe­cies de pá­ja­ros, 180 de an­fi­bios y 220 de rep­ti­les, 3.000 in­sec­tos y 230 ma­mí­fe­ros, sin con­tar las 12.000 es­pe­cies de plan­tas, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Bio­di­ver­si­dad.

Ca­da año se des­cu­bren nue­vas es­pe­cies, co­mo la sor­pren­den­te Hya­li­no­ba­tra­chium dia­nae, una ra­na trans­lú­ci­da des­co­no­ci­da has­ta aho­ra, des­cu­bier­ta en 2015 en la cor­di­lle­ra de Ta­la­man­ca, al sur del va- lle cen­tral. Se tra­ta de un ba­tra­cio de co­lor ver­de fluo­res­cen­te, cu­rio­sa­men­te si­mi­lar a Gus­ta­vo, la ar­chi­co­no­ci­da ra­na de los Te­le­ñe­cos.

Cos­ta Ri­ca ha de­ci­di­do ha­cer de es­ta na­tu­ra­le­za exu­be­ran­te su iden­ti­dad na­cio­nal, has­ta el pun­to de con­ver­tir­se en cam­peo­na de la pro­tec­ción me­dioam­bien­tal. Ci­ca­dá­ceas y zy­gias de lar­gas ho­jas emer­gen de la Prehis­to­ria

Pe­ro se ha tar­da­do tiem­po en ga­nar es­ta apues­ta: en los años ochen­ta, 100.000 hec­tá­reas de bos­que eran arra­sa­das ca­da año pa­ra plan­tar ca­fé y plá­ta­nos, prin­ci­pa­les ex­por­ta­cio­nes na­cio­na­les. Es­tos cul­ti­vos se vol­vie­ron me­nos rentables en los años no­ven­ta, y el Go­bierno co­men­zó a pro­mo­ver la re­fo­res­ta­ción. Es­co­gió con­ser­var su pa­tri­mo­nio na­tu­ral co­mo pun­to de par­ti­da pa­ra un tu­ris­mo sos­te­ni­ble. Con for­mi­da­bles re­sul­ta­dos: el pa­sa­do año, 2,5 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes acu­die­ron a la lla- ma­da de la na­tu­ra­le­za cos­ta­rri­cen­se, un mi­llón más que ha­ce diez años. Con 2.600 mi­llo­nes de dó­la­res ob­te­ni­dos en 2014, la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca, pri­me­ra fuen­te de in­gre­sos del país, apor­ta ac­tual­men­te be­ne­fi­cios tres ve­ces ma­yo­res que el plá­tano, y diez ve­ces ma­yo­res que el ca­fé. Los ha­bi­tan­tes de Cos­ta Ri­ca tie­nen ra­zo­nes po­de­ro­sas pa­ra cui­dar su oro ver­de. En 1997, el país fue uno de los pri­me­ros en crear su eti­que­ta de tu­ris­mo sos­te­ni­ble. Un gi­ro eco­ló­gi­co cul­mi­na­do por la pro­mul­ga­ción de la ley so­bre la bio­di­ver­si­dad, en 1998, que con­fi­rió al Es­ta­do un con­trol to­tal en la ma­te­ria.

Co­mo re­sul­ta­do de to­do es­to, hoy en día el 26% del te­rri­to­rio de Cos­ta Ri­ca se ha­lla cla­si­fi­ca­do co­mo zona pro­te­gi­da, uno de los por­cen­ta­jes más al­tos del mun­do, y el bos­que tro­pi­cal cu­bre aho­ra la mi­tad del te­rri­to­rio, fren­te a so­lo el 19% en 1984. “El país cuen­ta con 27 par­ques na­cio­na­les, de los cua­les tres es­tán con­si­de­ra­dos pa­tri­mo­nio mun­dial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.