La uti­li­za­ción de pes­ti­ci­das por hec­tá­rea so­bre­pa­sa la de Chi­na

Geo - - AL OTRO LADO DE LAS REJAS -

Desa­rro­llo eco­nó­mi­co con­tra pro­tec­ción de la na­tu­ra­le­za. Es­te ti­po de con­flic­to es tan co­rrien­te en Cos­ta Ri­ca que en 1995 fue crea­do el Tri­bu­nal Am­bien­tal. A la ca­be­za, Juan Luis Ca­ma­cho, apo­da­do el “juez ver­de”. En su pe­que­ño edi­fi­cio de co­lor ver­de pas­tel, en uno de los ba­rrios más bo­ni­tos de la ca­pi­tal, em­plea úni­ca­men­te a 22 per­so­nas, de las cua­les seis son abo­ga­dos. Muy po­co personal an­te la am­pli­tud de la ta­rea. “¡En­tre 2008 y 2013, he­mos tra­ba­ja­do en más de 3.000 cau­sas!”, ex­pli­ca el ma­gis­tra­do. La ins­tan­cia, que tie­ne el po­der de sus­pen­der in­me­dia­ta­men­te los pro­yec­tos am­bien­tal­men­te pe­li­gro­sos, tie­ne que ocu­par­se de nu­me­ro­sas de­nun­cias, re­ci­bi­das a tra­vés de un for­mu­la­rio web.” Han au­men­ta­do un 1.400% du­ran­te los seis úl­ti­mos años”, sub­ra­ya el juez. “La ma­yo­ría son por aten­tar con­tra las zo­nas pro­te­gi­das, con­tra los re­cur­sos hí­dri­cos o por la ta­la de ár­bo­les”. El fun­cio­na­rio quie­re ver en ello el signo de que la po­bla­ción es­tá ca­da vez más sen­si­bi­li­za­da res­pec­to a su me­dio am­bien­te.

Sin em­bar­go, son nu­me­ro­sas las infracciones co­me­ti­das con­tra la lí­nea de con­duc­ta eco­ló­gi­ca, co­mo lo sub­ra­ya el vi­gé­si­mo "In­for­me so­bre el Es­ta­do de la Na­ción", un ba­lan­ce ela­bo­ra­do anual­men­te des­de 1994 por las cua­tro uni­ver­si­da­des pú-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.