De El­ba a Lampedusa, nos­tal­gia y (des)con­sue­lo

Geo - - EDITORIAL - JU­LIÁN DUE­ÑAS DI­REC­TOR DE GEO

La is­la de El­ba se en­cuen­tra si­tua­da a po­cos ki­ló­me­tros de las cos­tas de la Tos­ca­na, en aguas del mar Ti­rreno. Allí, co­mo con­ta­mos en nues­tro re­por­ta­je de por­ta­da, fue con­fi­na­do Na­po­león Bo­na­par­te en 1814, tras fir­mar el Tra­ta­do de Fon­tai­ne­bleau. El em­pe­ra­dor te­nía 45 años y aque­llo, más que una pri­sión, era un re­ti­ro do­ra­do: man­te­nía su título y po­seía la her­mo­sa Vi­lla dei Mo­li­ni, cer­ca de Por­to­fe­rraio, el ma­yor mu­ni­ci­pio, don­de era aten­di­do por un ejér­ci­to de sir­vien­tes y ejer­cía co­mo un regalo su so­be­ra­nía so­bre la is­la, ade­más de per­ci­bir una pen­sión de dos mi­llo­nes de fran­cos, a pa­gar por el go­bierno fran­cés en ma­nos del nue­vo rey Bor­bón Luis XVIII.

La is­la de Lampedusa, con una su­per­fi­cie de 20 ki­ló­me­tros cuadrados, es­tá si­tua­da a 70 mi­llas náu­ti­cas de Tú­nez, a ocho ho­ras en ferry de Si­ci­lia, allí don­de Europa ya no es Europa pe­ro tam­po­co Áfri­ca. Pa­ra Am­bes* (o Na­ji, o Gr­ma, o cual­quie­ra de los 150.000 in­mi­gran­tes que lle­ga­ron a Italia por el ca­nal de Si­ci­lia en 2015), que tie­ne 40 años y es maes­tro de es­cue­la en Eri­trea, aquel pe­da­zo de tie­rra en medio de la na­da no es una pri­sión ni un re­ti­ro do­ra­do. La is­la es un con­sue­lo, co­mo po­drá leer us­ted en el mis­mo re­por­ta­je. En el Cen­tro de Re­cep­ción de In­mi­gran­tes, Am­bes es aten­di­do co­mo bue­na­men­te se pue­de, de­bi­do al ha­ci­na­mien­to. No tie­ne di­ne­ro: el po­co que te­nía lo in­vir­tió en la tra­ve­sía que le tra­jo des­de Eri­trea (o des­de Ga­za o des­de Li­bia...).

En El­ba, Na­po­león –acom­pa­ña­do de su ma­dre Le­ti­zia y su her­ma­na Pau­li­ne– en­ga­ña­ba el abu­rri­mien­to de su men­te hi­per­ac­ti­va ju­gan­do a go­ber­nar un reino en mi­nia­tu­ra: di­se­ñó una ban­de­ra, re­or­ga­ni­zó la ad­mi­nis­tra­ción, pro­yec­tó ca­rre­te­ras, es­cue­las pri­ma­rias, un instituto, un hos­pi­tal... Me­jo­ró las for­ti­fi­ca­cio­nes, fo­men­tó la ex­plo­ta­ción de las mi­nas, y for­mu­ló un sinfín de dis­po­si­cio­nes re­la­ti­vas a la agri­cul­tu­ra, la pes­ca e in­clu­so la api­cul­tu­ra. Tam­bién or­ga­ni­zó un ejér­ci­to y una pe­que­ña ar­ma­da.

En Lampedusa Am­bes es­tá so­lo. Quiere traer a su mu­jer y a su hi­jo, al que de­jó atrás con so­lo tres me­ses de edad. Pe­ro le gus­ta­ría que vi­nie­ran en avión, na­da de bar­cos. El su­yo se hun­dió a dos mi­llas del puer­to de Lampedusa. Tu­vo suer­te, sa­bía na­dar. Na­dó du­ran­te tres ho­ras has­ta que fue vis­to por el bar­co del he­la­de­ro Vi­to Fio­rino, que le sal­vó la vi­da. Du­ran­te su es­tan­cia en la is­la a la es­pe­ra de un do­cu­men­to de pe­ti­ción de asi­lo, Am­bes no tie­ne na­da que ha­cer; en­ga­ña el abu­rri­mien­to de su men­te pen­san­do en el de­sier­to, en la tra­ve­sía, en los ami­gos muer­tos. Odia la is­la.

Na­po­león po­si­ble­men­te tam­bién odia­ra la su­ya. Le em­bar­ga­ba la nos­tal­gia del po­der. El rey no cum­plía y se que­da­ba sin di­ne­ro. Na­da en el tra­ta­do es­ti­pu­la­ba que de­bie­ra per­ma­ne­cer allí. No estaba ba­jo arres­to, so­lo ba­jo vi­gi­lan­cia. Pe­ro su mar­cha de El­ba, des­pués de nue­ve me­ses, fue in­ter­pre­ta­da co­mo un asal­to a la paz de Europa.

Na­da tam­po­co es­ti­pu­la que Am­bes de­ba que­dar­se en Lampedusa una vez ten­ga su per­mi­so de asi­lo. El de­re­cho es­tá con­tem­pla­do en el ar­tícu­lo 14 de la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de De­re­chos Hu­ma­nos, mien­tras el ar­tícu­lo 13 es­ti­pu­la que to­da per­so­na tie­ne de­re­cho a cir­cu­lar li­bre­men­te y a ele­gir su re­si­den­cia en el te­rri­to­rio de un Es­ta­do. Ade­más, el ar­tícu­lo 18 de la Car­ta de la Unión Europea con­sa­gra la pro­tec­ción al re­fu­gia­do. Pe­se a ello, las autoridades co­mu­ni­ta­rias afir­man que no hay sitio pa­ra to­dos.

Mien­tras en Vie­na las po­ten­cias eu­ro­peas di­se­ña­ban el ma­pa post-Na­po­león, el em­pe­ra­dor pre­pa­ró su hui­da de la is­la, al­go que ocu­rrió en fe­bre­ro de 1815. Le acom­pa­ña­ban 1.150 per­so­nas, en­tre sol­da­dos y ci­vi­les. Las bo­de­gas del In­cons­tant, el bar­co en que zar­pó, iban re­ple­tas de ga­lle­tas, arroz, ve­ge­ta­les, que­so y brandy.

No sa­be­mos cuán­do aban­do­nó Am­bes Lampedusa. Tam­po­co ha­cia dón­de fue. Cuan­do lo hi­zo se­gu­ra­men­te iba so­lo. En sus ma­nos, co­mo en las de to­dos los que co­mo él aban­do­nan hoy la is­la, lle­va una bo­te­lla de agua, un pa­que­te de ga­lle­tas y una bol­sa de plás­ti­co con sus per­te­nen­cias.

Na­po­león lle­gó a Pa­rís sin dis­pa­rar un so­lo ti­ro el 20 de mar­zo. Ha­bía le­van­ta­do a su pa­so un ejér­ci­to de 200.000 hom­bres y co­men­za­ba el go­bierno de los Cien Días. Su sa­li­da de El­ba puso en ja­que la es­ta­bi­li­dad de Europa. La par­ti­da de Am­bes de Lampedusa pue­de que no, pe­ro so­ca­va sus prin­ci­pios mo­ra­les has­ta los ci­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.