Al ini­cio re­cuer­da us­ted dos sen­ten­cias que ha­cen pen­sar: una so­bre la muer­te y otra so­bre lo efí­me­ro de la vi­da. ¿De­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes?

Geo - - CUANDO LA META ES EL PROPIO CAMINO -

En ab­so­lu­to. Siem­pre tra­to de po­ner dis­tan­cia con­mi­go mis­mo. El peor juez de mi per­so­na soy yo. Por tan­to, si al­guien pien­sa en­con­trar una es­pe­cie de epo­pe­yas he­rói­cas, lo que se en­con­tra­rá son he­chos muy fuer­tes, muy du­ros, pe­ro don­de pon­go cier­to sen­ti­do del hu­mor res­pec­to a mí mis­mo y un enor­me res­pe­to ha­cia el su­fri­mien­to de los de­más. Es una de­cla­ra­ción de reali­da­des, de lo que mi vi­da ha si­do has­ta aho­ra y de lo que quie­ro que si­ga sien­do, que es te­ner pa­sión por la vi­da. güen­za ha si­do la ce­gue­ra de no dar una res­pues­ta in­me­dia­ta de dig­ni­dad al pro­ble­ma de los re­fu­gia­dos so­bre el te­rreno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.