¿Por qué Oc­ci­den­te no aca­bó con el ISIS cuan­do pu­do ha­cer­lo?

Geo - - CUANDO LA META ES EL PROPIO CAMINO -

en­tre Si­ria y Es­ta­dos Uni­dos. Por tan­to, Si­ria for­ma par­te de un con­tex­to geo­es­tra­té­gi­co de in­tere­ses. Ter­ce­ro: en Si­ria exis­ten mi­les de vo­lun­ta­rios is­la­mis­tas pro­ce­den­tes del Cáu­ca­so. Ru­sia tie­ne un enor­me in­te­rés en evi­tar que re­gre­sen. Y cuar­to: a Ru­sia se le ha ex­pul­sa­do del con­tex­to in­ter­na­cio­nal, pe­ro con so­lo 20 avio­nes, al­gu­nas ba­te­rías an­ti­áreas y mi­les de téc­ni­cos so­bre el te­rreno ha crea­do la di­fe­ren­cia por­que bom­bar­dea sin li­mi­ta­cio­nes. Oca­sio­na muer­tos ci­vi­les, pe­ro no­so­tros tam­bién. Eso es al­go que al­gún día se ex­pli­ca­rá. Y es­to no es so­lo un he­cho bár­ba­ro, es un he­cho sim­bó­li­co im­por­tan­tí­si­mo, por­que al no ha­cer­lo se per­mi­tió la re­crea­ción de un ca­li­fa­to sa­la­fis­ta en la tie­rra del is­lam, en Si­ria e Irak. ¡Y ade­más lo man­tie­nes du­ran­te tres años! Cuan­do Bo­ko Ha­ram, o los is­la­mis­tas de Ma­lí, o Abu Say­yaf en Fi­li­pi­nas se pro­cla­man fie­les al ISIS, lo ha­cen a al­go ma­te­rial. Por tan­to, la de­rro­ta del ISIS no pa­sa por re­cu­pe­rar te­rri­to­rio, hay que aca­bar con el he­cho sim­bó­li­co del ISIS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.