ÚL­TI­MO RE­FU­GIO DE GI­GAN­TES

Geo - - CUANDO LA META ES EL PROPIO CAMINO -

Los ca­za­do­res de mar­fil tie­nen sus ojos pues­tos en la is­la Gran Lia­jovs­ki, aun­que no es el úni­co ce­men­te­rio de ma­muts de la re­gión. Des­de su des­cu­bri­mien­to a fi­na­les del si­glo XVIII, ca­da una de las otras do­ce is­las del ar­chi­pié­la­go de Nue­va Si­be­ria ha pro­por­cio­na­do ves­ti­gios de me­ga­fau­na en enor­mes can­ti­da­des. ¿Por qué hay tan­ta abun­dan­cia de fó­si­les en es­ta re­gión? ¿Huían los ani­ma­les de los ca­za­do­res? Los es­pe­cia­lis­tas aven­tu­ran otra hi­pó­te­sis: al fi­nal de la úl­ti­ma gla­cia­ción, es­tas tie­rras eran co­li­nas de la in­men­sa es­te­pa don­de vi­vían los ma­muts. Ha­ce 10.000 años, al lle­gar el des­hie­lo, se pro­du­jo la inun­da­ción de la es­te­pa, for­man­do el océano Ár­ti­co y obli­gan­do a los pa­qui­der­mos a re­fu­giar­se en las zo­nas más al­tas, don­de po­co a po­co fue­ron ex­tin­guién­do­se por fal­ta de ali­men­to. Sus hue­sos ya­cen en el per­ma­frost de las is­las de Nue­va Si­be­ria, su úl­ti­mo re­fu­gio, pe­ro tam­bién ba­jo el mar que las ro­dea. Des­cu­bier­to en 1908 en la is­la Gran Lia­jovs­ki, el es­que­le­to de uno de es­tos co­lo­sos pre­si­de hoy el Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ral de Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.