VEN­DER AI­RE NO ES DE­LI­TO

Geo - - CUANDO LA META ES EL PROPIO CAMINO -

El pro­pie­ta­rio de una tie­rra la po­see has­ta el cie­lo y has­ta los in­fier­nos. Es­ta re­gla ins­pi­ra­da en el de­re­cho ro­mano po­si­bi­li­ta las cons­truc­cio­nes ver­ti­gi­no­sas ac­tual­men­te en cur­so en Nue­vo York. Si al­guien no uti­li­za el es­pa­cio si­tua­do por en­ci­ma de su pro­pie­dad, ¿por qué no ven­dér­se­lo a los ve­ci­nos? En es­ta ciu­dad en la que el me­tro cua­dra­do va­le oro, y pa­ra evi­tar que los in­mue­bles ba­jos, a ve­ces de gran in­te­rés his­tó­ri­co, sean arra­sa­dos, la mu­ni­ci­pa­li­dad ha pre­fe­ri­do au­to­ri­zar es­tas transac­cio­nes: un ne­go­cio re­don­do pa­ra los pro­mo­to­res in­mo­bi­lia­rios. Una to­rre neo­yor­qui­na es­tá teó­ri­ca­men­te li­mi­ta­da a 35 al­tu­ras. Pe­ro bas­ta con com­prar a los pe­que­ños edi­fi­cios ve­ci­nos a la fu­tu­ra obra los “de­re­chos so­bre el ai­re” co­rres­pon­dien­tes a sus al­tu­ras no cons­trui­das, pa­ra api­lar­los so­bre los 35 ni­ve­les au­to­ri­za­dos... y edi­fi­car un One 57 o un 520 Park. Los da­ños co­la­te­ra­les son pre­vi­si­bles en Cen­tral Park, al­re­de­dor del cual es­tos pro­yec­tos se em­pu­jan unos a otros: la pro­yec­ción de som­bras gi­gan­tes que pri­van a los pa­sean­tes del sol... pa­ra la fe­li­ci­dad de unos po­cos pri­vi­le­gia­dos que es­tán up in the air.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.