De va­lle en va­lle: el re­to de ca­mi­nar por des­ni­ve­les pro­fun­dos

Geo - - CUANDO LA META ES EL PROPIO CAMINO -

La idea de ca­mi­nar de re­fu­gio en re­fu­gio, si­guien­do la es­te­la de los guar­das del Par­que Na­cio­nal d’Ai­güe­tor­tes i Es­tany de Sant Mau­ri­ci, to­mó cuer­po en la pri­me­ra gran ru­ta, la que ini­cia to­do y abre ca­mino a las si­guien­tes, que fue bau­ti­za­da co­mo Ca­rros de foc (ca­rros de fue­go), na­die sa­be por qué ni quién fue su ins­pi­ra­dor. Sí que sa­be­mos que con ella se abrió un “nue­vo” ex­cur­sio­nis­mo pi­re­nai­co que alien­ta a cien­tos de mon­ta­ñe­ros a re­co­rrer la be­lle­za de es­tos pai­sa­jes de al­ta mon­ta­ña, sor­tean­do des­ni­ve­les en­tre va­lles. La me­ta no es la ci­ma, sino la sen­da ba­jo los co­lo­sos pi­re­nai­cos.

El via­je ini­ciá­ti­co de Ca­rros de foc co­nec­ta nue­ve re­fu­gios de mon­ta­ña den­tro del par­que. Exi­ge en­tre cin­co y sie­te días de ca­mi­na­ta pa­ra re­co­rrer sus 55 ki­ló­me­tros, con un des­ni­vel acu­mu­la­do de 9.200 me­tros. Los re­fu­gios se en­cuen­tran en­tre los 1.900 y 2.400 me­tros de al­ti­tud: el de Colomina, abas­te­ci­do por un he­li­cóp­te­ro, cuel­ga en lo al­to de un mon­te jun­to a un la­go azul ce­les­te; más aba­jo es­pe­ran ver­des pra­de­ras jun­to a otro gran la­go en los re­fu­gios del Es­tany Llong y Jo­sep Ma­ria Blanc. Y la tra­ve­sía dis­cu­rre por más re­man­sos la­cus­tres, co­mo Sant Mau­ri­ci, Sa­bo­re­do, con su re­fu­gio, Co­lo­mer, Ne­gre...Y ba­jo per­so­na­lí­si­mas ci­mas, des­de las agu­jas de Amit­ges, cus­to­dia­das por otro re­fu­gio, y los dos co­lo­sos de pie­dra lla­ma­dos En­can­tats. Hay que ele­gir dón­de em­pe­zar pa­ra re­gre­sar al pun­to de par­ti­da, en el que se pue­de de­jar el vehícu­lo. Pa­ra po­pu­la­ri­zar es­te via­je se ha crea­do un for­fait que per­mi­te re­ser­var las per­noc­ta­cio­nes y un car­net que ca­da guar­da se­lla­rá al fi­nal de la jor­na­da.

La be­lle­za de la ru­ta no de­be con­fun­dir: el tiem­po en la mon­ta­ña es cam­bian­te y des­pia­da­do, los des­ni­ve­les du­ros y el en­torno ais­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.