Tra­ve­sía de es­pe­jos de agua que re­fle­jan for­mas de gra­ni­to

Geo - - CUANDO LA META ES EL PROPIO CAMINO -

Ha­ce diez años, el guar­da Eduard Jor­net y sus com­pa­ñe­ros di­bu­ja­ron la be­lla ru­ta Es­tanys ama­gats o la­gos es­con­di­dos, que dis­cu­rre a tra­vés de los pai­sa­jes por don­de en­tre­na­ba su hi­jo –el co­rre­dor Ki­lian Jor­net–, al sa­lir de la es­cue­la.

El tra­yec­to re­quie­re cin­co jor­na­das pa­ra re­co­rrer el Puig­pe­drós, mon­ta­ña de 2.915 me­tros de al­ti­tud y ata­la­ya de la Cer­dan­ya, fren­te a la que se al­zan el pi­co de Co­ma­bo­na y las Pen­yes Al­tes de Moi­xe­ró. La ru­ta lle­va has­ta el va­lle del Río Ma­driu, ya en An­do­rra, de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. A ca­da pa­so sur­gen los es­tanys (la­gu­nas) de ori­gen gla­ciar que han da­do nom­bre a la tra­ve­sía, es­pe­jos es­par­ci­dos so­bre el gra­ni­to que re­fle­jan el cie­lo. Des­de el puer­to de Pe­ra­fi­ta se di­vi­sa el ma­ci­zo de Ma­la­de­ta.

Em­pie­za la ca­mi­na­ta en el la­go de Mal­niu has­ta el pun­to más al­to, el co­lla­do de En­gorgs, a 2.695 me­tros y de allí pa­sa a An­do­rra, des­de don­de se di­vi­sa en lo al­to el pai­sa­je ta­la­dra­do por la­gu­nas, en el que na­ce el río Ma­driu. Más ade­lan­te es­pe­ran los es­tanys de La Pe­ra y su re­fu­gio ya en La Cer­dan­ya. Has­ta lle­gar al pun­to de par­ti­da que­da aún un tra­mo del Ca­mí dels Bons Ho­mes.

Las eta­pas más bajas mues­tran el ri­co pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de los pue­blos: Me­ran­gues, con el ori­gi­nal Mu­seo de L´Es­clop (zue­co) y un vie­jo mo­lino; Eller y Vi­lie­lla, con sus igle­sias ro­má­ni­cas. Y en Tall­ten­dre, hay que pro­bar sus fa­mo­sos na­bos, co­mo ce­le­bra­ción de ha­ber com­ple­ta­do la ru­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.