El an­ti­guo de­li­rio de las al­tu­ras

Geo - - NEWS -

Es­toy se­gu­ro de que el asun­to no le ator­men­ta, que no le ha­ce des­per­tar­se de su me­re­ci­da sies­ta es­ti­val ba­ña­do en su­dor ni le pro­vo­ca un in­som­nio pe­ren­ne, pe­ro no me ne­ga­rá que, co­mo yo, al­gu­na vez us­ted se ha he­cho es­ta pre­gun­ta: ¿pa­ra qué cons­truir tan al­to? ¿qué ne­ce­si­dad hay de desafiar a las al­tu­ras? Y so­bre to­do ¿por qué? Lo cu­rio­so del ca­so es que la pre­gun­ta no es nue­va ni in­ge­nio­sa ni sor­pren­den­te. De he­cho, por no ser, po­dría no ser ni tan si­quie­ra in­tere­san­te. Pe­ro hay al­go que sí es: re­cu­rren­te. Por­que des­de que el hom­bre es hom­bre el afán por al­can­zar las al­tu­ras ha es­ta­do pre­sen­te en to­das y ca­da una de las cul­tu­ras, en to­das y ca­da una de las gran­des ci­vi­li­za­cio­nes. Es­bo­zar en es­tas lí­neas el desa­rro­llo ar­qui­tec­tó­ni­co de la hu­ma­ni­dad re­sul­ta­ría, ade­más de te­dio­so, in­ne­ce­sa­rio, pe­ro per­mí­ta­me al­gu­nos ejem­plos que ilus­tren el pen­sa­mien­to. Has­ta don­de al­can­zan mis co­no­ci­mien­tos, los zi­gu­rats me­so­po­tá­mi­cos fue­ron el pri­mer gran in­ten­to de cons­truir en al­tu­ra. Las pi­rá­mi­des egip­cias –in­clu­so los tem­plos ma­yas y az­te­cas, in­dios y chi­nos– les su­pe­raron en al­tu­ra, be­lle­za y po­pu­la­ri­dad, pe­ro su ra­zón de ser, el im­pul­so que las mo­ti­vó, fue siem­pre la mis­ma. Idén­ti­ca a la que tiem­po des­pués pro­pi­ció la cons­truc­ción de las ca­te­dra­les me­die­va­les y los ras­ca­cie­los neo­yor­ki­nos. Un sue­ño an­ti­guo y por ello muy hu­mano. ¿De­man­da so­cial? En ab­so­lu­to. Se tra­ta del or­gu­llo, la va­ni­dad, la am­bi­ción, la pre­po­ten­cia, el co­mer­cio, tam­bién, in­clu­so, la re­li­gión, pe­ro ahí le con­fie­so mis du­das.

Lo cu­rio­so del ca­so es que cuan­do se ana­li­zan más en pro­fun­di­dad los ci­mien­tos sim­bó­li­cos que sus­ten­tan es­tas cons­truc­cio­nes mas­to­dón­ti­cas, no tar­da­mos en dar­nos cuen­ta de que no bro­tan de la crea­ti­vi­dad y la fan­ta­sía de los ar­qui­tec­tos y los in­ge­nie­ros que más tar­de las pro­yec­tan, sino que lo ha­cen del de­seo de las men­tes prác­ti­cas, vo­ra­ces y opor­tu­nis­tas de em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos que sa­ben leer e in­ter­pre­tar co­mo en un li­bro abier­to las ne­ce­si­da­des –reales o fic­ti­cias– de las so­cie­da­des en las que se en­cuen­tran in­mer­sos. No con­si­de­re es­to co­mo una crí­ti­ca, véa­lo co­mo cons­ta­ta­ción que in­trín­se­ca­men­te no es ni bue­na ni ma­la. De­cep­cio­nan­te qui­zás, pe­ro qué le va- mos a ha­cer, el pro­gre­so tie­ne tam­bién sus ca­lle­jo­nes os­cu­ros, aun­que siem­pre sean los mis­mos.

No se en­ga­ñe, los gran­des edi­fi­cios, co­mo ocu­rre en la ciu­dad de Nue­va York –de la que lle­va­mos un es­cla­re­ce­dor re­por­ta­je in­te­rior so­bre su fu­tu­ro sky­li­ne pa­ra el año 2020–, son im­pul­sa­dos más y más ha­cia arri­ba, son más es­bel­tos y más lu­jo­sos no por un afán de me­jo­ra y su­pera­ción, sino por­que son un va­lor se­gu­ro, ca­jas fuer­tes ce­les­tia­les. Se adu­ci­rán ra­zo­nes de apro­ve­cha­mien­to del sue­lo, de re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca; pue­de que tam­bién se ha­ble de los be­ne­fi­cios so­cia­les y eco­nó­mi­cos que re­por­tan a las ur­bes que los aco­gen, y se­gu­ro que al­go hay de cier­to en to­do ello, pe­ro tan­to co­mo que sus fu­tu­ros pro­pie­ta­rios se­rán con­ta­dos y ri­quí­si­mos prín­ci­pes ára­bes que ra­ra vez se alo­ja­rán en ellos y opa­cos fon­dos de in­ver­sio­nes tras los que re­sul­ta im­po­si­ble sa­ber quién se es­con­de.

Jun­to a es­ta re­fle­xión, per­mí­ta­me, que­ri­do lec­tor, otra me­nos fun­da­da. Una que pue­da leer­se e ig­no­rar­se co­mo una in­tui­ción. Una que di­ce que la cons­truc­ción de es­tos edi­fi­cios es re­fle­jo del es­ta­do de sa­lud de un país. De su mo­der­ni­dad, de su am­bi­ción, de su va­ni­dad. Cuan­do en 2008 se pro­du­jo la ines­pe­ra­da quie­bra de Leh­man Brot­hers, Nue­va York, con la au­to­es­ti­ma por los sue­los, pa­ra­li­zó la cons­truc­ción de sus ras­ca­cie­los. Los pro­yec­tos si­guie­ron su cur­so en otras la­ti­tu­des: Asia y Orien­te Me­dio prin­ci­pal­men­te, siem­pre pres­tos a imi­tar gran­de­zas aje­nas. La ima­gen de ri­que­za y pros­pe­ri­dad se es­fu­mó de Oc­ci­den­te y en­con­tró re­fu­gio en el otro ex­tre­mo del mun­do. Hoy son seis los pro­yec­tos que Nue­va York en­ca­ra en­tre 2016 y 2018. La ciu­dad vuel­ve a apun­tar al­to. El cre­ci­mien­to re­gre­sa, la va­ni­dad y el or­gu­llo que lo ali­men­ta tam­bién. ¿Nue­vos tiem­pos? Qui­zá. A la es­pe­ra de una con­fir­ma­ción feha­cien­te, de­lei­té­mo­nos con la so­ber­bia be­lle­za de es­tos edi­fi­cios mien­tras nos pre­gun­ta­mos quién ca­ra­jo tie­ne el va­lor (y el di­ne­ro) pa­ra vi­vir ahí. JU­LIÁN DUE­ÑAS DI­REC­TOR DE GEO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.