GEO En 2017 se cum­plen 550 años de la sa­li­da de To­le­do de los pri­me­ros ma­nus­cri­tos. Hoy el fon­do si­gue dis­per­so. ¿Qué he­mos he­cho mal?

Geo - - ENTREVISTA -

Ismael Dia­dié es un exi­lia­do. Cin­co si­glos y me­dio an­tes que él tam­bién lo fue­ron sus an­ces­tros. Ismael aban­do­nó Ma­lí en 2012 aco­sa­do por los yiha­dis­tas y, tras pa­sar por Fran­cia y Suiza, re­ca­ló en Es­pa­ña. Sus fa­mi­lia­res aban­do­na­ron Es­pa­ña ase­dia­dos por el fun­da­men­ta­lis­mo cris­tiano y, tras pe­ri­pe­cias va­rias, re­ca­la­ron en Ma­lí. Una his­to­ria, la mis­ma his­to­ria, so­lo que cin­co si­glos des­pués y en sen­ti­do in­ver­so. Dis­tin­tos ac­to­res, si­mi­lar in­to­le­ran­cia. Ismael Dia­dié es cus­to­dio de una di­nas­tía, los Ka­ti, y po­see un gran te­so­ro, un te­so­ro cul­tu­ral con­ser­va­do du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes: la bi­blio­te­ca an­da­lu­sí de Tom­buc­tú (Ma­lí), un le­ga­do fun­da­men­tal pa­ra com­pren­der la penetración del is­lam en Es­pa­ña y el des­tino de cen­te­na­res de fa­mi­lias vi­si­go­das tras la caí­da del reino de To­le­do. Un te­so­ro ocul­to y ase­dia­do por el fa­na­tis­mo. Un te­so­ro que en bre­ve se mos­tra­rá en Es­pa­ña en el mar­co de una ex­po­si­ción.

El hom­bre es el úni­co ani­mal ca­paz de tro­pe­zar con la mis­ma pie­dra una y otra vez. Mis an­te­pa­sa­dos se fue­ron de To­le­do ale­ján­do­se del ex­tre­mis­mo cris­tiano; yo he te­ni­do que de­jar Tom­buc­tú pa­ra ale­jar­me del ex­tre­mis­mo islámico. So­lo han cam­bia­do las si­glas, los nom­bres, los ac­to­res, pe­ro los co­ra­zo­nes y las sin­ra­zo­nes son los mis­mos. De­trás de los dos fun­da­men­ta­lis­mos se en­cuen­tra la mis­ma ce­gue­ra na­cio­na­lis­ta, las mis­mas lu­chas po­lí­ti­cas, siem­pre mio­pes. El mun­do ha co­no­ci­do gran­des pro­gre­sos tecnológicos sin te­ner a la par una evo­lu­ción es­pí­ri­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.