La nos­tal­gia del pa­raí­so es el pa­raí­so

Geo - - EDITORIAL - JU­LIÁN DUE­ÑAS DI­REC­TOR DE GEO

Le con­fie­so que a ve­ces sue­ño co­sas ex­tra­ñas. Co­sas que me ma­ra­vi­llan por su in­ge­nui­dad, por su sim­ple­za, por su inocen­cia. Co­sas tan im­pro­ba­bles co­mo que los som­bre­ros y los bas­to­nes in­va­den de nue­vo las ca­lles de Ma­drid, que el pe­rio­dis­mo aban­do­na su equi­li­brio pre­ca­rio, que el cán­cer se cu­ra co­mo si fue­se un ca­ta­rro. Úl­ti­ma­men­te, uno de es­tos sue­ños pe­re­gri­nos se ha he­cho re­cu­rren­te No es pe­ren­ne no crea, va y vie­ne. A su an­to­jo, pe­ro con una per­sis­ten­cia que ca­li­fi­ca­ría de te­naz. El sue­ño es, co­mo los otros, in­ge­nuo, sim­ple, inocen­te. Sue­ño que an­do, y en mi an­dar re­co­rro un ca­mino, una sen­da be­llí­si­ma y so­li­ta­ria don­de so­lo es­cu­cho el so­ni­do de mis pi­sa­das. A mi al­re­de­dor hay la­gos y ríos; el mus­go ta­pi­za el so­to­bos­que y los tron­cos caí­dos di­bu­jan fi­gu­ras di­fu­sas; pi­cos de más de mil me­tros de­li­mi­tan el ca­mino. No hay ni tu­ris­tas ni via­je­ros ni ex­cur­sio­nis­tas ni ve­ra­nean­tes ni pe­re­gri­nos ni ca­mi­nan­tes. No hay na­die más apar­te de mí, y me sien­to pri­vi­le­gia­do.

Mien­tras du­ra el sue­ño son­río. Me re­go­deo con mi suer­te, dis­fru­to de la pe­cu­lia­ri­dad. Por­que al des­per­tar sé que ha­bré de en­fren­tar­me a una reali­dad di­fí­cil de di­ge­rir. Que no es otra que la que si­gue: 72 mi­llo­nes de tu­ris­tas vi­si­ta­rán Es­pa­ña es­te año. ¡72 mi­llo­nes de tu­ris­tas! To­do un ré­cord. Bar­ce­lo­na, la ciu­dad más vi­si­ta­da de nues­tra geo­gra­fía, va ca­mino de su­pe­rar su an­te­rior re­gis­tro, ya de por sí es­pec­ta­cu­lar: 8,3 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes. Y lo que es peor –o me­jor, que pa­ra gus­tos, los co­lo­res–, tie­ne a su alcance la ci­fra mí­ti­ca de los 10 mi­llo­nes, dí­gi­to que le si­tua­ría jun­to a ca­pi­ta­les co­mo Ro­ma y Pa­rís, ciu­da­des don­de los tu­ris­tas per­die­ron el ca­li­fi­ca­ti­vo de pla­ga pa­ra con­ver­tir­se en hor­da, en una to­rren­te­ra sin mo­de­ra­ción ni dis­ci­pli­na.

Acu­do a In­ter­net y echo mano de la es­ta­dís­ti­ca pa­ra cons­ta­tar un fe­nó­meno que no es nue­vo ni (so­lo) nues- tro: el año pa­sa­do, el mun­do al­can­zó un nú­me­ro ré­cord de tu­ris­tas: 1.184 mi­llo­nes de per­so­nas. La pre­vi­sión a futuro au­gu­ra un in­cre­men­to del 4% en los pró­xi­mos años. Lle­ga­dos aquí, me pre­gun­to dón­de es­tán, de ha­ber­los, los lí­mi­tes. ¿Es po­si­ble el co­lap­so? ¿Está es­te más cer­ca de lo que pen­sa­mos? Por­que re­co­no­cien­do los muchos pros que tie­ne el tu­ris­mo co­mo ge­ne­ra­dor de ri­que­za, es ra­zo­na­ble pen­sar que tam­bién se mue­re de éxi­to.

Bar­ce­lo­na, tal y co­mo ob­ser­va­rá en el re­por­ta­je in­te­rior, es uno de es­tos lu­ga­res lí­mi­te, qui­zá el más san­gran­te. Pe­ro Ma­drid, Pal­ma de Ma­llor­ca, Sevilla, San Sebastián... le se­gui­rán a no mu­cho tar­dar. Los bar­ce­lo­ne­ses, pio­ne­ros en mu­chas co­sas, han de­ci­di­do re­cluir­se en sus ba­rrios y for­ti­fi­car sus tra­di­cio­nes, no va­ya a ser que el alud ter­mi­ne por arras­trar­las. Ro­ma y Pa­rís, Lon­dres y Ber­lín tam­bién pa­de­cen los be­ne­fi­cios del tu­ris­mo, mien­tras di­lu­ci­dan me­di­das que pa­líen el su­fri­mien­to sin ma­tar al pa­cien­te.

Re­gre­so a mi sue­ño. Me es­fuer­zo, pe­ro no lo­gro iden­ti­fi­car dón­de me en­cuen­tro, qué idí­li­co lu­gar se­rá aquel que aún per­mi­te el dis­fru­te so­li­ta­rio. No hay mu­chas op­cio­nes. Echo un ojo al ma­pa con los 20 lu­ga­res me­nos vi­si­ta­dos del mun­do, y me pre­gun­to, so­bre­sal­ta­do, si se­rá uno de ellos. De ser así, ex­pli­ca­ría al­gu­nas co­sas. Sie­rra Leo­na, Ti­mor Orien­tal, Chad, Ta­yi­kis­tán... Los de­car­to, por­que la tie­rra que pi­so no es tie­rra de su­fri­mien­to y des­ven­tu­ras, sino de sor­pre­sas y en­can­tos. Re­cuer­do en­ton­ces el ver­so del poe­ta li­ba­nés Ja­lil Yi­brán: “La nos­tal­gia del pa­raí­so es el pa­raí­so”. Y pien­so que ese lu­gar po­dría ser Ryuk­yu, o qui­zá, Nue­va Ze­lan­da. Un país del ta­ma­ño de Gran Bre­ta­ña don­de so­lo vi­ven cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas; un país de mon­ta­ñas es­ca­bro­sas y bos­ques sub­tro­pi­ca­les, de pla­yas inol­vi­da­bles y be­llos fior­dos. Un lu­gar de nos­tal­gias con un sen­de­ro va­cío, el Mil­ford Track, don­de el mus­go ta­pi­za el so­to­bos­que y los tron­cos caí­dos di­bu­jan fi­gu­ras di­fu­sas. Un lu­gar don­de el tu­ris­mo está em­bri­da­do y se dis­fru­ta co­mo lo que de­be­ría ser: una ben­di­ción y no un fla­ge­lo; un lu­gar... un sue­ño. El sue­ño de un via­je­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.