Las nue­vas Áfri­cas y có­mo su­pe­rar vie­jos cli­chés

Geo - - PORTADA - JU­LIÁN DUE­ÑAS DI­REC­TOR DE GEO

Lo ve­nía re­pi­tien­do des­de ha­ce tiem­po el ex­co­rres­pon­sal de la re­vis­ta TI­ME en Áfri­ca, Alex Perry; lo de­nun­ció des­pués en su li­bro La gran

grie­ta. El des­per­tar de Áfri­ca; lo reite­ró ha­ce po­co du­ran­te una entrevista en GEO (ver nº 348): los afri­ca­nos están to­man­do las rien­das de su pro­pio des­tino y su­peran­do un pa­sa­do de ca­ri­dad y des­po­tis­mo.

No es so­lo una fra­se pro­fé­ti­ca y bie­nin­ten­cio­na­da con más o me­nos fun­da­men­to; cual­quie­ra que via­je hoy por es­te con­ti­nen­te, más ri­co y di­ver­so que nun­ca, pue­de cons­ta­tar­lo. Va­yan por de­lan­te unos da­tos que apun­ta­lan la afir­ma­ción: pa­ra el año 2050, se cal­cu­la que Áfri­ca con­ta­rá con una po­bla­ción de 2.000 mi­llo­nes de per­so­nas, lo que gros­so mo­do su­pon­drá la cuar­ta par­te de la fuer­za la­bo­ral mun­dial. Una po­bla­ción que no so­lo cre­ce a un rit­mo ex­po­nen­cial, sino que lo ha­ce ade­más con una ele­va­da mo­ti­va­ción, or­gu­llo­sa de sí mis­ma y ca­da vez más cons­cien­te de su pa­pel en el mun­do.

Al ter­mi­nar la Gue­rra Fría, so­lo tres de las 55 na­cio­nes afri­ca­nas ac­tua­les (in­clui­do el Sáha­ra Oc­ci­den­tal) eran de­mo­cra­cias or­gá­ni­cas, es de­cir, fun­cio­na­les, sin la par­ti­ci­pa­ción ne­ce­sa­ria de par­ti­dos po­lí­ti­cos. Hoy son 25.

De­mo­cra­cias que, im­pul­sa­das por unos enor­mes re­cur­sos na­tu­ra­les (más del 40% de las ma­te­rias pri­mas mun­dia­les y el 60% del te­rreno cul­ti­va­ble están en Áfri­ca), ex­pe­ri­men­tan cre­ci­mien­tos eco­nó­mi­cos de en­tre el 5 y el 10% (has­ta del 22% en paí­ses con re­cur­sos pe­tro­le­ros, co­mo An­go­la). De­mo­cra­cias que go­zan de estabilidad política, que apli­can re­for­mas eco­nó­mi­cas, que cuen­tan con enor­mes mer­ca­dos, que ex­pe­ri­men­tan cam­bios so­cia­les ra­di­ca­les (más de 310 mi­llo­nes de afri­ca­nos son hoy de cla­se me­dia, según los es­tán­da­res del Ban­co de Desa­rro­llo Afri­cano). De­mo­cra­cias que se mo­der­ni­zan a ojos vis­ta, que cons­tru­yen au­to­pis­tas y fe­rro­ca­rri­les, ae­ro­puer­tos y oleo­duc­tos, cen­tra­les tér­mi­cas y pre­sas. De­mo­cra­cias que pron­to serán ca­pa­ces, según los ex­per­tos, de sal­tar­se de una ta­ca­da, sin re­mor­di­mien­tos ni se­cue­las, la mar­chi­ta era in­dus­trial pa­ra en­trar di­rec­ta­men­te en el mun­do di­gi­tal.

Y aun así, a pe­sar de es­tos da­tos y al­gu­nos más, nues­tra ima­gen de Áfri­ca si­gue inal­te­ra­da. Pa­ra mal. Por­que la nues­tra si­gue sien­do una ima­gen de ham­bru­na y po­bre­za, de de­ses­pe­ra­ción y aban­dono, de vio­len­cia y co­rrup­ción. Una ima­gen exó­ti­ca, frí­vo­la y pa­ter­na­lis­ta, fru­to, co­mo bien se­ña­la Perry, de una men­ta­li­dad an­ti­cua­da y una ig­no­ran­cia abis­mal so­bre la reali­dad que vi­ve hoy el con­ti­nen­te.

Rom­per esos tó­pi­cos tan pro­fun­da­men­te en­rai­za­dos, su­pe­rar esos cli­chés trans­mi­ti­dos de for­ma in­tere­sa­da du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes no es una la­bor sen­ci­lla, pe­ro sí ne­ce­sa­ria y ur­gen­te. Rys­zard Ka­pu­cins­ki lo com­pren­dió: Áfri­ca no exis­te, di­jo, sal­vo por el nom­bre. Y si exis­te, no es la que no­so­tros creía­mos (y mu­chos si­guen cre­yen­do). Por­que el Áfri­ca ac­tual no es una en­ti­dad mo­no­lí­ti­ca y ho­mo­gé­nea, sino la su­ma de mu­chas Áfri­cas, un rom­pe­ca­be­zas, un mo­sai­co de mun­dos, etnias y cul­tu­ras don­de las reali­da­des de los unos po­co o na­da tie­nen que ver con las de los otros. Y mien­tras no to­me­mos con­cien­cia de ello, mien­tras no des­te­rre­mos esa vi­sión mio­pe, co­lo­nial y pa­ter­na­lis­ta, mien­tras si­ga­mos sin mo­les­tar­nos, co­mo ase­gu­ra el ex­co­rres­pon­sal de TI­ME, en re­co­no­cer a los afri­ca­nos co­mo in­ter­lo­cu­to­res vá­li­dos, su­je­tos igua­les y ac­ti­vos protagonistas en la re­cons­truc­ción de su pro­pia tie­rra, na­da cam­bia­rá. Y no lo ha­rá pa­ra no­so­tros, por­que Áfri­ca, con sus pro­ble­mas, que aún son mu­chos y pro­fun­dos (ma­la ad­mi­nis­tra­ción, ne­po­tis­mo, is­la­mis­mo, co­rrup­ción cró­ni­ca...), re­sur­gi­rá (re­sur­ge ya desafian­te, co­mo se pue­de com­pro­bar en el reportaje in­te­rior so­bre Bot­sua­na) con o sin Oc­ci­den­te, y pa­ra cuan­do que­ra­mos com­pren­der­lo se­rá tar­de.

De no­so­tros de­pen­de pues en­ten­der que la historia de Áfri­ca –la de una, la de to­das– no es la de un fra­ca­so con­sen­ti­do y per­pe­tua­do en el tiem­po, sino una historia de éxi­to y pro­gre­so. Por­que si el pre­sen­te es vi­tal pa­ra ellos, aún lo se­rá más su fu­tu­ro pa­ra no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.