En el si­glo XIII, un via­je­ro es­cri­bió: “Ce­le­bro la per­fec­ción”

Geo - - EDITORIAL GEORREPORTEROS NOTICIAS GRAN REPORTAJE E -

Cuan­do bai­la, Srey Nin Sang es­bo­za una son­ri­sa enig­má­ti­ca ca­rac­te­rís­ti­ca de las ap­sa­rás ta­lla­das en la are­nis­ca ro­ji­za del cer­cano tem­plo de Ban­te­ay Srei, una jo­ya del si­glo X que se hi­zo fa­mo­sa en 1923, cuan­do An­dré Mal­raux, que no era aún mi­nis­tro de Cul­tu­ra pe­ro que ya era afi­cio­na­do al ar­te, no du­dó en arran­car dos mag­ní­fi­cas es­cul­tu­ras a gol­pe de bu­ril y sin la me­nor ver­güen­za. Sor­pren­di­do con las ma­nos en la ma­sa, el fu­tu­ro gran hom­bre de­vol­vió su bo­tín y evi­tó por po­co la cár­cel, gra­cias a sus ami­gos de Saint-Ger­main-des-Prés (so­bre to­do An­dré Gi­de, Fra­nçois Mau­riac, Jean Paul­han...) que se mo­vi­li­za­ron pa­ra fir­mar una pe­ti­ción exi­gien­do su li­be­ra­ción. Los je­me­res no son ren­co­ro­sos: en Siem Riep, el cuar­tel ge­ne­ral de los fran­ce­ses lle­va el nom­bre de... Le Mal­raux.

En es­te bar de lu­jo di­ri­gi­do por un gi­gan­te oriun­do de Cha­ren­te, los oro­pe­les asiá­ti­cos se co­dean con un an­ti­guo gra­mó­fono de co­lor mal­va y una im­pre­sio­nan­te co­lec­ción de mar­cas de co­ñac, mien­tras el fa­mo­so re­tra­to del escritor, con el cabello al vien­to y fu­man­do un ci­ga­rro, per­ma­ne­ce es­con­di­do a la som­bra de una es­cul­tu­ra de Bu­da.

¿Qué pen­sa­ría Mal­raux si pu­die­se ver a es­tas ap­sa­rás vi­vi­tas y co­lean­do? A pe­sar de las hor­das de tu­ris­tas del mun­do en­te­ro que lo in­va­den, Ang­kor con­ser­va su as­pec­to sa­gra­do y mis­te­rio­so. Los tu­ris­tas sue­len con­for­mar­se con el cir­cui­to más bá­si­co, que so­lo in­clu­ye unos po­cos lu­ga­res. Pe­ro bus­can­do bien, es fá­cil sen­tir el so­bre­sal­to de la aven­tu­ra, a me­nu­do a unos po­cos ki­ló­me­tros de los in­elu­di­bles tem­plos más vi­si­ta­dos. Y sen­tir el le­ga­do pri­mor­dial que con­ser­va pa­ra la iden­ti­dad je­mer.

Ang­kor no es un sim­ple mi­to pé­treo, el ma­yor ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co del mun­do (40.000 hec­tá­reas), un pa­tri­mo­nio mi­le­na­rio ins­cri­to en la lis­ta del Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Unes­co y cui­da­do por un dis­cre­to ejér­ci­to de res­tau­ra­do­res y con­ser­va­do­res cam­bo­ya­nos, fran­ce­ses, ale­ma­nes, ja­po­ne­ses, ita­lia­nos, in­dios, co­rea­nos...

Es­te te­so­ro no es un me­ro tes­ti­mo­nio in­ani­ma­do del gran Im­pe­rio Je­mer que do­mi­nó du­ran­te 500 años –en­tre los si­glos IX y XV– la ac­tual Camboya y una par­te de Tai­lan­dia, Viet­nam y Laos, y de una ci­vi­li­za­ción que le ins­pi­ró a Zhou Da­guan, un via­je­ro chino del si­glo XIII, es­te la­pi­da­rio ho­me­na­je: “Ce­le­bro la per­fec­ción”.

Al igual que las di­vas aje­nas al pa­so del tiem­po, Ang­kor es una le­yen­da vi­va. Sus al­deas de ma­de­ra de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.