En la en­tra­da de ca­da tem­plo se ex­hi­be un có­di­go de con­duc­ta

Geo - - EDITORIAL GEORREPORTEROS NOTICIAS GRAN REPORTAJE E -

Es­te con­jun­to mo­nu­men­tal, con una an­ti­güe­dad de diez si­glos, es aho­ra víc­ti­ma de su pro­pio éxi­to, pues tie­ne que ha­cer frente a una pre­sión hu­ma­na pa­ra la que no fue di­se­ña­do. Ex­cep­tuan­do Ang­kor Wat, un an­ti­guo mo­nas­te­rio, los tem­plos eran san­tua­rios ex­clu­si­vos de los dio­ses. An­ta­ño, so­lo los mon­jes que ves­tían tú­ni­cas de co­lor aza­frán te­nían ac­ce­so a los tem­plos pa­ra po­der de­po­si­tar ofren­das y ali­men­tar y ves­tir las es­ta­tuas sa­gra­das que se sa­ca­ban en pro­ce­sión una vez al año, el día de su co­rres­pon­dien­te fes­ti­vi­dad.

Pe­ro ya no que­dan ca­si mon­jes. “Los mo­nu­men­tos no fue­ron ha­bi­ta­dos ni por mo­nar­cas ni por re­li­gio­sos”, des­ta­ca Ker­ya Chau Sun, la por­ta­voz de la Ap­sa­rá. “Los re­li­gio­sos so­lo fre­cuen­ta­ban es­tos lu­ga­res pa­ra or­ga­ni­zar ce­re­mo­nias y ren­dir ho­me­na­je a sus di­vi­ni­da­des.”

Des­de di­ciem­bre de 2015, el com­por­ta­mien­to de al­gu­nos tu­ris­tas ha obli­ga­do a la Ap­sa­rá a mos­trar en la en­tra­da de ca­da tem­plo un có­di­go de con­duc­ta con una re­la­ción de diez prohi­bi­cio­nes (no mo­les­tar a los mon­jes, no es­tro­pear las es­cul­tu­ras...), una lis­ta con sen­ti­do común, pe­ro que por des­gra­cia...

En el Ba­yon, Davy Tha, una jo­ven de 23 años con ca­ra ga­tu­na ba­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.