Una ar­qui­tec­ta fran­ce­sa al man­do de las obras

Geo - - EDITORIAL GEORREPORTEROS NOTICIAS GRAN REPORTAJE E -

die­ron a su en­can­to, des­de el na­tu­ra­lis­ta Hen­ri Mouhot has­ta el poe­ta Pie­rre Lo­ti.

A unos diez ki­ló­me­tros al oes­te de Ta Nei, nos to­pa­mos con al­go dis­tin­to. Aquí unas 130 per­so­nas se es­tán de­di­can­do a re­cons­truir el West Me­bon, un pe­que­ño tem­plo eri­gi­do en el si­glo XI en una is­la ar­ti­fi­cial, en me­dio del Ba­ray oc­ci­den­tal, el ma­yor de­pó­si­to de agua (con ocho ki­ló­me­tros por dos), cons­trui­do por los re­yes de Ang­kor. De no­viem­bre a abril (du­ran­te la es­ta­ción se­ca), el Ba­ray se que­da sin agua, por la que se pue­de ac­ce­der al tem­plo en un to­do­te­rreno que avan­za a una ve­lo­ci­dad de­sen­fre­na­da pa­ra no que­dar atascado en los fon­dos are­no­sos.

La ar­qui­tec­ta fran­ce­sa Ma­ric Beau­feïst di­ri­ge las obras con tem­pe­ra­men­to de ace­ro y cas­co de se­gu­ri­dad. Tra­ba­ja des­de sep­tiem­bre de 2014 pa­ra la EFEO, la Es­cue­la Fran­ce­sa de Ex­tre­mo Orien­te, fun­da­da en 1898. La jo­ven ar­qui­tec­ta sus­ti­tu­yó a Pas­cal Ro­yè­re, un pro­fe­sio­nal vir­tuo­so que ini­ció las obras en el Me­bón en 2013. En­tre 1995 y 2012, es­te ar­qui­tec­to re­cons­tru­yó, pie­dra a pie­dra, el Bap­huon, uno de los ma­yo­res tem­plos de Ang­kor.

Pe­ro Pas­cal Ro­yè­re, que mu­rió ino­pi­na­da­men­te en 2014 a la edad de 48 años, se dis­tin­guió por apli­car en es­te gi­gan­tes­co rom­pe­ca­be­zas el mé­to­do lla­ma­do anas­ti­lo­sis y que con­sis­te en re­cons­truir­lo to­do con­ser­van­do su as­pec­to ori­gi­nal, y so­lo con los blo­ques es­par­ci­dos por el sue­lo y re­lle­nan­do los hue­cos pa­ra que se pue­da dis­tin­guir fá­cil­men­te en­tre lo an­ti­guo y lo mo­derno.

En el Me­bón, un tem­plo-es­tan­que cu­yo re­cin­to cua­dra­do mi­de cien metros de la­do, la anas­ti­lo­sis con sus li­mi­ta­cio­nes es in­dis­pen­sa­ble. “Por aho­ra es­ta­mos en ‘mo­do puz­le”, nos cuen­ta Ma­ric Beau­feïst.

Tras rea­li­zar el in­ven­ta­rio de los blo­ques, pen­sa­mos en un pri­mer mo­men­to que es­ta­ban al com­ple­to. Pe­ro lo cier­to es que fal­ta­ban bas­tan­tes. En­tre los que des­en­te­rra­mos, mu­chos es­ta­ban de­te­rio­ra­dos por el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.