Es­co­la­res je­me­res leen los pa­ne­les des­de sus mo­tos

Geo - - EDITORIAL GEORREPORTEROS NOTICIAS GRAN REPORTAJE E -

La his­to­ria de es­te lu­gar po­dría dar lu­gar a una in­tri­ga a lo Gas­ton Le­roux: en 1936, cuan­do el tem­plo era a me­nu­do sa­quea­do, un cam­pe­sino lo­cal fue a ver al fran­cés Mau­ri­ce Glai­ze, el con­ser­va­dor de Ang­kor, pa­ra ex­pli­car­le que Bu­da se le ha­bía apa­re­ci­do en sueños pa­ra pe­dir­le que lo li­be­ra­ra de la tie­rra don­de se es­ta­ba as­fi­xian­do. Aquel buen hom­bre se di­ri­gió al is­lo­te cen­tral del Me­bón, ex­ca­vó un po­zo has­ta el fon­do y, ¡oh mi­la­gro!, ex­hu­mó una ex­tra­or­di­na­ria es­ta­tua ya­cen­te de bron­ce de Vis­nú. La enor­me es­ta­tua de cua­tro metros de lon­gi­tud des­can­sa hoy en el Mu­seo Na­cio­nal de Ph­nom Penh.

A fal­ta de in­di­cios más de­ta­lla­dos, el equi­po del Me­bón tie­ne que re­cu­rrir a to­das las ap­ti­tu­des po­si­bles, em­pe­zan­do por la de los es­cul­to­res je­me­res, fá­cil­men­te re­co­no­ci­bles por el tic-tac de sus cin­ce­les y gra­di­nas de dien­tes pun­tia­gu­dos.

Con es­tas he­rra­mien­tas, igua­lan la su­per­fi­cie y las aris­tas de los blo­ques de are­nis­ca que se uti­li­za­rán pa­ra re­lle­nar los hue­cos. Y lo ha­cen al mi­lí­me­tro. Tra­ba­jan de cu­cli­llas, cer­ca de un im­pro­vi­sa­do y pe­que­ño al­tar bu­dis­ta don­de se con­su­men va­ri­llas de in­cien­so.

Un hom­bre al­to con som­bre­ro bob se in­cli­na por en­ci­ma de ellos: se pa­re­ce a los per­so­na­jes de las pe­lí­cu­las de Jac­ques Ta­ti. El je­fe de obra, Do­mi­ni­que Tho­llon, bas­tan­te ago­bia­do por es­tar a pun­to de ju­bi­lar­se, es to­do un per­so­na­je. Ta­lló su pri­me­ra pie­dra cuan­do ape­nas te­nía cin­co años, en la can­te­ra don­de tra­ba­ja­ba su pa­dre. Se hi­zo es­cul­tor, pe­ro su mano de­re­cha que­dó inúti-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.