A Hun Sen le cau­ti­van las re­des so­cia­les y so­bre to­do Fa­ce­book. ¿Qué es­tra­te­gia se es­con­de de­trás de tan­to en­tu­sias­mo?

Geo - - EN PORTADA -

Es otra mues­tra de su fle­xi­bi­li­dad po­lí­ti­ca, la que le ha per­mi­ti­do man­te­ner­se en el po­der des­de ha­ce ca­si tres dé­ca­das. Du­ran­te es­tos años, Hun Sen ha de­mos­tra­do su ha­bi­li­dad pa­ra cam­biar rá­pi­da­men­te de tác­ti­ca y po­der me­jo­rar sus pers­pec­ti­vas. Con Fa­ce­book en­con­tró una nue­va for­ma de co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta con el pue­blo cam­bo­yano –una téc­ni­ca que el par­ti­do de la opo­si­ción, el CNRP (Par­ti­do Res­ca­te Na­cio­nal de Cam­bo­ya) ya ha­bía uti­li­za­do efi­caz­men­te du­ran­te las elec­cio­nes de 2013. Pa­ra Hun Sen se tra­ta de un ins­tru­men­to es­tra­té­gi­co cru­cial pa­ra in­ten­tar re­cu­pe­rar los vo­tos per­di­dos pa­ra su par­ti­do, el CPP (Par­ti­do Po­pu­lar de Cam­bo­ya). Que­da por ver si di­cha es­tra­te­gia ten­drá o no éxi­to. nin­gún po­der po­lí­ti­co. Es cier­to que el pue­blo res­pe­ta a No­ro­dom Siha­mo­ni en cuan­to a su fun­ción sim­bó­li­ca, pe­ro no es tan po­pu­lar co­mo lo fue su pa­dre, No­ro­dom Siha­nouk, de­bi­do so­bre to­do a que aho­ra el CPP con­tro­la al país y al rey. El par­ti­do lle­va su agen­da y evi­ta que pue­da es­ta­ble­cer la­zos di­rec­tos y es­tre­chos con el pue­blo. Tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que No­ro­dom Siha­mo­ni no que­ría real­men­te ser rey. ¡So­ña­ba con con­ver­tir­se en ar­tis­ta en Pa­rís! llo­nes de dó­la­res y cuan­tio­sas in­ver­sio­nes de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar du­ran­te los úl­ti­mos quin­ce años. Pa­ra Hun Sen, el ma­ná chino su­po­ne tam­bién una vál­vu­la de se­gu­ri­dad con­tra los paí­ses oc­ci­den­ta­les que le pre­sio­nan pa­ra que me­jo­re la go­ber­na­bi­li­dad y el res­pe­to de los de­re­chos hu­ma­nos. Pe­ro Cam­bo­ya co­rre el ries­go de con­ver­tir­se en un va­sa­llo de Pe­kín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.