Un mag­na­te del pe­tró­leo quie­re abrir aquí un par­que de atrac­cio­nes

Geo - - EDITORIAL GEORREPORTEROS NOTICIAS GRAN REPORTAJE E -

A ape­nas 300 metros del ho­tel, en­tre 10.000 y 15.000 chi­nos de Kam­pot fue­ron des­pe­ña­dos des­de un acan­ti­la­do por sus tor­tu­ra­do­res, sin más. Se lle­ga has­ta el Bo­kor Pa­la­ce por una ca­rre­te­ra de mon­ta­ña que ser­pen­tea por la jun­gla. Del an­ti­guo ho­tel so­lo que­dan rui­nas bas­tan­te bien con­ser­va­das y una gi­gan­tes­ca chi­me­nea que, al me­nos apa­ren­te- men­te, no en­tró nun­ca en fun­cio­na­mien­to. Más aba­jo, una di­mi­nu­ta igle­sia con los mu­ros lle­nos de es­ló­ga­nes de pro­pa­gan­da es una de las po­cas igle­sias que no fue­ron sa­quea­das por los je­me­res ro­jos.

En 2008, el Es­ta­do le dio la mon­ta­ña en con­ce­sión a Sok Kong, el mag­na­te cam­bo­yano del pe­tró­leo. Des­de en­ton­ces la jun­gla ha si­do de­vas­ta­da por la de­fo­res­ta­ción. Se tra­ta de un am­bi­cio­so pro­yec­to in­mo­bi­lia­rio con ras­ca­cie­los y se­gu­ra­men­te un par­que de atrac­ción. Ya se ha edi­fi­ca­do un ho­tel-ca­sino de co­lor ama­ri­llo ca­na­rio, muy kitsch y real­men­te feo, pa­ra los tu­ris­tas chi­nos y viet­na­mi­tas. ¿La his­to­ria? ¿La he­ren­cia? A ca­si na­die le im­por­ta. Y el Bo­kor, un edi­fi­cio fas­ci­nan­te y sin­gu­lar, es­tá per­dien­do pro­gre­si­va­men­te su se­cre­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.