Es­ta­ba prohi­bi­do cons­truir a más al­tu­ra que el pa­la­cio real

Geo - - EN PORTADA -

pa­re­ce un buen ne­go­cio. Pe­ro son ca­si in­de­cen­tes pa­ra una ciu­dad sin in­fra­es­truc­tu­ras via­rias y que que­da inun­da­da en cuan­to las llu­vias del mon­zón arrecian. Y es un país don­de, se­gún el Ban­co Mun­dial, el 20% de la po­bla­ción vi­ve con me­nos de un dó­lar al día. En 2010, no exis­tía nin­gún pro­gra­ma in­mo­bi­lia­rio nue­vo en Phnom Penh, y el pre­cio del me­tro cua­dra­do ape­nas ron­da­ba los 500 euros.

“To­do se ha mul­ti­pli­ca­do por diez en la úl­ti­ma dé­ca­da”, nos cuen­ta Tous Sap­hoen, el je­fe de la Aso­cia­ción de Ar­qui­tec­tos de Cam­bo­ya. “La metamorfosis ha si­do bru­tal e in­creí­ble­men­te rá­pi­da. Es un cam­bio alu­ci­nan­te si te­ne­mos en cuen­ta que en 1975, Phnom Penh, lla­ma­da la Per­la de Asia por su ar­mo­nio­sa ar­qui­tec­tu­ra, du­ran­te el Pro­tec­to­ra­do fran­cés, fue va­cia­da de sus ha­bi­tan­tes, sa­quea­da y aban­do­na­da”. Tous Sap­hoen es­tá tra­ba­jan­do en un pro­yec­to de cons­truc­ción de una to­rre de 505 me­tros de al­tu­ra, que será la más alta de to­do el Su­des­te Asiá­ti­co, en la is­la de los Dia­man­tes. Es­ta to­rre su­pon­drá una in­ver­sión ex­tra­va­gan­te de 5.000 mi­llo­nes de euros, un ter­cio de to­do el pro­duc­to in­te­rior bru­to cam­bo­yano.

Des­pués de la caí­da del ré­gi­men de los je­me­res ro­jos y a par­tir de 1979, Phnom Penh fue re­po­bla­da por cam­pe­si­nos que se ad­ju­di­ca­ron vi­vien­das se­gún el prin­ci­pio “el pri­me­ro que lle­ga, el pri­me­ro que se sir­ve”. To­dos los ar­chi­vos del ca­tas­tro ha­bían si­do des­trui­dos por los hom­bres de Pol Pot. Hoy en día los cer­ti­fi­ca­dos del re­gis­tro de la pro­pie­dad pa­ra pi­sos an­ti­guos si­guen bri­llan­do por su au­sen­cia. So­lo exis­ten tí­tu­los de pro­pie­dad bas­tan­te in­con­sis­ten­tes, pues se tra­ta de sim­ples au­to­ri­za­cio­nes de ocu­pa­ción que se van pa­san­do, pre­vio pa­go, en­tre ocu­pan­tes. Ha­ce ape­nas diez años, la ca­pi­tal de Cam­bo­ya pa­re­cía es­tar pa­ra­li­za­da en el tiem­po, con sus edi­fi­cios co­lo­nia­les de es­ti­lo Art Dé­co, sus in­mue­bles de cua­tro pi­sos, el rui­do de los tuk-tuk, los ci­clo­mo­to­res lo­ca­les. En aque­lla épo­ca, la vi­da era apa­ci­ble al bor­de del Ton­lé Sap, el Bas­sac y el Me­kong, los tres ríos de la ciu­dad. “Es­ta­ba prohi­bi­do cons­truir cual­quier ti­po de edi­fi­cio que fue­ra más al­to que la agu­ja del pa­la­cio real, es de­cir unos cua­tro pi­sos”, nos cuen­ta Yvan Ti­za­niel, ar­qui­tec­to fran­cés que re­si­de en Phnom Penh. “Ha­ce diez años, Hong Kong, Bangkok, Sin­ga­pur y Kua­la Lum­pur co­no­cían al­gún ti­po de boom, de bur­bu­ja o in­clu­so de crash... Sin em­bar­go, en Phnom Penh, el en­ce­fa­lo­gra­ma in­mo­bi­lia­rio per­ma­ne­cía plano”.

En 2005, to­do cam­bió. Hun Sen, de 63 años, que di­ri­ge el país con mano de hie­rro y de for­ma ca­si inin­te­rrum­pi­da des­de 1985, au­to­ri­zó la cons­truc­ción de ras­ca­cie­los, afir­man­do que “si los je­me­res ro­jos hu­bie­sen se­gui­do en el po­der, la ciu­dad se­gui­ría sien­do un co­co­tal” y que por lo tan­to, era ur­gen­te que Phnom Penh “se con­vir­tie­ra en una nue­va Sin­ga­pur”. En 1992, de­san­gra­do por la gue­rra y por la ocu­pa­ción viet­na­mi­ta, el país vio lle­gar a la Apro­nuc, la mi­sión de Na­cio­nes Uni­das en Cam­bo­ya. La ayu­da in­ter­na­cio­nal fue con­si­de­ra-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.