Las gran­des for­tu­nas quie­ren un ras­ca­cie­los con su ape­lli­do

Geo - - EN PORTADA -

ble pues al­can­zó el 15-20% del pre­su­pues­to es­ta­tal. Aho­ra el país es­tá en pleno au­ge eco­nó­mi­co. Se­gún el Ban­co Mun­dial, el año pa­sa­do el cre­ci­mien­to del PIB fue del 7,5%. Se han cons­ti­tui­do gran­des for­tu­nas que han da­do lu­gar a una éli­te en re­la­ción cer­ca­na con el po­der, lla­ma­da Aek Ou­dom, las ex­ce­len­cias. Una éli­te a la que le gus­ta ex­hi­bir sus ri­que­zas. “Cuan­do abrió el con­ce­sio­na­rio de Rolls-Roy­ce ha­ce dos años, se ven­die­ron 28 co­ches en una so­la noche por un im­por­te me­dio de 660.000 dó­la­res ca­da uno”, nos cuen­ta el ur­ba­nis­ta Ser­ge Rémy. “Y se pa­ga­ron en efec­ti­vo”. Y eso que la ciu­dad no cuen­ta con au­to­vías ni con ca­rre­te­ras de cua­tro ca­rri­les que es­tén co­rrec­ta­men­te as­fal­ta­das.

Hoy en día y gra­cias a la afluen­cia de ca­pi­tal ex­tran­je­ro, en su ma­yo­ría chino y co­reano, pe­ro so­bre to­do gra­cias al or­gu­llo de los ty­coons, los mag­na­tes de ne­go­cios lo­ca­les, Phnom Penh se es­tá trans­fi­gu­ran­do. “Más de 2.000 edi­fi­cios de más de diez plan­tas se edi­fi­ca­rán de aquí a 2025”, afir­ma el ar­qui­tec­to Tous Sap­hoen. “Es una au­tén­ti­ca lo­cu­ra”, se que­ja el an­tro­pó­lo­go Jean-Mi­chel Fi­lip­pi, au­tor de la me­jor guía en fran­cés de la ciu­dad, Déam­bu­la­tions ph­nom­pen­hoi­ses ( Va­ga­bun­deo por Phnom Penh, editorial Kam). “En cuan­to a los con­do­mi­nios, los pi­sos de lu­jo, en cin­co años su nú­me­ro ha pa­sa­do de 0 a 19.000. ¡Y eso que la de­man­da, so­bre to­do por par­te de expatriados asiá­ti­cos en Phnom Penh, so­lo al­can­za­ba los 3.000!”

A los cam­bo­ya­nos, in­clui­dos los je­me­res re­pa­tria­dos, es de­cir an­ti­guos exi­lia­dos que hu­ye­ron del te­rror de los je­me­res ro­jos en la dé­ca­da de 1970 y que han re­gre­sa­do al país, así co­mo a sus hi­jos, no les gus­tan los pi­sos al­tos, y pre­fie­ren las ca­sas o los “compartimentos chi­nos” de edi­fi­cios de dos plan­tas con comercios en la plan­ta ba­ja y que su­po­nen el 75% de los há­bi­tats de la ciu­dad. Los ba­rangs, es de­cir los blan­cos, sue­len pre­fe­rir pi­sos si­tua­dos en las pro­xi­mi­da­des del río, por­que es­tos pi­sos de otra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.