Lle­gar

La ru­ta dis­cu­rría por eta­pas: de Nue­va York a San Juan del Nor­te y des­de allí, tras un tra­mo por tie­rra, has­ta San Fran­cis­co

Geo - - EDITORIAL GEORREPORTEROS NOTICIAS GRAN REPORTAJE E -

a Managua al ini­cio de la épo­ca de llu­vias, al­re­de­dor de ma­yo, es su­mer­gir­se día y no­che en una hú­me­da y ca­lu­ro­sa at­mós­fe­ra. Su al­ti­tud so­bre el ni­vel del mar es de tan so­lo 35 metros, un fac­tor que de­ter­mi­na su so­fo­can­te cli­ma. La ca­pi­tal es una ciu­dad mar­ca­da con dos ico­nos ar­qui­tec­tó­ni­cos que se yer­guen co­mo me­mo­ria­les. Por un la­do, el edi­fi­cio del Ban­co Cen­tral, que que­dó gra­ve­men­te afec­ta­do du­ran­te el fuer­te te­rre­mo­to de 1972, una ca­tás­tro­fe que mar­có la his­to­ria re­cien­te del país; por otro, el es­ta­dio na­cio­nal de béis­bol, el de­por­te na­cio­nal.

Ni­ca­ra­gua ha si­do una na­ción cas­ti­ga­da, no so­lo por el hom­bre sino tam­bién por la na­tu­ra­le­za: al gra­ve seís­mo de 1972 hay que aña­dir la de­vas­ta­ción del hu­ra­cán Mitch en 1998 y la ame­na­za cons­tan­te de nue­vos tem­blo­res o erup­cio­nes vol­cá­ni­cas. Esa es­pe­ra pue­de ha­ber in­flui­do en el ca­rác­ter pa­cien­te de los ni­cas, co­mo se co­no­ce a los ni­ca­ra­güen­ses. Tam­bién en su es­ta­do de aler­ta y en su ca­rác­ter re­vo­lu­cio­na­rio.

Ma­nuel Agui­lar atra­pa el pe­que­ño cai­mán con una mez­cla de atre­vi­mien­to, ca­ri­ño y con­fian­za en el fu­tu­ro. A los po­cos mi­nu­tos lo vol­ve­rá a de­jar li­bre en las aguas tur­bias del río San Juan, en una ri­be­ra cer­ca­na a la co­mu­ni­dad de El Cas­ti­llo. Ma­nuel sue­le sa­lir de sa­fa­ri noc­turno con los es­ca­sos tu­ris­tas que lle­gan has­ta es­ta al­tu­ra del río. Y lo ha­ce de for­ma sos­te­ni­ble y res­pe­tuo­sa, en pleno co­ra­zón de la Re­ser­va de la Bios­fe­ra del Río San Juan, don­de es guía y ha par­ti­ci­pa­do en im­por­tan­tes pro­yec­tos de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra sal­va­guar­dar su pa­tri­mo­nio. Él, co­mo la ma­yo­ría de los ha­bi­tan­tes de la zo­na, quie­re pa­ra su tie­rra res­pe­to y pro­tec­ción.

La al­dea de El Cas­ti­llo es­tá pre­si­di­da por la for­ta­le­za ba­sál­ti­ca de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción, cons­trui­da en el pa­sa­do por los es­pa­ño­les pa­ra re­pe­ler los ata­ques de pi­ra­tas y cor­sa­rios in­gle­ses, cuan­do se lu­cha­ba por la he­ge­mo­nía de la re­gión. Y es que es­ta fran­ja me­soa­me­ri­ca­na ha si­do du­ran­te si­glos un en­cla­ve muy co­di­cia­do por unos y otros. So­bre to­do des­de

Eque en 1849 el em­pre­sa­rio es­ta­dou­ni­den­se Cor­ne­lius Van­der­bilt es­ta­ble­ció la co­no­ci­da co­mo ru­ta del Trán­si­to o del De­sa­gua­de­ro, una vía que atra­ve­sa­ba el con­ti­nen­te y unía los dos océa­nos a tra­vés del río San Juan y el la­go Ni­ca­ra­gua, con va­rios tra­mos de trans­por­te te­rres­tre. Por ella se con­du­cían mer­can­cías y pa­sa­je­ros sin ne­ce­si­dad de atra­ve­sar el pe­li­gro­so y sal­va­je oes­te ame­ri­cano ni te­ner que do­blar el te­mi­do ca­bo de Hor­nos. Una ru­ta que unía el vie­jo y el nue­vo mun­do ade­más de las cos­tas es­te y oes­te es­ta­dou­ni­den­ses, con San Fran­cis­co co­mo puer­to fi­nal.

El re­co­rri­do dis­cu­rría por eta­pas des­de Nue­va York a San Juan del Nor­te, ya en Ni­ca­ra­gua, re­mon­tan­do el río San Juan des­de el Ca­ri­be, don­de desem­bo­ca des­pués de na­cer en el la­go Ni­ca­ra­gua. El cur­so de agua atra­vie­sa hoy, de for­ma cal­ma­da, jun­glas pro­te­gi­das y mu­chas co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas. La ru­ta con­ti­nua­ba has­ta la po­bla­ción de La Vir­gen, en la ori­lla oc­ci­den­tal del la­go, pa­san­do por el ar­chi­pié­la­go de So­len­ti­na­me. Des­de allí, via­je­ros y mer­can­cías re­co­rrían unos 20 ki­ló­me­tros de ca­mino por tie­rra has­ta San Juan del Sur, a ori­llas del Pa­cí­fi­co, don­de eran em­bar­ca­dos has­ta San Fran­cis­co.

La ru­ta des­de Eu­ro­pa par­tía des­de Sout­ham­pton o Ham­bur­go, atra­ve­san­do el océano Atlán­ti­co has­ta en­la­zar con el tra­mo ame­ri­cano ya men­cio­na­do. Uno de los pa­sa­je­ros más cé­le­bres, el escritor Mark Twain, de­jó cons­tan­cia de su via­je por la ru­ta del Trán­si­to na­rran­do des­pués la exu­be­ran­cia y be­lle­za de sus sel­vas y del re­co­rri­do del río y el la­go. Es­te pa­so a tra­vés del con­ti­nen­te fue idea­do por Van­der­bilt co­mo al­ter­na­ti­va más ba­ra­ta y cor­ta (mil ki­ló­me­tros me­nos que en aque­lla épo­ca eran va­rios días de via­je) a cru­zar el ist­mo de Pa­na­má por tie­rra, an­tes de que es­te fue­ra atra­ve­sa­do por el ca­nal en 1914. Fue­ron 65 años de apo­geo de la ru­ta pa­ra fi­nal­men­te, y de for­ma brus­ca, caer en el más ab­so­lu­to de los os­tra­cis­mos.

Pe­ro la his­to­ria no aca­bó en aque­lla épo­ca. Hoy la ru­ta y sus gen­tes son ho­me­na­jea­das por el can­tan­te Ma­nu Chao en n 2014, el Go­bierno ni­ca­ra­güen­se de Daniel Or­te­ga y el hol­ding chino HKND ce­rra­ron un acuer­do fa­raó­ni­co: la cons­truc­ción de un gi­gan­tes­co ca­nal de 278 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud (el de Pa­na­má tie­ne 77), un cos­te de 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res y una du­ra­ción de cin­co años de obras. La ru­ta del Trán­si­to vol­vía a re­cu­pe­rar su pro­ta­go­nis­mo. La nue­va cons­truc­ción de­be­ría ya fun­cio­nar en 2020 y su­pon­drá una gran com­pe­ten­cia pa­ra el ca­nal de Pa­na­má. Se di­ce que se crea­rán unos 250.000 em­pleos y se ob­ten­drán ex­cel­sos be­ne­fi­cios: los chi­nos tie­nen la ex­plo­ta­ción du­ran­te 50 años, pro­rro­ga­bles otros 50: un si­glo de co­brar a car­gue­ros de to­do el mun­do. Daniel Or­te­ga no es­ca­ti­ma op­ti­mis­mo al ase­gu­rar que el pro­yec­to aca­ba­rá con la po­bre­za en su país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.