LA VIDA EN UN KIBUTZ TRA­DI­CIO­NAL

Geo - - EDITORIAL GEORREPORTEROS NOTICIAS GRAN REPORTAJE E -

Hay que ser ju­dío y ha­blar he­breo pa­ra ser miem­bro de pleno de­re­cho. Sin em­bar­go, un gran nú­me­ro de kibutz hos­pe­dan a vo­lun­ta­rios ex­tran­je­ros y no ju­díos a cam­bio de su tra­ba­jo (re­co­lec­ción de plá­ta­nos, ins­ta­la­ción de sis­te­mas de irri­ga­ción...). La or­ga­ni­za­ción se ba­sa en un sis­te­ma de de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va di­rec­ta que exi­ge una ma­yo­ría del 75% pa­ra cual­quier de­ci­sión im­por­tan­te y pa­ra la cual cual­quier miem­bro tie­ne el po­der de de­ci­dir di­rec­ta­men­te las cues­tio­nes que in­cum­ben a la co­mu­ni­dad. To­dos los in­gre­sos ge­ne­ra­dos por el kibutz y sus miem­bros se de­po­si­tan en un fon­do común que se uti­li­za pa­ra su fun­cio­na­mien­to, las in­ver­sio­nes ne­ce­sa­rias y los suel­dos de sus miem­bros. To­dos ga­nan lo mis­mo, cual­quie­ra que sea su ac­ti­vi­dad. Ca­da fa­mi­lia re­ci­be unos 10.000 eu­ros anua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.