Un

Geo - - EDITORIAL GEORREPORTEROS NOTICIAS GRAN REPORTAJE E -

mar­de­vi­ñas­jun­to al mar, del que emer­gen co­mo is­las bo­de­gas mo­der­nis­tas, pue­blos tran­qui­los, re­ta­zos de bos­que, igle­sias y cas­ti­llos me­die­va­les. Al nor­te, el ma­ci­zo de Mon­tse­rrat se al­za co­mo un agres­te li­to­ral y la pe­que­ña ciu­dad de Vi­la­fran­ca se des­pa­rra­ma por el cen­tro del llano. Así se pre­sen­ta el Pe­ne­dès des­de el mi­ra­dor El Cir­cell, que ofre­ce una pa­no­rá­mi­ca de 360 gra­dos so­bre una de las prin­ci­pa­les y más di­ver­sas zo­nas vi­ti­vi­ní­co­las del mun­do, cu­na del ca­va, el vino es­pu­mo­so más ven­di­do en to­do el pla­ne­ta.

Es­ta ata­la­ya no so­lo lle­va el nom­bre en ca­ta­lán del zar­ci­llo, sino que tie­ne la for­ma de es­pi­ral de es­te ta­llo es­pe­cia­li­za­do que em­plean las vi­des pa­ra tre­par, aun­que eso so­lo pue­de apre­ciar­se des­de los avio­nes que pa­san so­bre ella en vuelo des­cen­den­te ha­cia Bar­ce­lo­na, que es­tá a unos 30 ki­ló­me­tros.

El Cir­cell fue el pri­mer pun­to de ob­ser­va­ción del pro­yec­to Mi­ra­vin­ya, que pro­po­ne una ru­ta ver­te­bra­da por cin­co mi­ra­do­res des­de los que se pue­den con­tem­plar los pai­sa­jes del vino an­tes de in­ter­nar­se en ellos pa­ra des­cu­brir su geo­gra­fia, na­tu­ra­le­za, his­to­ria y cul­tu­ra. An­te la vis­ta se ex­tien­den 25.000 hec­tá­reas de vi­ñe­dos don­de tres cen­te­na­res de bo­de­gas pro­du­je­ron en 2015 más de 240 mi­llo­nes de bo­te­llas de ca­va y 14 mi­llo­nes de li­tros de vi­nos blan­cos, tin­tos y ro­sa­dos que se ex­por­ta­ron a los cin­co con­ti­nen­tes.

A los pies de El Cir­cell, y ro­dea­do por su­pues­to de vi­ñas, se en­cuen­tra el lu­gar don­de co­men­zó to­do. En el ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co de la Font de la Can­ya, en Avin­yo­net del Pe­ne­dès, se han en­con­tra­do las prue­bas más an­ti­guas de pro­duc­ción de vino en la zo­na: las más de 500 se­mi­llas car­bo­ni­za­das, y al­gu­nas aplas­ta­das, y la ra­pa –re­si­duos de piel y pe­dúncu­los de los ra­ci­mos– apa­re­ci­dos en el fon­do del si­lo 171, da­ta­do en­tre el 625 y el 600 a.C. “To­do ha­ce pen­sar que se tra­ta de res­tos del pren­sa­do de la uva”, apun­ta el ar­queó­lo­go Da­ni López, de 37 años, que ex­ca­va en el lu­gar des­de 1999.

Un cen­tro de al­ma­ce­na­mien­to an­ti­guo, co­mo Mer­ca­ma­drid hoy

Han apa­re­ci­do se­mi­llas en el 60% de los si­los de es­ta épo­ca, así co­mo mor­te­ros fe­ni­cios pa­ra mo­ler es­pe­cias –pa­ra mez­clar­las con el vino, que so­lía pi­car­se du­ran­te los lar­gos via­jes– y nu­me­ro­sas án­fo­ras y, del pe­rio­do ibe­ro pos­te­rior, más án­fo­ras, una ba­se de pren­sa y una po­da­de­ra. El com­ple­jo era un gran cent r o d e a l ma c e n a mi e nt o y re­dis­tri­bu­ción de mer­can­cías que fun­cio­nó des­de la pri­me­ra Edad del Hie­rro has­ta la épo­ca ro­ma­na (si­glos VII al I a.de C.). “Al­go pa­re­ci­do a los ac­tua­les Mer­ca­bar­na o Mer­ca­ma­drid”, com­pa­ra Da­ni López.

El ya­ci­mien­to, des­cu­bier­to en 1997 cuan­do se ni­ve­la­ba un ce­rro pa­ra plan­tar –vi­des, cla­ro– ocu­pa 2,5 hec­tá­reas, de las que ape­nas se ha des­en­te­rra­do el 10%, y la pró­xi­ma pri­ma­ve­ra se inau­gu­ra­rá a ki­ló­me­tro y me­dio un cen­tro de in­ter­pre­ta­ción. “Has­ta aho­ra he­mos ex­ca­va­do 170 si­los, y he­mos iden­ti­fi­ca­do más de 400, y es­ti­ma­mos que po­dría ha­ber un mi­llar”, ex­pli­ca López. En ellos se guar­da­ban ce­rea­les y, cuan­do aca­ba­ba su vida útil, se usa­ban co­mo ver­te­de­ros o se­pul­cros. Es­te y otros ya­ci­mien­tos evi­den­cian que en la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca se ela­bo­ra­ba vino an­tes de la lle­ga­da de grie­gos y ro­ma­nos. “Pe­ro aquí en con­cre­to to­da­vía no he­mos en­con­tra­do el lu­gar exac­to don­de lo ha­cían”, se la­men­ta el in­ves­ti­ga­dor, que con va­rios com­pa­ñe­ros ha fun­da­do una cooperativa pa­ra pro­mo­ver el co­no­ci­mien­to de la ar­queo­lo­gía del vino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.