SAN RE­MO CAM­PEÓN MUN­DIAL DE LA CAN­CIÓN LI­GE­RA

Ca­da in­vierno, Ita­lia en­te­ra fi­ja su mi­ra­da en es­te lu­gar tu­rís­ti­co de encanto de­ca­den­te, cu­yo fes­ti­val re­fle­ja las pa­sio­nes na­cio­na­les co­mo un es­pe­jo.

Geo - - EN PORTADA - POR PHI­LIP­PE RIDET (TEX­TO)

Lo re­co­noz­co, es mi pla­cer in­con­fe­sa­ble, mi dul­ce ob­se­sión, mi inofen­si­va de­bi­li­dad. Cuando en el ve­rano de 2008 me nom­bra­ron corresponsal del dia­rio Le Mon­de en Ita­lia, a los po­cos me­ses ya es­cri­bí un ar­tícu­lo de­di­ca­do al Fes­ti­val de la Can­ción Ita­lia­na de San Re­mo. Has­ta el ve­rano de 2016, fe­cha de mi re­gre­so a Fran­cia, no he de­ja­do pa­sar una so­la edi­ción de es­te con­cur­so sin con­sa­grar­le uno o va­rios ar­tícu­los. ¿Por qué tan­ta aten­ción? Res­pon­de­ría a la ita­lia­na: “Per­ché San­re­mo è San­re­mo” (por­que San Re­mo es San Re­mo). Es­ta tau­to­lo­gía evi­den­cia un cier­to can­san­cio. ¿Có­mo ex­pli­car que, des­de 1951, es­te acon­te­ci­mien­to mu­si­cal man­tie­ne en vi­lo du­ran­te una se­ma­na al país? ¿Có­mo com­par­tir con un ex­tran­je­ro es­ta pa­sión que une a mi­llo­nes de ita­lia­nos pe­ga­dos al te­le­vi­sor en ca­da re­trans­mi­sión? ¿Có­mo en­ten­der que el tea­tro Aris­ton –la sa­la don­de se desa­rro­lla la com­pe­ti­ción– ten­ga la mis­ma au­reo­la mí­ti­ca pa­ra ellos que el es­ta­dio de Ma­ra­ca­ná pa­ra un afi­cio­na­do al fút­bol bra­si­le­ño? ¿Por qué apa­sio­nar­se por unas can­cio­nes in­ter­pre­ta­das en di­rec­to y con or­ques­ta, en la era de la des­car­ga di­gi­tal y de los por­ta­les de in­ter­cam­bio?

La ciu­dad en­te­ra se trans­for­mó en un pla­tó te­le­vi­si­vo

He que­ri­do com­pren­der es­te fe­nó­meno. En el in­vierno de 2010, al­gu­nos días an­tes de que co­men­za­ra el fes­ti­val, via­jé has­ta San Re­mo. Aun­que la ciu­dad era fa­mo­sa por su cli­ma be­nigno, atra­yen­do ya des­de el si­glo XIX a la aris­to­cra­cia ru­sa y eu­ro­pea, lo cier­to es que en tem­po­ra­da ba­ja ha­cía frío y el vien­to so­pla­ba desa­pa­ci­ble­men­te, le­van­tan­do el olea­je del mar y es­tro­pean­do los ma­ci­zos de flo­res que ador­na­ban ca­da cru­ce. Las flo­res se ha­llan en su ele­men­to en San

Re­mo, don­de se ce­le­bra anual­men­te un car­na­val en su ho­nor que con­vo­ca a de­ce­nas de mi­les de vi­si­tan­tes. En el puer­to de­por­ti­vo, los ya­tes es­pe­ra­ban el re­torno de sus due­ños y los días de buen tiem­po. La pla­ya, pa­ra­le­la al cor­so Tren­to Tries­te, es­ta­ba de­sier­ta. In­clu­so los gran­des ho­te­les de es­ti­lo mo­der­nis­ta pa­re­cían lan­gui­de­cer re­cor­dan­do los bue­nos tiem­pos pa­sa­dos.

El nú­cleo de la ani­ma­ción de es­ta pe­que­ña ciu­dad de 55.000 ha­bi­tan­tes pa­re­cía con­cen­trar­se en la via Gia­co­mo Mat­teot­ti, don­de se al­za la fa­cha­da del Aris­ton. Me sen­tí de­cep­cio­na­do. El Co­li­seo de la can­ción li­ge­ra ita­lia­na se pa­re­cía a lo que vie­ne sien­do du­ran­te el res­to del año: un ci­ne de pro­vin­cias. Enor­mes uni­da­des mó­vi­les de la RAI –la te­le­vi­sión pública ita­lia­na– lo ro­dea­ban con su sel­va de ca­bles des­en­ro­lla­dos so­bre va­rios cen­te­na­res de me­tros, co­mo si la ciu­dad en­te­ra se hu­bie­ra trans­for­ma­do en un pla­tó de te­le­vi­sión. De­ce­nas de téc­ni­cos tra­ba­ja­ban so­bre el te­rreno. Me co­lé en el in­te­rior del tea­tro, don­de un rea­li­za­dor en­sa­ya­ba los mo­vi­mien­tos de las cá­ma­ras y los jue­gos de lu­ces so­bre el es­ce­na­rio. Un es­cri­tor ita­liano, Ales­san­dro Zac­cu­ri, que aca­ba­ba de pu­bli­car una no­ve­la ( In­fi­ni­ta Not­te, editorial Mon­da­do­ri, no tra­du­ci­do aún), am­bien­ta­da en el fes­ti­val de San Re­mo –en la que pe­rio­dis­tas, es­tre­llas de la can­ción y ma­fio­sos ru­sos se en­tre­cru­zan por los pa­si­llos de man­sio­nes mo­der­nis­tas– me ha­bía avi­sa­do: “San Re­mo es una ciu­dad pro­vin­cia­na que se in­fla­ma una se­ma­na al año y don­de to­do pue­de ocu­rrir. Es un mi­to de­ca­den­te, sin em­bar­go aún ejer­ce una gran fas­ci­na­ción”. Más que un mi­to yo so­lo ha­bía vis­to la par­te de atrás de un de­co­ra­do.

En la pri­me­ra edi­ción so­lo par­ti­ci­pa­ron tres ar­tis­tas

To­do co­men­zó en 1951. Du­ran­te el in­vierno la ciu­dad te­nía po­co que ofre­cer, tan­to a los lu­ga­re­ños co­mo a los tu­ris­tas re­za­ga­dos en La Ri­vie­ra.

En la Ita­lia de la pos­gue­rra, que se abría co­mo to­da Eu­ro­pa a los pla­ce­res y a la fri­vo­li­dad, el encanto de la tem­po­ra­da ba­ja no era re­cla­mo pa­ra re­te­ner a los tu­ris­tas. El ca­sino mu­ni­ci­pal de San Re­mo en­con­tró la so­lu­ción: un con­cur­so de can­cio­nes, or­ga­ni­za­do du­ran­te tres ve­la­das con­se­cu­ti­vas, y en el que la me­jor can­ción se­ría ele­gi­da por los asis­ten­tes.

Úni­ca­men­te tres ar­tis­tas se atre­vie­ron a co­rrer el ries­go en la pri­me­ra edi­ción. La vic­to­ria de Ni­lla Piz­zi con Gra­zie dei fio­ri pa­só prác­ti­ca­men­te inad­ver­ti­da, pro­ta­go­ni­zan­do tan só­lo un par de co­lum­nas en la pren­sa lo­cal. Pe­ro el fes­ti­val ha­bía en­con­tra­do su fór­mu­la: ba­la­das ro­mán­ti­cas can­ta­das en di­rec­to y un ga­na­dor de­ci­di­do por el au­di­to­rio. Ya no le fal­ta­ba sino en­con­trar su pú­bli­co ob­je­ti­vo.

Cua­tro años más tar­de, en 1955, era pan co­mi­do: la RAI, a la bús­que­da de pro­gra­mas de ti­rón po­pu­lar, di­fun­dió por vez pri­me­ra el con­cur­so. Es­te ma­tri­mo­nio de ima­gen y so­ni­do en di­rec­to re­sul­tó muy bien ave­ni­do. Se­gún evo­lu­cio­na­ba, la te­le­vi­sión to­mó po­co a po­co el con­trol del fes­ti­val, adap­tán­do­lo a sus ne­ce­si­da­des, re­glas e im­pe­ra­ti­vos de au­dien­cia, has­ta el pun­to de au­par­lo al al­tar de la re­trans­mi­sión más vis­ta, con la ex­cep­ción de una co­pa mun­dial de fút­bol. Tan­to co­mo el Tour de Fran­cia, el Fes­ti­val de San Re­mo se ha con­ver­ti­do en una mar­ca de la ca­sa, a cam­bio de la cual la ciu­dad re­ci­be ca­da año diez mi­llo­nes de eu­ros por par­te de la ca­de­na pública.

Ins­tau­ra­da su se­de en el tea­tro Aris­ton des­de 1977, el fes­ti­val se ce­le­bra des­de en­ton­ces a lo lar­go de cin­co no­ches y las gran­des es­tre­llas de la te­le­vi­sión ita­lia­na se dispu­tan el ho­nor de pre­sen­tar­lo. El vo­to del pú­bli­co ha pa­sa­do a ser el de los es­pec­ta­do­res, que se pon­de­ra con el vo­to de un ju­ra­do de ex­per­tos. To­dos los años, ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les son in­vi­ta­dos a par­ti­ci­par en el even­to. Ca­da pe­rió­di­co ita­liano de­di­ca en­tre dos y cua­tro pá­gi­nas a re­la­tar lo su­ce­di­do la ve­la­da del día an­te­rior al fa­llo. Los pe­rio­dis­tas ana­li­zan con to­da se­rie­dad y pe­dan­te­ría la ca­li­dad me­ló­di­ca de las can­cio­nes, la te­si­tu­ra de las vo­ces, las elec­cio­nes del ju­ra­do, la di­rec­ción de or­ques­ta y si se tra­ta de mu­je­res par­ti­ci­pan­tes, su pei­na­do, su ves­ti­do, la pro­fun­di­dad de su es­co­te y la al­tu­ra de sus ta­co­nes.

Fe­nó­meno me­diá­ti­co, el fes­ti­val for­ma par­te esen­cial des­de en­ton­ces de la iden­ti­dad ita­lia­na,

aun­que su no­to­rie­dad no al­can­ce a cru­zar las fron­te­ras de la Pe­nín­su­la Itá­li­ca.

En el trans­cur­so de sus 67 edi­cio­nes, se ha con­ver­ti­do en el barómetro de las pa­sio­nes ita­lia­nas, la ver­sión mu­si­cal de los de­ba­tes po­lí­ti­cos o éti­cos que di­vi­den a la sociedad. To­dos los te­mas –o ca­si– han si­do abor­da­dos a lo lar­go del fes­ti­val. In­clu­so la muer­te, la de ver­dad, se co­ló una vez en el con­cur­so: el 27 de enero de 1967, cuando Luigi Ten­co, el aman­te de Da­li­da, se pe­gó un ti­ro en la ca­be­za, de­cep­cio­na­do por­que su can­ción Ciao

amo­re ciao no ha­bía re­sul­ta­do ga­na­do­ra. En San Re­mo, la mú­si­ca no apa­ci­gua los áni­mos.

En 2009, a pro­pó­si­to de una can­ción, se de­ba­tió fe­roz­men­te en torno a la pre­gun­ta de si al­guien po­día “cu­rar­se” la ho­mo­se­xua­li­dad. Al año si­guien­te, a pro­pó­si­to de otra ba­la­da, era la eu­ta­na­sia la que se so­me­tió a de­ba­te pú­bli­co. En 2011 mien­tras Ita­lia fes­te­ja­ba, di­vi­di­da, el 150 aniver­sa­rio de su uni­dad, el ac­tor Ro­ber­to Beg­ni­ni hi­zo su en­tra­da a ca- ba­llo, co­mo Ga­ri­bal­di. En 2013, los de­ba­tes gi­ra­ron en torno a la per­so­na­li­dad del pre­sen­ta­dor, Fa­bio Fa­zio, juz­ga­do co­mo de­ma­sia­do de iz­quier­das pa­ra al­gu­nos, mien­tras Ita­lia se en­con­tra­ba en pleno pe­rio­do elec­to­ral. En 2014 el po­pu­lis­ta Bep­pe Gri­llo –lí­der del Mo­vi­mien­to Cin­co Es­tre­llas– pro­me­tió irrum­pir en el fes­ti­val. Ca­da po­lé­mi­ca, am­pli­fi­ca­da has­ta la sa­cie­dad por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ha­ce cre­cer la au­dien­cia y man­tie­ne el in­te­rés de los ita­lia­nos.

Pre­la­dos del Va­ti­cano co­men­tan la le­tra de las can­cio­nes

¿Y en 2017? Fran­ces­co Ga­ban­ni, au­tor e in­tér­pre­te de Oc­ci­den­ta­li’s kar­ma, un éxi­to mu­si­cal de fac­tu­ra rá­pi­da que se bur­la de nues­tra sociedad to­tal­men­te co­nec­ta­da y ab­so­lu­ta­men­te ma­te­ria­lis­ta, ha ga­na­do la 67ª edi­ción del Fes­ti­val de San Re­mo, al que nin­gu­na po­lé­mi­ca ha ve­ni­do a en­tur­biar. ¿Quie­re es­to de­cir que San Re­mo ya no es el es­pe­jo de Ita­lia, su frí­vo­lo re­fle­jo?

Afor­tu­na­da­men­te, el muy se­rio pe­rió­di­co L’Os­ser­va­to­re Ro­mano, me­dio de co­mu­ni­ca­ción ofi­cial del Va­ti­cano, ha ve­ni­do a lle­nar es­ta la­gu­na. En su edi­ción del 14 de fe­bre­ro pa­sa­do, un pa­dre do­mi­ni­co re­su­mió la lec­ción apor­ta­da por es­ta edi­ción del con­cur­so, apa­ren­te­men­te sin his­to­ria, ob­ser­van­do en la le­tra del te­ma ven­ce­dor “una pa­ro­dia dan­zan­te, mag­ní­fi­ca y ab­sur­da de un Oc­ci­den­te abur­gue­sa­do que no con­si­gue en­con­trar su iden­ti­dad”. Se­gún el pre­la­do, quien si­guió re­li­gio­sa­men­te la re­trans­mi­sión del fes­ti­val, la can­ción es una crí­ti­ca “del oc­ci­den­tal que ha re­nun­cia­do al pen­sa­mien­to a fa­vor de una es­pi­ri­tua­li­dad fun­da­da so­bre el va­cío”.

¿Por qué que­rer en­con­trar a to­da cos­ta un sen­ti­do pa­ra lo que no de­ja de ser un con­cur­so de sim­ples can­cio­nes? Qui­zá co­noz­ca la res­pues­ta: “Per­ché San­re­mo è San­re­mo”.

En 2017, Mi­ka –es­tre­lla del pop– fue el in­vi­ta­do al tea­tro Aris­ton. An­tes que él, muchas fi­gu­ras de la can­ción han ido a San Re­mo, des­de Da­li­da a Eros Ra­ma­zot­ti. Re­trans­mi­ti­do por la RAI, es­te año el cer­ta­men ha apa­sio­na­do a do­ce mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, to­do un ré­cord.

En el ca­sino mu­ni­ci­pal, cons­trui­do en 1905, se ce­le­bró el pri­mer Fes­ti­val de San Re­mo en 1951. El edi­fi­cio es de es­ti­lo

Li­berty – Art Nou­veau a la ita­lia­na–, que se po­pu­la­ri­zó tras las ex­po­si­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de Tu­rín (1902) y Ve­ne­cia (1903).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.