Pue­blos y vi­llas Es­clu­sas

Geo - - EVASIÓN - Tuul & Bruno Morandi

El pue­blo de Ca­pes­tang se es­con­de en círcu­lo al­re­de­dor de la ma­si­va co­le­gia­ta de San Esteban, co­mo si tra­ta­ra de res­guar­dar­se del ca­lor. El re­loj del cam­pa­na­rio oc­to­go­nal in­sis­te en dar quin­ce cam­pa­na­das. En el puer­to, muy ani­ma­do, los bar­cos de al­qui­ler es­tán ya lis­tos pa­ra lar­gar ama­rras.

“No se ne­ce­si­ta nin­gún per­mi­so es­pe­cial, se lo voy a ex­pli­car to­do, es bas­tan­te fá­cil”, nos cuen­ta Frantz con un cor­da­je en­tre las ma­nos. Quin­ce mi­nu­tos de ini­cia­ción a la na­ve­ga­ción, el pa­so de­ba­jo de un puen­te y una me­dia vuel­ta bas­tan pa­ra que los bar­que­ros no­va­tos es­tén lis­tos pa­ra na­ve­gar por es­ta fran­ja de agua que ser­pen­tea por los de­par­ta­men­tos de Hé­rault y Au­de.

El Ca­nal de Mi­di –o del Me­dio­día– es una ex­cep­cio­nal proeza téc­ni­ca de 240 ki­ló­me­tros de vía na­ve­ga­ble, que co­nec­ta el mar Me­di­te­rrá­neo con el río Ga­ro­na. Y hacia el Oeste, es­ta co­rrien­te fluvial en­la­za Tou­lou­se con el Atlán­ti­co. A par­tir del si­glo XVII, re­vo­lu­cio­nó el trans­por­te y los in­ter­cam­bios co­mer­cia­les en el Lan­gue­doc. En la ac­tua­li­dad, son los afi­cio­na­dos quie­nes na­ve­gan por aquí pa­ra rea­li­zar en­can­ta­do­res e in­tem­po­ra­les cru­ce­ros flu­via­les, en­tre las ciu­da­des de Bé­ziers y Car­ca­so­na.

Las em­bar­ca­cio­nes, que se ase­me­jan más bien a ga­ba­rras o a fue­ra­bor­das, aco­gen con fa­ci­li­dad a los al­re­de­dor de 50.000 vi­si­tan­tes que vie­nen ca­da año des­de to­da Eu­ro­pa pa­ra dis­fru­tar de un cru­ce­ro fluvial en el se­cu­lar Ca­nal del Mi­di, el pa­ra­dig­ma de la len­ti­tud y el si­len­cio. Frantz da las úl­ti­mas re­co­men- da­cio­nes an­tes de dar el gran sal­to: “Al pa­sar por de­ba­jo de un puen­te o pa­ra atra­car, es ne­ce­sa­rio ma­nio­brar con an­te­la­ción, da­do que el tiem­po de res­pues­ta del bar­co es bas­tan­te len­to”.

Y... en mar­cha, rum­bo al Oeste, en di­rec­ción a Car­ca­so­na. En el ca­mino de sir­ga, los que prac­ti­can jog­ging y ci­clo­tu­ris­mo ade­lan­tan a la pe­que­ña ga­ba­rra que avan­za pau­sa­da­men­te. Las pe­que­ñas olas que pro­vo­ca ape­nas mo­les­tan a una pa­re­ja de cisnes negros muy ocu­pa­dos con su cor­te­jo. Ima­gi­nen que ha­ce dos si­glos, en es­te mis­mo ca­mino de sir­ga, ha­bía ti­ros que se en­car­ga­ban de arras­trar bar­cos que trans­por­ta­ban pa­sa­je­ros en el tiem­po ré­cord de 36 ho­ras en­tre Tou­lou­se y Ag­da. Hoy en día y pa­ra pro­te­ger las ri­be­ras, la ve­lo­ci­dad má­xi­ma au­to­ri­za­da es de ocho ki­ló­me­tros por ho­ra.

Un pai­sa­je ex­cep­cio­nal re­quie­re una rea­li­za­ción a la al­tu­ra. Los gran­des re­yes de Fran­cia tu­vie­ron la am­bi­ción de unir el mar Me­di­te­rrá­neo con el océano Atlán­ti­co. En jue­go ha­bía im­por­tan­tes ob­je­ti­vos: evi­tar el es­tre­cho de Gi­bral­tar, 3.000 ki­ló­me­tros de mar, sus tor­men­tas y sus pi­ra­tas, pa­ra im­pul­sar el co­mer­cio de trigo y vino. El pro­yec­to era ca­si utó­pi­co: ¡ha­bía que fran­quear un puer­to de 189 me­tros de al­tu­ra en un te­rreno ári­do y sin río! La te­na­ci­dad, el genio y la for­tu­na per­mi­tie­ron al oc­ci­tano Pie­rre-Paul Ri­quet lle­var a ca­bo la proeza, con la ayu­da del mi­nis­tro Jean Bap­tis­te Col­bert, du­ran­te el rei­na­do de Luis XIV.

La gi­gan­tes­ca obra se ini­ció en 1667 y du­ró ca­tor­ce años; las fuen­tes de la Mon­ta­ña Ne­gra fue­ron in­ge­nio­sa­men­te des­via­das con la ayu­da de de­pó­si­tos y ace­quias pa­ra ali­men­tar el ca­nal ex­ca­va­do a mano por hom­bres y mu­je­res. Dos si­glos des­pués de la cons­truc­ción del Ca­nal Real del Lan­gue­doc, que fue re­bau­ti­za­do con el nom­bre ac­tual du­ran­te la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, se pu­do cons­truir el ca­nal la­te­ral del Ga­ro­na que per­mi­tió evi­tar es­te ca­pri­cho­so río. Di­cho ca­nal la­te­ral fa­ci­li­tó el desa­rro­llo del co­mer­cio en­tre los dos ma­res has­ta la lle­ga­da del fe­rro­ca­rril.

Pa­ra pro­te­ger las ri­be­ras, la ve­lo­ci­dad má­xi­ma au­to­ri­za­da es de ocho ki­ló­me­tros por ho­ra

Des­de 1996, fe­cha en la que el ca­nal fue ins­cri­to en el Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Unes­co, el tu­ris­mo fluvial se ha con­ver­ti­do en su prin­ci­pal mo­tor eco­nó­mi­co. El tra­mo más fre­cuen­ta­do es­tá si­tua­do en­tre Bé­ziers y Car­ca­so­na, por la atrac­ción que su­po­nen sus muchas obras maes­tras, la ciu­dad de Car­ca­so­na y el Gran Bief, un tra­mo del ca­nal de 54 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud que su­po­ne una na­ve­ga­ción fá­cil sin es­clu­sas en­tre Fon­se­ran­nes, cer­ca de Bé­ziers, y el pue­blo de Ar­gens-Mi­ner­vois, gra­cias a la cons­truc­ción del tú­nel de Mal­pas. Na­ve­gar ba­jo es­te tú­nel de 173 me­tros de lon­gi­tud que pa­re­ce más bien una cue­va, le per­mi­ti­rá com­pro­bar la te­na­ci­dad de Pie­rre-Paul Ri­quet fren­te a los obs­tácu­los del ca­mino.

La pe­que­ña ga­ba­rra si­gue avan­zan­do len­ta­men­te a la som­bra de los plá­ta­nos. En am­bas ori­llas se ex­tien­den los vi­ñe­dos del Mi­ner­vois y de las Cor­biè­res, con sus ce­pas ali­nea­das de uvas ca­ri­ñe­na y gar­na­cha, que on­du­lan hacia los Pi­ri­neos mien­tras ma­du­ran ba­jo el sol del Me­dio­día. A lo lar­go del Ca­nal se pue­de atra­car li­bre­men­te pa­ra al­mor­zar, des­cu­brir el in­te­rior de la re­gión, re­la­jar­se o pa­sar la no­che en com­pa­ñía del rui­do de las ho­jas aca­ri­cia­das por el vien­to.

Al­gu­nos mean­dros des­pués del puen­te-ca­nal de Ces­se, el puen­te nue­vo del pue­blo de Le So­mail, pro­te­gi­do por una pal­me­ra, es­tre­cha el cer­co al río. La an­ti­gua po­sa­da cu­bier­ta de hie­dras brillantes, en la que pa­ra­ban las bar­cas arras­tra­das por ti­ros, lle­va más de tres si­glos aco­gien­do a los via­je­ros. Los “ma­ri­ne­ros de agua dul­ce” se en­tre­tie­nen en las te­rra­zas de los res­tau­ran­tes si­tua­dos en la ori­lla del río.

Más de 50 em­bar­ca­cio­nes cru­zan a dia­rio la es­clu­sa de Ar­gens

Le So­mail es una de las eta­pas más agra­da­bles de la ru­ta de Car­ca­so­na. Có­mo­da­men­te fon­dea­da a la som­bra de un plá­tano, la en­ga­la­na­da ga­ba­rra-tien­da de co­mes­ti­bles, Ta­ma­ta, ven­de pro­duc­tos de la tie­rra y crua­sa­nes fres­cos a los bar­cos de pa­so.

El Ca­nal si­gue avan­zan­do si­nuo­sa­men­te hacia el oeste. Se impone una bre­ve pa­ra­da pa­ra de­gus­tar vino en la bo­de­ga del cas­ti­llo de Ven­te­nac-en-Mi­ner­vois, an­tes de cru­zar el puen­te-ca­nal en ser­vi­cio más an­ti­guo del mun­do, el de Re­pu­dre, cons­trui­do por Pie­rre-Paul Ri­quet en 1679. De re­pen­te, el ca­nal que se in­mis­cu­ye lue­go por una lla­nu­ra, tie­ne que pa­rar an­te un obs­tácu­lo. La es­clu­sa de Ar­gens ha­ce que la na­ve­ga­ción fá­cil y tran­qui­la se vuel­va más com­pli­ca­da a la ho­ra de cru­zar va­rias es­clu­sas.

Al abrir­se las pe­sa­das puer­tas, hay que sa­ber in­tro­du­cir el bar­co por un es­tre­cho cue­llo de bo­te­lla y ama­rrar bien la em­bar­ca­ción con­tra la pa­red ovoi­de. “Pá­sen­me la cuer­da, voy a ayu­dar­les”, suel­ta Mohamed, que lle­va 30 años tra­ba­jan­do de es­clu­se­ro. “Tie­ne que ha­ber siem­pre un pa­sa­je­ro pre­pa­ra­do pa­ra ba­jar del bar­co con una cuer­da, con el fin de ama­rrar­lo más fá­cil­men­te”, les di­ce a los no­va­tos. Cuando el agua cae en cas­ca­da de­lan­te del bar­co, los pa­sa­je­ros sue­len emo­cio­nar­se. Ca­da día, más de 50 bar­cos cru­zan la es­clu­sa de Ar­gens. El am­bien­te es cor­dial pues los pa­sa­je­ros del bar­co sue­len char­lar con los es­clu­se­ros, muy da­dos a dar­les con­se­jos úti­les. Son a me­nu­do poe­tas o ar­tis­tas co­mo Joël Bart­hes, cu­yas es­cul­tu­ras de me­tal y ma­de­ra em­be­lle­cen la es­clu­sa de Ai­gui­lle, pues las ex­tra­ñas es­cul­tu­ras de per­so­na­jes y cria­tu­ras es­tán re­pre­sen­ta­das con hu­mor e iro­nía en sus la­bo­res.

La pe­que­ña ga­ba­rra cru­za puen­tes, acue­duc­tos, es­clu­sas y pue­blos an­tes de lle­gar a Car­ca­so­na. “Ama­rren la bar­ca en Trè­bes y to­men un ta­xi o el au­to­bús pa­ra lle­gar a Car­ca­so­na, así evi­ta­rán sie­te es­clu­sas y ga­na­rán me­dia jor­na­da”, nos acon­se­ja el es­clu­se­ro de Fon­fi­le.

In­de­pen­dien­te­men­te del me­dio de trans­por­te ele­gi­do, to­dos los ca­mi­nos lle­van a Car­ca­so­na. Es­ta be­lla ciu­dad me­die­val, con 52 to­rres y do­ble mu­ra­lla de tres ki­ló­me­tros de lon­gi­tud, es­tá ins­cri­ta en el Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Unes­co des­de 1997.

Re­gre­sa­re­mos des­pués al bar­co co­mo si vol­vié­ra­mos a ca­sa pa­ra dis­fru­tar de los úl­ti­mos días de cru­ce­ro. Quie­nes deseen sa­ber más so­bre tan in­gen­te obra de in­ge­nie­ría pue­den acer­car­se a La Mai­son de la Hau­te Ga­ro­ne, en el mu­ni­ci­pio de Por­tLau­ra­gais, en­tre Car­ca­so­na y Tou­lou­se, don­de un es­pa­cio ex­po­si­ti­vo de 200 me­tros cua­dra­dos ex­hi­be fo­tos y ma­que­tas que dan una idea de la com­ple­ji­dad del Ca­nal de Mi­di, que se cons­tru­yó con pi­co y pa­la, y de la per­so­na­li­dad de Pie­rre-Paul Ri­quet, un ade­lan­ta­do a su tiem­po en el tra­to con los tra­ba­ja­do­res.

En una so­la se­ma­na, so­lo se pue­de des­cu­brir una pe­que­ña par­te del Ca­nal de Mi­di, y mu­chos desea­rán vol­ver en una se­gun­da oca­sión, qui­zás a bor­do de una de las ga­ba­rras-hotel acos­ta­das a lo lar­go de la vía de agua.

Un gru­po de ci­clis­tas pe­da­lea fren­te al cas­ti­llo de la lo­ca­li­dad de Ven­te­nac-en-Mi­ner­vois (arri­ba iz­da). Dcha: la ca­te­dral de Saint Na­zai­re re­ma­ta la co­li­na don­de se asien­ta Bé­ziers, una de las ciu­da­des prin­ci­pa­les que atra­vie­sa el ca­nal. A sus pies, el puen­te vie­jo cru­za el río Orb. Aba­jo: un bar­co se de­tie­ne en la es­clu­sa de Fon­fi­le, cer­ca de Blo­mac, gra­cias a la cual po­drá sal­var un des­ni­vel de sie­te me­tros.

El Ca­nal de Mi­di fue ex­ca­va­do a mano. Tie­ne una an­chu­ra que os­ci­la en­tre los 20 y los 24 me­tros y una pro­fun­di­dad me­dia de dos me­tros. En el re­co­rri­do hay 69 es­clu­sas, de las cua­les 33 son ma­nua­les. Al­gu­nas de ellas tie­nen ho­ra­rios de­ter­mi­na­dos y son de pa­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.