De las 1.200 is­las que Croa­cia tie­ne en el Adriá­ti­co, Brač es la ter­ce­ra en ex­ten­sión

Geo - - DESCUBIERTA -

Tum­bar­seen la pla­ya con las olas rom­pien­do fren­te a uno, pe­ro ha­cién­do­lo tam­bién a su es­pal­da. Sue­na ex­tra­ño, pe­ro es per­fec­ta­men­te po­si­ble en la sor­pren­den­te Zlat­ni Rat, en la cos­ta me­ri­dio­nal de Brač, la ter­ce­ra ma­yor por su ex­ten­sión – ca­si 400 ki­ló­me­tros cua­dra­dos– de las más de 1.200 is­las –exac­ta­men­te 698 is­las, 389 is­lo­tes y 78 arre­ci­fes– que Croa­cia tie­ne en el mar Adriá­ti­co, só­lo me­dio cen­te­nar de ellas ha­bi­ta­das per­ma­nen­te­men­te por al me­nos una per­so­na.

La es­tre­cha len­gua trian­gu­lar de gui­ja­rros blan­cos, co­no­ci­da tam­bién co­mo el Cuerno de Oro, pe­ne­tra más de me­dio ki­ló­me­tro en­tre aguas tan trans­pa­ren­tes que las em­bar­ca­cio­nes y los pe­ces pa­re­cen le­vi­tar so­bre los fon­dos ma­ri­nos. Y pa­ra aca­bar de ha­cer­la úni­ca, ade­más es una pla­ya que se mue­ve. El ca­pri­cho de los vien­tos, las co­rrien­tes y las mareas la ha­ce cam­biar con­ti­nua­men­te de for­ma: su pun­ta pue­de lle­gar a os­ci­lar has­ta 50 me­tros a de­re­cha o iz­quier­da, por lo que no re­sul­ta bue­na idea ele­gir­la pa­ra una sies­ta.

Una pie­dra de gran pu­re­za pa­ra el pa­la­cio de Dio­cle­ciano

Zlat­ni Rat es el icono de la is­la. Tam­bién el prin­ci­pal fo­co de atrac­ción pa­ra los mi­les de tu­ris­tas que lle­gan a Brač en la do­ce­na de bar­cos que la co­nec­tan dia­ria­men­te en ve­rano, en un tra­yec­to de unos 45 mi­nu­tos, con Split, la prin­ci­pal ciu­dad del sur croa­ta y la se­gun­da más po­bla­da del país, y el bal­nea­rio cos-

te­ro de Ma­kars­ka (en ve­rano hay tam­bién un vue­lo des­de Za­greb los fi­nes de se­ma­na).

De he­cho, du­ran­te los me­ses de buen tiem­po la pla­ya sue­le es­tar has­ta la ban­de­ra de ba­ñis­tas, que pug­nan por ha­cer­se un hue­co en­tre sus dos cer­ca­nas ori­llas. El res­to de la is­la es­tá mu­cho me­nos con­cu­rri­do. La ma­yor par­te ape­nas re­ci­be vi­si­tan­tes, y en reali­dad hay mu­cho más por des­cu­brir en es­te pe­da­zo del Me­di­te­rrá­neo que han do­mi­na­do ro­ma­nos, áva­ros, es­la­vos, ve­ne­cia­nos, oto­ma­nos, aus­tro-hún­ga­ros y yu­gos­la­vos.

El fe­rri de Split de­ja a los via­je­ros en el puer­to de Su­pe­tar, la prin­ci­pal po­bla­ción de Brač, un pue­blo ma­ri­ne­ro de la cos­ta nor­te ro­dea­do de mon­tes que en pri­ma­ve­ra hue­len a mal­va, romero, sal­via y la­van­da. Su es­tam­pa es tí­pi­ca­men­te dál­ma­ta, con su igle­sia de es­ti­lo ve­ne­ciano y sus ca­sas de pie­dra ca­li­za blan­ca y te­jas de are­nis­ca ro­ji­za, en las que vi­ven 3.500 de los 14.000 ha­bi­tan­tes de la is­la.

Es­ta pie­dra om­ni­pre­sen­te, de una pu­re­za que re­cuer­da el már­mol –y que fue his­tó­ri­ca­men­te una mal­di­ción pa­ra agri­cul­to­res y pas­to­res en bus­ca de par­ce­las don­de tra­ba­jar– con­vir­tió a Brač en un im­por­tan­te cen­tro de ac­ti­vi­dad mi­ne­ra des­de épo­ca ro­ma­na. Con ella se cons­tru­yó el in­men­so pa­la­cio de Dio­cle­ciano de Split, de 160 por 190 me­tros, edi­fi­ca­do en­tre los si­glos III y IV de nues­tra era, de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. En el in­te­rior de sus mu­ra­llas se em­bu­tió pos­te­rior­men­te bue­na par­te del va­lio­so cen­tro his­tó­ri­co de la ur­be croa­ta. Los ro­ma­nos la em­plea­ron pa­ra eri­gir an­fi­tea­tros, tem­plos, tum­bas y has­ta ciu­da­des en­te­ras a lo lar­go de to­da la cos­ta dál­ma­ta. En la Edad Me­dia dio for­ma a di­ver­sas igle­sias, cam­pa­na­rios y for­ti­fi­ca­cio­nes de la re­gión.

Una es­cue­la de ta­lla­do­res pre­ser­va el vie­jo ofi­cio

En Brač ase­gu­ran que su pie­dra blan­ca se uti­li­zó tam­bién en edi­fi­cios co­mo los par­la­men­tos de Vie­na y Bu­da­pest, el Reichs­tag de Ber­lín, la se­de de las Na­cio­nes Uni­das en Nue­va York e in­clu­so la Ca­sa Blan­ca en Washington, aun­que es­ta úl­ti­ma afir­ma­ción no vie­ne ava­la­da por fuen­te his­tó­ri­ca al­gu­na y de he­cho

Las pla­yas sue­len es­tar has­ta la ban­de­ra, pe­ro el in­te­rior ape­nas re­ci­be vi­si­tas

Si­tua­da en la cos­ta nor­te, en­tre las po­bla­cio­nes de Su­pe­tar y Pos­ti­ra, Splits­ka po­see una de las bahías más be­llas de la is­la. Su abun­dan­te ve­ge­ta­ción, li­ga­da a la transparencia de sus aguas, la ha con­ver­ti­do en uno de los des­ti­nos pre­fe­ri­dos del tu­ris­mo fa­mi­liar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.