LA CIU­DAD NA­TAL DE CRIS­TÓ­BAL CO­LÓN QUIE­RE HA­CER UN LIF­TING A SU PUER­TO

Geo - - EN PORTADA - Vi­cen­te Rea

abar­ca una cas­ca­da de te­jas beis rosado que re­fle­jan la luz de una ma­ne­ra úni­ca. A la caí­da de la tar­de, un ha­lo le­cho­so en­vuel­ve ese gran an­fi­tea­tro ado­sa­do a las mon­ta­ñas; en el cen­tro, co­mo si fue­se un es­ce­na­rio, los as­ti­lle­ros de re­pa­ra­ción se ven ani­ma­dos por un ba­llet de grúas y na­víos.

“Gé­no­va es una ciu­dad obli­cua”, es­cri­bió el no­ve­lis­ta es­pa­ñol Vi­cen­te Blan­co Ibá­ñez. A la ma­ne­ra de Lis­boa, aun­que me­nos cur­ti­da. Maraña cu­bis­ta en to­nos pas­tel, me­di­na la­ti­na, sus ca­rrug­gi, esas ca­lles que si­guen el tra­za­do de an­ti­guos to­rren­tes, se pre­ci­pi­tan hacia el mar.

Sa­li­ta (cues­ta), piaz­zet­ta (pla­zue­la), vi­co (ca­mino)... La to­po­ni­mia trai­cio­na los tra­mos de es­ca­le­ras abo­ve­da­das y de ca­lles tan es­tre­chas que se pue­den to­car am­bas pa­re­des al ex­ten­der los bra­zos. Obli­cua, sí, y ver­ti­cal en gra­do su­mo.

En­ce­rra­da en­tre mon­ta­ñas, se ex­ten­dió hacia arri­ba

Co­mo Nue­va York, Gé­no­va es una ciu­dad ex­ten­di­da a lo al­to. Sus ca­lle­jue­las se ven bor­dea­das de cons­truc­cio­nes de al­tu­ra con­si­de­ra­ble. Seis, sie­te, ocho pi­sos con sus per­sia­nas en­tre­abier­tas, pin­ta­das de ver­de os­cu­ro, ca­si siem­pre. Des­de aba­jo uno se pue­de re­tor­cer el cue- llo in­ten­tan­do con­tem­plar un tro­zo de cie­lo. “Es un Man­hat­tan me­die­val”, ex­cla­ma Pie­ran­ge­lo Cam­po­do­ni­co, el di­rec­tor del apa­sio­nan­te Ga­la­ta Mu­seo del Ma­re (Mu.MA). “Es pre­ci­sa­men­te en la Edad Me­dia cuando Gé­no­va ex­pe­ri­men­ta su pri­mer pe­rio­do de au­ge eco­nó­mi­co. En­ce­rra­da en­tre mon­ta­ñas, la ciu­dad no po­día ex­ten­der­se ho­ri­zon­tal­men­te, así que cre­ció hacia arri­ba”. Su cons­tre­ñi­da geo­gra­fía obli­ga­ba a los ge­no­ve­ses a na­ve­gar y bus­car for­tu­na allen­de los ma­res. Cons­tru­ye­ron mi­les de na­víos, trans­por­ta­ron a ca­ba­lle­ros y pe­re­gri­nos hacia Orien­te, se en­ri­que­cie­ron con las Cru­za­das, aplas­ta­ron Pi­sa e in­clu­so du­ran­te un tiem­po eclip­sa­ron Ve­ne­cia, su gran ri­val. Du­ran­te el si­glo XIV, con­ver­ti­da en Re­pú­bli­ca Ma­rí­ti­ma go­ber­na­da por un dux o

do­go, Gé­no­va rei­na­ba so­bre un im­pe­rio co­mer­cial, con­tro­lan­do asen­ta­mien­tos y una red de puer­tos en Cór­ce­ga, Cri­mea, el Ma­greb y Cons­tan­ti­no­pla.

En uno de sus re­la­tos de via­je, Pe­trar­ca la apo­dó “su­per­ba, mag­ní­fi­ca”. El puer­to, re­mo­de­la­do in­nu­me­ra­bles ve­ces, guar­da po­cas tra­zas de ese pa­sa­do glo­rio­so, pe­ro en otras par­tes de la ciu­dad, la pu­jan­za me­die­val per­vi­ve en la ca­lle de los Or­fe­bres o en la de los Do­ra­do­res, en

la pla­za de las Hier­bas o en los tres claus­tros se­cre­tos de San­ta Ma­ria di Cas­te­llo, o in­clu­so en la Ca­te­dral de San Lorenzo, que con­tie­ne, en­tre otros te­so­ros de origen bi­zan­tino, una co­pa co­lor es­me­ral­da que du­ran­te mu­cho tiem­po pa­só por ser el San­to Grial. El Me­die­vo es­tá pre­sen­te, no así el ele­men­to ma­rí­ti­mo. Y sin em­bar­go, cin­co si­glos an­tes de Ren­zo Piano, otro pai­sano de la ciu­dad al­can­zó un des­tino cé­le­bre: Cris­tó­bal Co­lón na­ció en Gé­no­va. La ca­sa-mu­seo que lle­va su nom­bre, si­tua­da de­trás de la Porta So­pra­na, no es sino una re­crea­ción, y de­lan­te de la es­ta­ción de Piaz­za Prin­ci­pe, su es­ta­tua sir­ve de per­che­ro a las pa­lo­mas. ¡Y sin em­bar­go, la ciu­dad le de­be bas­tan­te! Ca­pi­ta­lis­tas ade­lan­ta­dos a su tiem­po, los ge­no­ve­ses, in­ven­to­res de la ban­ca mo­der­na y de las so­cie­da­des de ac­cio­nis­tas, se lan­za­ron a apro­ve­char la opor­tu­ni­dad abier­ta por el na­ve­gan­te, con­vir­tién­do­se en un abrir y ce­rrar de ojos en fi­nan­cia­do­res in­ter­na­cio­na­les. Car­los V y sus des­cen­dien­tes, per­pe­tua­men­te en­deu­da­dos, fue­ron sus prin­ci­pa­les clien­tes. Los emi­sa­rios de la Re­pú­bli­ca de Gé­no­va aguar­da­ban el re­torno de los na­víos es­pa­ño­les al puer­to de Se­vi­lla y to­ma­ban lo que se les de­bía, pa­ra lle­var­lo des­pués al pa- laz­zo San Gior­gio, no sin an­tes fir­mar nue­vos prés­ta­mos a sus deu­do­res. Du­ran­te ese “Si­glo de Oro” – il se­co­lo dei Ge­no­ve­si– las gran­des fa­mi­lias acu­mu­la­ron for­tu­nas es­tra­tos­fé­ri­cas. Los Gri­mal­di, Spi­no­la, Du­raz­zo, Fies­chi, Do­ria –uno de cu­yos des­cen­dien­tes, es el ac­tual al­cal­de, de iz­quier­das– cons­ti­tu­ye­ron una oli­gar­quía pe­ren­ne, cons­trui­da a ba­se de alian­zas y de un es­tric­to có­di­go. Una de sus re­glas pu­so en mar­cha, en 1576, el sis­te­ma co­no­ci­do co­mo ro­lli (ver recuadro), el uso de pa­la­cios des­ti­na­dos a in­vi­ta­dos ofi­cia­les.

Tam­bién fes­te­jó el quin­to cen­te­na­rio del via­je de Co­lón

“Es­tas gran­des man­sio­nes han per­ma­ne­ci­do aban­do­na­das du­ran­te mu­cho tiem­po”, ex­pli­ca Ma­ria An­ge­la Da­vi­co, ar­queó­lo­ga apa­sio­na­da por la his­to­ria de su ciu­dad. “Un día nos di­mos cuen­ta de que eran al­go más que un en­go­rro he­re­da­do del pa­sa­do, con el cual no sa­bía­mos qué ha­cer”. En 2006, 42 ro­lli pa­sa­ron a la lis­ta del Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Hu­ma­ni­dad. Es­te lo­gro se ins­cri­bía den­tro de un mo­vi­mien­to de res­tau­ra­ción lan­za­do en 1992, fe­cha cla­ve en la his­to­ria de la ciu­dad.

Ese año tam­bién Gé­no­va fes­te­ja­ba el quin­to cen­te­na­rio del via­je de Co­lón. Ren­zo Piano se ha­bía de­ci­di­do a abor­dar la trans­for­ma­ción del vie­jo puer­to, en aque­lla épo­ca oxi­da­do y an­cla­do en sus ba­rre­ras y pues­tos de adua­nas. “Pa­ra no­so­tros era una tie­rra de na­die”, re­cuer­da Pie­ran­ge­lo Cam­po­do­ni­co, di­rec­tor del Mu.MA. “Só­lo acu­día­mos por allí una vez al año, cuando nos íba­mos de va­ca­cio­nes a Cer­de­ña”. A par­tir de es­ta fe­cha, Piano ha de­mo­li­do, em­be­lle­ci­do y reha­bi­li­ta­do los vie­jos al­ma­ce­nes, ha con­ce­bi­do un aquarium, ha ins­ta­la­do una es­fe­ra trans­lú­ci­da y una ara­ña de hie­rro que evo­ca la grúa de un car­gue­ro... Los ge­no­ve­ses, es­tu­pe­fac­tos, han re­des­cu­bier­to el mar. Ele­gi­da Ca­pi­tal Eu­ro­pea de la Cul­tu­ra en 2004, la ciu­dad se pu­so a so­ñar. Piano tam­bién, has­ta di­se­ñar una utopía: L’Af­fres­co: una re­mo­de­la­ción in­te­gral del li­to­ral ge­no­vés, en el que se in­cluía el des­pla­za­mien­to del ae­ro­puer­to a una is­la crea­da es­pe­cí­fi­ca­men­te ad hoc. ¡16.000 mi­llo­nes de eu­ros! L’Af­fres­co se que­dó en los pla­nos... Pe­ro el pro­yec­to Blue­print se ins­pi­ró en él. “Hu­me­dad, luz, lo­cu­ra, bru­ma, pe­ces, Áfri­ca, sue­ño, ma­reo, fan­ta­sía. Y en la os­cu­ri­dad de los ar­ma­rios, sá­ba­nas de lino y briz­nas de la­van­da”. En po­cas pa­la­bras Pao­lo Con­te –de origen pia­mon­tés–

lo ex­pre­sa­ba me­jor que na­die, en su can­ción Ge­no­va per noi.

Se­ría de­ma­sia­do fá­cil des­cri­bir­la co­mo el do­ble in­ver­ti­do de Ve­ne­cia: tan in­tro­ver­ti­da y laboriosa co­mo la Se­re­ní­si­ma es exu­be­ran­te e in­do­len­te. ¿Aus­te­ra, la su­per­ba Gé­no­va? No, no es así. Es cier­to que los ge­no­ve­ses han si­do con­si­de­ra­dos tra­di­cio­nal­men­te unos ta­ca­ños. El po­lí­ti­co po­pu­lis­ta Bep­pe Gri­llo, que fue có­mi­co, con­ta­ba el si­guien­te chis­te: “Cuando un ita­liano com­pra el pe­rió­di­co, pre­gun­ta: ‘¿Que le de­bo?’ Si es un ge­no­vés, di­ce: ‘¿Cuán­to me co­bra?”

Con la lle­ga­da del buen tiem­po, a la ho­ra del ape­ri­ti­vo –un ri­tual–, las pla­zue­las se lle­nan de un gen­tío va­rio­pin­to y ale­gre cu­yos ecos re­sue­nan en ese la­be­rin­to me­die­val.

Hay una ca­lle que co­pia el con­torno del puer­to, re­cu­lan­do li­ge­ra­men­te. Un nú­cleo co­mer­cial que va cam­bian­do de nom­bre, has­ta cua­tro ve­ces: via San Luca, via di Fos­sa­te­llo, via del Cam­po y via di Prè. Pa­sear por es­ta ca­lle es dar una vuel­ta al mun­do. To­nos de piel y co­lo­ri­dos de las ves­ti­men­tas, olo­res y acen­tos, to­do se mez­cla en ella. Un pe­lu­que­ro tur­co, pues­tos ates­ta­dos de na­ran­jas, dos ge­no­ve­ses me­dio bo­rra­chos que dis­cu­ten en li­gur, rue­das de que­so par­me­sano, un ul­tra­ma­ri­nos se­ne­ga­lés, una tien­da de ca­fé, una fa­mi­lia en chán­dal, otra con tú­ni­cas afri­ca­nas, un ma­gre­bí re­par­tien­do car­bón...

Y en un pa­sa­je, dos chi­cas “de gran­des ojos co­lor de ho­ja”, co­mo las que des­cri­be Fa­bri­zio De An­dré, tam­bién ge­no­vés, el “Bras­sens ita­liano” que can­tó a es­te ba­rrio en los años se­sen­ta.

La ciu­dad siem­pre ha aco­gi­do a nue­vos ha­bi­tan­tes de fue­ra

En la ac­tua­li­dad, unos 55.000 ex­tran­je­ros vi­ven ofi­cial­men­te en Gé­no­va, es de­cir un 10% de la po­bla­ción. Y un be­bé de ca­da cin­co tie­ne los dos pro­ge­ni­to­res ex­tran­je­ros. La re­gión de Li­gu­ria li­de­ra el por­cen­ta­je de ma­tri­mo­nios mix­tos (13,2 %) en Ita­lia. Los Du­raz­zo, que die­ron a la ciu­dad nue­ve do­gos y dos car­de­na­les, sur­gie­ron asi­mis­mo de una fa­mi­lia de re­fu­gia­dos al­ba­ne­ses. “Gé­no­va nun­ca fue una ciu­dad de emi­gra­ción. Al con­tra­rio”, pre­ci­sa Pie­ran­ge­lo Cam­po­do­ni­co, “siem­pre ha aco­gi­do a nue­vos ha­bi­tan­tes, pri-

SE SU­PO­NE QUE ES AUS­TE­RA Y LABORIOSA: LA DO­BLE DE VE­NE­CIA PE­RO AL RE­VÉS

me­ro li­gu­res, pia­mon­te­ses y lom­bar­dos. Des­pués los lle­ga­dos del Mez­zo­giorno, la Ita­lia me­ri­dio­nal, Áfri­ca del Nor­te, Asia y úl­ti­ma­men­te, Amé­ri­ca La­ti­na”.

Gé­no­va es un cru­ce de ca­mi­nos, y su puer­to, que se ex­tien­de a lo lar­go de 20 ki­ló­me­tros, cree más que nun­ca en el por­ve­nir.

Pao­lo Emilio Sig­no­ri­ni ha­ce ga­la de un jui­cio­so op­ti­mis­mo. Nue­vo pre­si­den­te de la Au­to­ri­dad de la Or­ga­ni­za­ción del mar de Li­gu­ria oc­ci­den­tal, di­cho de otra ma­ne­ra, de los puer­tos de Gé­no­va y Sa­vo­na, no de­ja de sub­ra­yar las ven­ta­jas de es­te lu­gar: “Nos ha­lla­mos en el ex­tre­mo de la ru­ta de los Al­pes, el ca­mino más cor­to en­tre Eu­ro­pa del Nor­te y el Me­di­te­rrá­neo, a tra­vés de Sui­za y Mi­lán. Es un co­rre­dor his­tó­ri­co, que la Unión Eu­ro­pea va a con­ti­nuar desa­rro­llan­do. Ade­más, in­clu­so si nues­tros gran­des ar­ma­do­res han pre­fe­ri­do ins­ta­lar­se en Mó­na­co, no­so­tros te­ne­mos aquí cons­truc­to­res, ex­pe­di­do­res, co­rre­do­res de se­gu­ros, em­pre­sas ase­gu­ra­do­ras, es­pe­cia­lis­tas en de­re­cho del mar. To­do el co­no­ci­mien­to que apor­ta la ex­pe­rien­cia”.

Muy pron­to los ge­no­ve­ses re­cu­pe­ra­rán el mar

Cier­ta­men­te Gé­no­va no es Ham­bur­go ni Rot­ter­dam, pe­ro si­gue sien­do el pri­mer puer­to de la Pe­nín­su­la Itá­li­ca. De los as­ti­lle­ros Fin­ca­tie­ri sur­gen los ma­yo­res trans­atlán­ti­cos del mun­do, es­pe­cial­men­te los de Cos­ta Cru­ce­ros, com­pa­ñía ge­no­ve­sa y pri­me­ra eu­ro­pea del sec­tor. “La mun­dia­li­za­ción ha abier­to el co­mer­cio ma­rí­ti­mo”, ex­pli­ca el pre­si­den­te del puer­to. “De­be­mos reac­cio­nar, im­pe­ra­ti­va­men­te”. De he­cho, Sin­ga­pur ha in­ver­ti­do ya mi­llo­nes de eu­ros en la mo­der­ni­za­ción del puer­to, y des­de en­ton­ces la ciu­dad flir­tea dis­cre­ta­men­te con los chi­nos. Aquí na­die ol­vi­da las promesas de la blue eco­nomy, la ri­que­za que lle­ga por el mar, cu­yos pi­la­res son el fle­te y la cons­truc­ción na­val, por su­pues­to, y tam­bién el tu­ris­mo. “En Sa­vo­na, el pa­sa­do año, los cru­ce­ris­tas de­ja­ron 30 mi­llo­nes de eu- ros”, aña­de Pao­lo Emilio Sig­no­ri­ni. “Te­ne­mos la suer­te de con­tar con dos puer­tos de aguas pro­fun­das que nos per­mi­ten lle­var a mi­llo­nes de pa­sa­je­ros has­ta el co­ra­zón de ciu­da­des mi­le­na­rias”.

El am­bi­cio­so pro­yec­to con­lle­va­rá enor­mes tra­ba­jos an­tes de que los mue­lles de Sam­pier­da­re­na pue­dan aco­ger a los por­ta­con­te­ne­do­res, ca­da vez ma­yo­res, des­con­ges­tio­nan­do el vie­jo puer­to, que que­da­rá re­ser­va­do pa­ra los fe­rris y los cru­ce­ros. El es­pí­ri­tu Blue­print mar­ca teó­ri­ca­men­te la pau­ta. “El pro­ble­ma es que to­do es­to tie­ne que su­ce­der en el mis­mo cen­tro de la ciu­dad”, re­cuer­da Luca Pa­tro­ne, el coor­di­na­dor del pro­yec­to. “¡Imagine unas obras de tal envergadura a los pies de Nô­tre-Da­me!” El Ayun­ta­mien­to ha pro­me­ti­do que los tra­ba­jos se ini­cia­rán an­tes de fin de año. Pe­ro el pro­yec­to es­tá ya en men­te de to­dos. “Cuando era un crío, en la me­sa, muchas de las con­ver­sa­cio­nes gi­ra­ban en torno al puer­to”, cuen­ta Pie­ran­ge­lo Cam­po­do­ni­co, el di­rec­tor del Mu.MA. “Mi pa­dre tra­ba­ja­ba allí, co­mo to­dos sus ami­gos. Y des­pués, po­co a po­co, la gen­te en­con­tró tra­ba­jo en otros lu­ga­res. Se de­jó de ha­blar de él. Aho­ra, con to­dos es­tos pro­yec­tos, el puer­to en­tra de nue­vo en nues­tras ca­sas. In­clu­so ire­mos a pa­sear­nos allí los fi­nes de se­ma­na”. Re­no­var el víncu­lo de los ge­no­ve­ses con el mar. Los tra­ba­jos no han he­cho más que co­men­zar, pe­ro Ren­zo Piano ya ha ga­na­do su apues­ta.

El puer­to fue re­mo­de­la­do en par­te en los no­ven­ta por el ar­qui­tec­to es­tre­lla ge­no­vés Ren­zo Piano. Su nue­vo pro­yec­to –Blue­print– pre­vé una gran reor­de­na­ción, que eli­mi­na­rá la au­to­pis­ta ele­va­da y edi­fi­cios de es­té­ti­ca du­do­sa.

Los ves­ti­gios del claus­tro de San An­drea –ar­cos, co­lum­nas y po­zo cen­tral– se con­ser­van cer­ca de la ca­sa don­de se cree que na­ció Cris­tó­bal Co­lón hacia 1450. Fue re­cons­trui­da en el si­glo XVIII.

Des­de la piaz­zet­ta Po­llaiuo­li, en el co­ra­zón ur­bano, se ex­tien­de un en­tra­ma­do de ca­rrug­gi, un dé­da­lo de ca­lle­jo­nes al que ape­nas lle­ga la luz del sol. El al­ma de la an­ti­gua Re­pú­bli­ca Ma­rí­ti­ma re­si­de en es­te es­tre­cho la­be­rin­to don­de vi­ven al­gu­nos lo­ca­les cen­te­na­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.