DES­CU­BIER­TA La­bo­ra­to­rio flo­tan­te en la An­tár­ti­da

El océano An­tár­ti­co, que ro­dea el con­ti­nen­te blan­co, es el ma­yor su­mi­de­ro de car­bono del pla­ne­ta. ¿Có­mo fun­cio­na? ¿Du­ran­te cuán­to tiem­po se­gui­rá ac­tuan­do co­mo ba­luar­te con­tra el ca­len­ta­mien­to cli­má­ti­co? A lo lar­go de tres me­ses, un equi­po de cien­tí­fi­cos h

Geo - - SUMARIO - POR JEAN-FRA­NÇOIS LAGROT (TEX­TO Y FO­TOS)

Un equi­po de cien­tí­fi­cos via­ja a bor­do del Aka­de­mic Tr­yosh­ni­kov más allá del pa­ra­le­lo 50 Sur pa­ra ana­li­zar el im­pac­to del cam­bio cli­má­ti­co en el con­ti­nen­te blan­co.

Día úl­ti­mo del mes de fe­bre­ro de 2017. El ve­rano aus­tral to­ca a su fin. Ha­ce tres días que el Aka­de

mic Tr­yosh­ni­kov zar­pó des­de Chi­le. El rom­pehie­los ru­so, fle­ta­do por el Ins­ti­tu­to Po­lar Sui­zo, vuel­ve a sur­car las aguas an­tár­ti­cas, so­bre­pa­san­do el pa­ra­le­lo 50 Sur y sus vien­tos, co­no­ci­dos co­mo los 50 au­lla­do­res. Des­de su sa­li­da de Ciu­dad del Ca­bo, el 20 de di­ciem­bre, los in­ves­ti­ga­do­res de la ex­pe­di­ción cien­tí­fi­ca ACE (Ex­pe­di­ción pa­ra la Cir­cun­na­ve­ga­ción An­tár­ti­ca) han re­co­rri­do ya dos ter­cios de su pe­ri­plo al­re­de­dor del con­ti­nen­te aus­tral (ver ma­pa), ha­cien­do es­ca­la en al­gu­nos de los ar­chi­pié­la­gos y tie­rras me­jor pre­ser­va­dos del mun­do: Ma­rion, Cro­zet, Kerguelen, Ba­lleny, Scott, Pe­dro I, Die­go Ra­mí­rez...

En es­te pun­to de la ex­pe­di­ción, pa­ra el re­no­va­do equi­po cien­tí­fi­co em­bar­ca­do en Pun­ta Are­nas, la mi­sión con­sis­te en com­ple­tar el re­co­rri­do al­re­de­dor del con­ti­nen­te blan­co a tra­vés del Atlán­ti­co Sur y de las is­las suban­tár­ti­cas que ja­lo­nan la re­mon­ta­da has­ta el Áfri­ca aus­tral. El ob­je­ti­vo de es­ta pio­ne­ra mi­sión que va a du­rar tres me­ses y ha mo­vi­li­za­do a 150 cien­tí­fi­cos pro­ce­den­tes de 18 paí­ses, con­sis­te en com­pren­der me­jor el im­pac­to del cam­bio cli­má­ti­co en el con­ti­nen­te blan­co. Y es­pe­cial­men­te, el mo­do en que el va­lio­sí­si­mo océano An­tár­ti­co, que al­can­za el 25% de la su­per­fi­cie ma­ri­na mun­dial y ab­sor­be el 40% de nues­tras emi­sio­nes de car­bono, ac­túa so­bre el cli­ma y la re­gu­la­ción de los efec­tos del ca­len­ta­mien­to glo­bal.

Una vez a bor­do del Aka­de­mik Tr­yosh­ni­kov, los cien­tí­fi­cos se han de­di­ca­do prin­ci­pal­men­te a ana­li­zar los vien­tos, las olas, las co­rrien­tes, el hie­lo y las pre­ci­pi­ta­cio­nes, con la in­ten­ción de tra­zar la evo­lu­ción del cli­ma an­tár­ti­co y ela­bo­rar mo­de­los de pre­dic­ción. Otro de sus ob­je­ti­vos es ahon­dar en el co­no­ci­mien­to del ci­clo del car­bono en es­ta zo­na del pla­ne­ta, con el fin de com­pren- der me­jor el fun­cio­na­mien­to de es­ta burbuja na­tu­ral que su­po­ne el An­tár­ti­co.

Si­tua­do en la po­pa del na­vío de 134 me­tros de es­lo­ra ba­rri­do por los vien­tos, Ale­xan­der Hau­mann lan­za una son­da al mar. Tra­ta de com­pren­der por qué el océano An­tár­ti­co es ca­da vez me­nos sa­la­do. Ocea­nó­gra­fo del Ins­ti­tu­to Fe­de­ral de Tec­no­lo­gía de Zu­rich, co­la­bo­ra en va­rios de los 22 pro­yec­tos es­co­gi­dos pa­ra es­ta ex­pe­di­ción. Una vez lan­za­da la son­da, lu­chan­do con­tra la bo­rras­ca gla­cial, Ale­xan­der vuel­ve a su la­bo­ra­to­rio. Con la mi­ra­da con­cen­tra­da en la pan­ta­lla del or­de­na­dor, ob­ser­va la tem­pe­ra­tu­ra del agua caer de 6,3°C en la su­per­fi­cie a 1°C pa­sa­dos los 65 me­tros de pro­fun­di­dad.

A con­ti­nua­ción, Hau­mann ayu­da a la cli­ma­tó­lo­ga

ame­ri­ca­na de origen ru­so Ma­ría Tsu­ker­nik, alias Mas­ha, a sol­tar un grue­so ba­lón in­fla­do de he­lio y do­ta­do de una son­da en­car­ga­da de re­gis­trar, en­tre otros da­tos, la tem­pe­ra­tu­ra y la hu­me­dad du­ran­te su as­cen­sión hacia el fir­ma­men­to. Del otro la­do del ta­bi­que, un ejér­ci­to de ocea­nó­gra­fos ana­li­za las mues­tras de agua to­ma­das es­ta ma­ña­na por su ro­set­te, un apa­ra­to con 24 tu­bos que han en­via­do, por eta­pas su­ce­si­vas, has­ta 1.500 me­tros de pro­fun­di­dad.

El Aka­de­mik Tr­yosh­ni­kov es una es­pec­ta­cu­lar col­me­na cien­tí­fi­ca. Hay la­bo­ra­to­rios mon­ta­dos en ca­da rin­cón del bar­co. In­clu­so la proa ha si­do acon­di­cio­na­da: se han dis­pues­to en ella seis con­te­ne­do­res, trans­for­ma­dos en au­tén­ti­cos la­bo­ra­to­rios tec­no­ló­gi­cos, equi­pa­dos con apa­ra­tos de me­di­ción des­ti­na­dos a re­co­ger con­ti­nua­men­te mues­tras de la at­mós­fe­ra y el océano.

Allá don­de uno se en­cuen­tre, pa­ra pa­sar de un la­bo­ra­to­rio a otro, es ne­ce­sa­rio cru­zar por en­ci­ma de tu­bos de con­duc­ción. La tem­pe­ra­tu­ra y la con­duc­ti­vi­dad del agua, las tra­zas de me­ta­les, las pro­pie­da­des óp­ti­cas del océano: to­dos es­tos pa­rá­me­tros son es­cru­ta­dos y des­pués al­ma­ce­na­dos en un gran ban­co de da­tos don­de se­rán tra­ta­dos a lo lar­go de los dos pró­xi­mos años

EN TRES ME­SES DE NA­VE­GA­CIÓN, EL ROM­PEHIE­LOS HA RE­CO­RRI­DO UNA DIS­TAN­CIA DE 33.565 KI­LÓ­ME­TROS

y se ha­rán pú­bli­cos a par­tir del año 2019. Co­mo no po­día ser de otro mo­do, la at­mós­fe­ra y las tie­rras in­su­la­res son tam­bién ob­je­to de ex­haus­ti­vos aná­li­sis. “El in­te­rés de es­ta mi­sión plu­ri­dis­ci­pli­nar re­si­de fun­da­men­tal­men­te en el ca­rác­ter glo­bal y con­cer­ta­do de las in­ves­ti­ga­cio­nes”, ex­pli­ca el bri­tá­ni­co David Wal­ton, di­rec­tor cien­tí­fi­co de la ex­pe­di­ción. “Los ocea­nó­gra­fos co­mu­ni­can in­me­dia­ta­men­te sus re­sul­ta­dos a los cli­ma­tó­lo­gos, y así re­cí­pro­ca­men­te. So­bre el te­rreno, los in­ves­ti­ga­do­res ve­ni­dos de muy di­fe­ren­tes pro­ce­den­cias se ayu­dan en­tre sí y to­man mues­tras los unos pa­ra los otros”. Por­que en la An­tár­ti­da to­do es­tá in­ter­co­nec­ta­do: un cin­tu­rón de co­rrien­tes oceá­ni­cas (ACC, de An­tar­ctic Cir­cum­po­lar Cu­rrent) y una co­ro­na de poderosos vien­tos pro­te­gen la zo­na has­ta aho­ra re­la­ti­va­men­te ais­la­da del cam­bio cli­má­ti­co. Y jun­tos, de he­cho, con­si­guen re­du­cir el ca­len­ta­mien­to glo­bal.

La aus­tra­lia­na Pat­ti Vir­tue, de la Aus­tra­lian An­tar­ctic Di­vi­sion, su­mer­ge sus na­sas, se­me­jan­tes a gran­des re­des pa­ra cap­tu­rar ma­ri­po­sas, en bús­que­da de fi­to­planc­ton. Es la ex­tra­or­di­na­ria ca­pa­ci­dad de fo­to­sín­te­sis de es­tos mi­cro­or­ga­nis­mos, en el cen­tro de to­das las mi­ra­das, lo que per­mi­te que el dió­xi­do de car­bono con­te­ni­do en la at­mós­fe­ra sea trans­for­ma­do en car­bono or­gá­ni­co, an­tes de que se in­cor­po­re a la ca­de­na ali­men­ta­ria, y des­pués al fon­do del océano. Lo cual plan­tea una cues­tión cru­cial: ¿có­mo se adap­ta aquí es­te fa­bu­lo­so me­ca­nis­mo, pues­to que ni el hie­rro ni la luz, esen­cia­les en la fo­to­sín- te­sis, abun­dan en el océano An­tár­ti­co, en su ma­yo­ría cu­bier­to por la ban­qui­sa an­tár­ti­ca en in­vierno? En es­pe­ra de co­no­cer la res­pues­ta, en sus mi­cros­co­pios Gat­ti no so­lo ob­ser­va dia­to­meas o krill: muy a me­nu­do iden­ti­fi­ca mi­cro­fi­bras plás­ti­cas, esas par­tí­cu­las di­mi­nu­tas fru­to de nues­tros desechos o de las re­des de pes­ca.

Una vez ca­ta­lo­ga­das y con­ser­va­das en eta­nol, to­das las mues­tras que han si­do ex­traí­das del ben­tos (tér­mino que de­sig­na el con­jun­to de los or­ga­nis­mos que vi­ven en pro­xi­mi­dad en el fon­do de los océa­nos) son cla­si­fi­ca­das en la bo­de­ga del Aka­de­mik Tr­yosh­ni­kov: co­ra­les blan­dos y du­ros, equi­no­der­mos (ho­lo­tu­rias, es­tre­llas de mar, eri­zos...), y tam­bién es­pe­cies de pe­ces.

Ra­chel Dow­ney, in­ves­ti­ga­do­ra bri­tá­ni­ca que tra­ba­ja pa­ra la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal aus­tra­lia­na, for­ma par­te de un equi­po en­car­ga­do de es­tu­diar la ca­pa­ci­dad de las es­pe­cies bén­ti­cas de cap­tu­rar y al­ma­ce­nar el dió­xi­do de car­bono. La cien­tí­fi­ca mues­tra or­gu­llo­sa­men­te su es­pe­cie pro­te­gi­da: las es­pon­jas. ¿Có­mo co­lo­ni­zan cier­tas zo­nas? Una vez muer­tas, ¿en qué se con­vier­te el car­bono que con­tie­nen?

Des­de el 2000, los cien­tí­fi­cos creían que la zo­na aus­tral del pla­ne­ta ha­bía al­can­za­do su sa­tu­ra­ción de dió­xi­do de car­bono. Su con­cen­tra­ción era ma­yor en la at­mós­fe­ra que en el océano, signo de que las aguas ya no po­dían fi­jar ni di­sol­ver más car­bono. Pe­ro en 2015, un es­tu­dio internacional lle­va­do a ca­bo en la re­gión hi­zo re­na­cer la es­pe­ran­za: la ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción del océano An­tár­ti­co se ha­bía re­pues­to, per­mi­tién­do­le re­cu­pe­rar su pa­pel de su­mi­de­ro de car­bono. Las cau­sas: las aguas de su­per­fi­cie se ha­bían en­fria­do en el sec­tor Pa­cí­fi­co del océano Aus­tral (las aguas frías cap­tan más car­bono) y unas co­rrien­tes oceá­ni­cas ha­bían cam­bia­do el sen­ti­do de su cir­cu­la­ción en la zo­na del Atlán­ti­co.

Ello pro­vo­ca­ba que los or­ga­nis­mos ma­ri­nos cap­ta­ran de nue­vo más car­bono, que re­sul­ta esen­cial pa­ra su cre­ci­mien­to.

Es por tan­to pa­ra la me­di­ción de es­te fe­nó­meno pa­ra lo que los in­ves­ti­ga­do­res que tra­ba­jan ba­jo la di­rec­ción del bri­tá­ni­co David Bar­nes, co­mo Ra­chel Dow­ney, es­tu­dian los es­que­le­tos de las es­pe­cies que tie­nen una lar­ga vi­da, co­mo los co­ra­les du­ros y los mo­lus­cos bi­val­vos. Las es­trías que pre­sen­tan en su su­per­fi­cie, pe­ro tam­bién en el in­te­rior de sus con­chas, a se­me­jan­za de los anillos de un ár­bol, ofre­cen una idea de su cre­ci­mien­to –y por en­de de la can­ti­dad de car­bono al­ma­ce­na­do– a lo lar­go de los años.

Fue al es­tu­diar las co­lec­cio­nes re­co­gi­das por el ex­plo­ra­dor bri­tá­ni­co Ro­bert Scott a co­mien­zos del si­glo XX cuando David Bar­nes tu­vo la idea de com­pa­rar­las con mues­tras to­ma­das un si­glo más tar­de. Una vez iden­ti­fi­ca­das las es­pe­cies que ates­ti­guan me­jor la cap­tu­ra de car­bono, se po­drá es­tu­diar la evo­lu­ción de és­ta en torno al océano An­tár­ti­co.

De pron­to sue­na la alar­ma ge­ne­ral. Mien­tras el

na­vío pe­ne­tra en las aguas del ar­chi­pié­la­go de Geor­gia del Sur, la úni­ca tie­rra ha­bi­ta­da que nos he­mos cru­za­do en es­ta úl­ti­ma par­te de la ex­pe­di­ción, una de­ce­na de ba­lle­nas azu­les, de­tec­ta­das gra­cias a los mi­cró­fo­nos su­mer­gi­dos ca­da 30 mi­llas náu­ti­cas, nos da la bien­ve­ni­da. Es una bue­na se­ñal. Las ba­lle­nas ha­bían des­apa­re­ci­do de los al­re­de­do­res ha­cía tiem­po: es­ta po­se­sión bri­tá­ni­ca fue an­ti­gua­men­te un bas­tión de la pes­ca de ce­tá­ceos. La úl­ti­ma es­ta­ción ba­lle­ne­ra, la de Gryt­vi­ken, ce­só to­da ac­ti­vi­dad en 1965, tras ago­tar los re­cur­sos.

Los tiem­pos cam­bian. Hoy en día, pa­ra ba­jar a tie­rra, hay que to­mar drás­ti­cas me­di­das de bio­se­gu­ri­dad, des­ti­na­das a evi­tar la im­por­ta­ción ac­ci­den­tal de es­pe­cies exó­ge­nas, ani­ma­les o ve­ge­ta­les. Ca­da plie­gue de la mo­chi­la, ca­da bol­si­llo de la cha­que­ta es lim­pia­do y as­pi­ra­do, y las sue­las de las bo­tas se ce­pi­llan me­ticu­losa­men­te y des­pués se su­mer­gen en un pe­di­lu­vio (tan­que pa­ra el calzado), to­do ello an­tes de sa­lir del bar­co. Sin em­bar­go, por el mo­men­to la me­teo­ro­lo­gía lo im­pi­de. Des­de ha­ce dos días una tem­pes­tad im­po­si­bi­li­ta cual­quier des­em­bar­co. En los pa­si­llos, los vai­ve­nes lle­gan a desafiar la ley de la gra­ve­dad.

El al­ta­voz re­pi­te a quien quie­ra es­cu­char­lo, pri­me­ro en ru­so y des­pués en in­glés, que es­tá ter­mi­nan­te­men­te prohi­bi­do su­bir a cu­bier­ta. En el tu­mul­to, David Wal­ton se bam­bo­lea mien­tras in­ten­ta con­ci­liar los in­tere­ses de ca­da uno. El go­bierno bri­tá­ni­co de Geor­gia del Sur aca­ba de de­ne­gar el per­mi­so de vue­lo a los dos he­li­cóp­te­ros del na­vío. Afor­tu­na­da­men­te, que­dan las tres zo­diacs. El am­bien­te es ten­so: las pla­zas pa­ra des­cen­der a tie­rra es­tán muy co­di­cia­das.

EN ES­TAS LA­TI­TU­DES, EL AI­RE ES AÚN MÁS PU­RO QUE EN EL IN­TE­RIOR DE UNA SA­LA ES­TÉ­RIL

Al­gu­nos equi­pos tra­ba­jan des­de ha­ce más de un año en mi­sio­nes que de­ben desa­rro­llar­se pre­ci­sa­men­te en es­ta es­ca­la, y ca­da je­fe de pro­yec­to tie­ne que de­mos­trar que una ex­pe­di­ción a tie­rra re­sul­ta to­tal­men­te in­dis­pen­sa­ble pa­ra el tra­ba­jo de su equi­po. Ve­re­dic­to: los ocea­nó­gra­fos per­ma­ne­ce­rán a bor­do. Co­mo el vien­to se re­cru­de­ce, el ca­pi­tán ru­so de­ci­de po­ner al abri­go el rom­pehie­los en la bahía de Strom­ness, pe­ro el an­cla se des­li­za so­bre el fon­do, y el Aka­de­mik Tr­yosh­ni­kov de­be re­mon­tar la cos­ta en­tre una es­pe­sa tor­men­ta de nie­ve. A es­to le si­gue un deam­bu­lar du­ran­te do­ce ho­ras a tra­vés del océano... Mien­tras, en el co­me­dor, el ma­pa de Geor­gia del Sur des­apa­re­ce de las eti­que­tas en­car­ga­das de mar­car los lu­ga­res prio­ri­ta­rios de to­ma de mues­tras pa­ra ca­da pro­yec­to.

Dos de mar­zo. Al fin, el pri­mer des­em­bar­co tie­ne lu­gar du­ran­te un ines­pe­ra­do pe­rio­do de cal­ma. Los in­ves­ti­ga­do­res no des­apro­ve­chan la opor­tu­ni­dad y se des­per­di- gan por la es­ta­ción ba­lle­ne­ra. Tie­nen so­la­men­te cin­co ho­ras pa­ra re­co­ger sus mues­tras. So­bre el mon­te que do­mi­na Gryt­vi­ken, el vien­to ba­rre un pai­sa­je mi­ne­ral ador­na­do por la­gos des­te­llan­tes. A lo le­jos, en la pe­que­ña bahía de Mai­vi­ken, mien­tras los ra­yos de luz atra­vie­san los pe­sa­dos nu­ba­rro­nes en una at­mós­fe­ra tan se­pul­cral co­mo ame­na­zan­te, avis­ta­mos una ma­na­da de lo­bos ma­ri­nos –su­pues­ta­men­te hay unos cua­tro mi­llo­nes en Geor­gia del Sur– y ele­fan­tes ma­ri­nos.

Dos días más tar­de, nue­vo des­em­bar­co en la is­la, es­ta vez en la bahía de Saint An­drews, des­cu­bier­ta por Ja­mes Cook a fi­na­les del si­glo XVIII. Aquí el es­pec­tácu­lo con­tem­pla­do nos si­túa en el origen del mun­do: vir­gen, má­gi­co. Es ade­más el reino del pin­güino rey: hay cien­tos de mi­les de ejem­pla­res. El equi­po de gla­ció­lo­gos se abre ca­mino en­tre los im­per­tur­ba­bles pá­ja­ros pa­ra lle­gar has­ta el gla­ciar cos­te­ro.

La ca­co­fo­nía de sus so­ni­dos y el in­ten­so olor de la pin­güi­ne­ra no im­pi­den que Ju­lia Sch­ma­le ins­ta­le su con­ta­dor de par­tí­cu­las, en un lu­gar un po­co apar­ta­do... La cli­ma­tó­lo­ga del Ins­ti­tu­to sui­zo Paul Sche­rrer ha ve­ni­do has­ta aquí con el ob­je­ti­vo de re­en­con­trar la at­mós­fe­ra que rei­na­ba en la era prein­dus­trial, exen­ta de to­da po­lu­ción, pa­ra en­ten­der có­mo se for­ma­ban las nu­bes en esa épo­ca. El apa­ra­to mi­de 80 par­tí­cu­las por cen­tí­me­tro cú­bi­co de ai­re, me­nos aún que en una sa­la es­té­ril, ¡y cien ve­ces me­nos que en el cie­lo pa­ri­sino! Es otro signo más de la re­si­lien­cia del con­ti­nen­te an­tár­ti­co. Pro­te­gi­do por el fa­mo­so cin­tu­rón de vien­tos que so­plan de oeste a es­te al­re­de­dor del con­ti­nen­te e im­pi­den a las par­tí­cu­las en sus­pen­sión lle­gar has­ta él, el ai­re del Gran Sur es de una enor­me pu­re­za.

Nue­ve de mar­zo. Se cum­plen dos me­ses y me­dio des­de que la ex­pe­di­ción ini­ció su via­je de is­la en is­la al­re­de­dor de la An­tár­ti­da. Pa­ra ha­cer­se la ilu­sión de lle­var una vi­da sa­na du­ran­te las lar­gas se­ma­nas en al­ta mar, los equi­pos pue­den su­dar en la sau­na o ir al gim­na­sio, in­clu­so apun­tar­se al cur­so de gim­na­sia con mú­si­ca que se lle­va a ca­bo so­bre el puen­te, en la zo­na de des­pe­gue de los he­li­cóp­te­ros. Los in­ves­ti­ga­do­res, que en su ma­yo­ría se cuen­tan en­tre los 25 y los 35 años, se que­jan de la au­sen­cia de un bar o de un lu­gar con am­bien­te dis­ten­di­do pa­ra char­lar y pa­sar las lar­gas ve­la­das. Sin em­bar­go, la men­ción de un nom­bre ha­ce bri­llar las mi­ra­das: es el de la úl­ti­ma eta­pa, una vez pa­sa­das las is­las Sand­wich del Sur, an­tes de re­mon­tar hacia Ciu­dad del Ca­bo, la más fas­ci­nan­te de las is­las suban­tár­ti­cas: la is­la Bouvet.

1.360 mi­llas náu­ti­cas al su­r­oes­te de Su­dá­fri­ca, pro­te­gi­da por una es­pe­sa nu­be, la tie­rra más ais­la­da del mun­do, si­tua­da al mar­gen de las ru­tas ma­rí­ti­mas que se cru­zan en es­ta par­te del Atlán­ti­co Sur, apa­re­ce al fin. Co­mo un es­pe­jis­mo so­bre el océano.

Des­cu­bier­ta en 1739 por el fran­cés que le dio su nom­bre –Jean Bap­tis­te Char­les Bouvet de Lo­zier– Bouvet es, des­de 1927, una po­se­sión no­rue­ga. Brújula mi­ne­ral en mi­tad del océano, la pe­que­ña is­la vol­cá­ni­ca de 49 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie re­sul­ta im­po­nen­te a la vis­ta. Bou­ve­to­ya, co­mo la lla­man los no­rue­gos, es una tie­rra se­cre­ta, ex­tra­ña y mag­ní­fi­ca. Fas­ci­na­dos, los cien­tí­fi­cos de la ex­pe­di­ción aban­do­nan las se­sio­nes de la­bo­ra­to­rio, con sus mues­tras y sus aná­li­sis, pa­ra su­bir a cu­bier­ta y con­tem­plar el es­pec­tácu­lo. Cu­rio­sas, mi­les de aves ma­ri­nas se agi­tan y graz­nan al pa­so del he­li­cóp­te­ro. Bob Brett, el pi­lo­to in­glés, in­ten­ta evi­tar las tur­bu­len­cias en la ver­ti­cal de los acan­ti­la­dos.

Cer­ca ya de su ju­bi­la­ción, el hom­bre le­van­ta el vue­lo con su li­bé­lu­la por úl­ti­ma vez: el re­ga­lo de des­pe­di­da ofre­ci­do por la na­tu­ra­le­za es gran­dio­so. A sus pies, gi­gan­tes­cas olas rom­pen so­bre el ca­bo de la Cir­cun­ci­sión, nom­bra­do así de­bi­do a que la is­la fue des­cu­bier­ta un uno de enero, día de la cir­cun­ci­sión de Je­sús.

Ex­tra­ños lí­que­nes de co­lor bron­cí­neo o gra­na­te se ad­hie­ren a los acan­ti­la­dos ro­ji­zos. In­ma­cu­la­dos blo­ques de hie­lo caen de pron­to al océano, mien­tras los ele­fan­tes ma­ri­nos se tien­den in­do­len­te­men­te so­bre la ne­gra are­na; des­de el cie­lo pa­re­cen bac­te­rias pe­ga­das a la pla­ca de un mi­cros­co­pio. Aquí los ele­men­tos tie­nen su pro­pia es­ca­la. Si­tua­da fue­ra del tiem­po, Bouvet des­plie­ga una poé­ti­ca ru­da y bru­tal, de­jan­do un re­cuer­do im­bo­rra­ble en el co­ra­zón. Bouvet de Lo­zier cre­yó ha­ber lle­ga­do a un ca­bo del con­ti­nen­te an­tár­ti­co. La pe­que­ña is­la se ha­lla­ba en­ton­ces ro­dea­da de ban­qui­sa –hie­lo ma­rino–, por lo que no pu­do atra­car en ella.

Es­te do­ce de mar­zo de 2017, la ex­pe­di­ción ACE no lo lo­gra­rá tam­po­co, pues­to que la re­sa­ca im­pi­de que las zo­diacs al­can­cen las es­tre­chas pla­yas ne­gras. Los gla­ció­lo­gos, gra­cias a las proezas de los dos he­li­cóp­te­ros, con­se­gui­rán per­fo­rar y ex­traer un nú­cleo de hie­lo de quin­ce me­tros de pro­fun­di­dad, de­jan­do una pe­que­ña ci­ca­triz so­bre el man­to gla­ciar que re­cu­bre el 95% de es­ta mo­ta en el océano.

Pa­ra el equi­po de David Bar­nes, que ha per­ma­ne­ci­do en el bar­co, ha lle­ga­do tam­bién el mo­men­to de la úl­ti­ma re­co­lec­ción de mues­tras. Ba­jo los co­pos de nie­ve que re­vo­lo­tean en la co­rrien­te de ai­re helado, aca­ban de

AL PA­SO DEL HE­LI­CÓP­TE­RO, MI­LES DE AVES MA­RI­NAS LE­VAN­TAN EL VUE­LO EN­TRE GRAZNIDOS

PA­RA INQUIETARSE: LAS MI­CRO­FI­BRAS PLÁS­TI­CAS HAN IN­VA­DI­DO TAM­BIÉN EL OCÉANO AN­TÁR­TI­CO!

al­zar una red de arras­tre de las pro­fun­di­da­des de las aguas de Bouvet, lan­za­da a 740 me­tros de fon­do sin ha­ber te­ni­do el tiem­po de ve­ri­fi­car con exac­ti­tud la to­po­gra­fía del re­lie­ve sub­ma­rino. A pe­sar de la es­ca­sa ve­lo­ci­dad del Aka­de­mik Tr­yosh­ni­kov, que avan­za­ba a me­nos de tres nu­dos (5,5 ki­ló­me­tros por ho­ra), la po­de­ro­sa ba­rra de la red de arras­tre se ha de­for­ma­do al cho­car con una ma­sa ro­co­sa. No obs­tan­te fi­nal­men­te el gol­pe ha si­do de suer­te: la red sur­ge re­ple­ta de cen­te­na­res de ofiu­ros na­ran­jas, par­dos y ver­des (pri­mos de nues­tras es­tre­llas de mar), cu­yas fi­nas pa­tas se agi­tan co­mo co­las de la­gar­ti­jas. Es­ta co­se­cha per­mi­ti­rá afi­nar con­si­de­ra­ble­men­te los co­no­ci­mien­tos de los bió­lo­gos ma­ri­nos, pues en las aguas an­tár­ti­cas sue­le ser a me­nor pro­fun­di­dad (en­tre 400 y 600 me­tros), don­de se en­cuen­tra nor­mal­men­te la ma­yor bio­di­ver­si­dad.

“Sa­be­mos aún muy po­cas co­sas so­bre los fon­dos ma­ri­nos que ro­dean la An­tár­ti­da”, ex­pli­ca la neo­ze­lan­de­sa Na­ris­sa Bax, que coor­di­na el equi­po de David Bar­nes. “En efec­to, re­sul­ta muy di­fí­cil lle­var a ca­bo in­ves­ti­ga­cio­nes en es­ta re­gión del pla­ne­ta. En pri­mer lu­gar es ne­ce­sa­rio en­con­trar la fi­nan­cia­ción re­que­ri­da pa­ra el pro­yec­to, des­pués mon­tar la ex­pe­di­ción, que a me­nu­do su­po­ne un enor­me es­fuer­zo lo­gís­ti­co. E in­clu­so, una vez que se con­si­gue lle­gar has­ta la zo­na, se co­rre el ries­go de no po­der re­co­ger las mues­tras ne­ce­sa­rias pa­ra el es­tu­dio a cau­sa de una tem­pes­tad y del im­pre­vi­si­ble tiem­po at­mos­fé­ri­co en es­tas la­ti­tu­des”. To­do ello pue­de re­sul­tar muy frus­tran­te. Por eso mis­mo, ¡ca­da ele­men­to re­co­gi­do en el te­rreno su­po­ne una gran vic­to­ria!”.

19 de mar­zo. Ciu­dad del Ca­bo, Su­dá­fri­ca. Des­tino fi­nal. La ex­pe­di­ción ha re­co­gi­do 25.000 mues­tras a lo lar­go de un re­co­rri­do to­tal de 33.565 ki­ló­me­tros. “Es aho­ra cuando co­mien­za to­do”, con­clu­ye el fi­lán­tro­po, em­pren­de­dor y edi­tor sue­co Fre­de­rik Paul­sen, ini­cia­dor y me­ce­nas del pro­yec­to.

Se­rán ne­ce­sa­rios dos años pa­ra tra­tar el con­jun­to de da­tos ob­te­ni­dos –y se­rán de li­bre ac­ce­so, se­gún lo es­ti­pu­la­do en la car­ta de la ex­pe­di­ción–. Pe­ro, por lo pron­to, ya hay cua­tro cons­ta­ta­cio­nes que se pue­den rea­li­zar, de las cua­les tres son bas­tan­te tran­qui­li­za­do­ras: “Las po­bla­cio­nes de ba­lle­nas es­tán au­men­tan­do en torno al con­ti­nen­te, las de aves ma­ri­nas es­tán cre­cien­do de nue­vo y el ai­re de la An­tár­ti­da si­gue sien­do pu­ro, al con­tra­rio que el del Ár­ti­co”, re­cal­ca Fre­de­rik Paul­sen.

No obs­tan­te, la cuar­ta cons­ta­ta­ción re­sul­ta bas­tan­te in­quie­tan­te: la po­lu­ción de mi­cro­fi­bras plás­ti­cas afec­ta a la to­ta­li­dad del océano An­tár­ti­co. Es­ta es ra­zón su­fi­cien­te pa­ra obli­gar­nos a abrir bien los ojos: el con­ti­nen­te an­tár­ti­co, nues­tro va­lio­sí­si­mo alia­do con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, no es el úl­ti­mo y de­sier­to rin­cón del mun­do, sino un ve­cino frá­gil y di­rec­ta­men­te afec­ta­do por nues­tros ex­ce­sos.

La ex­pe­di­ción em­pren­de des­de Pun­ta Are­nas (Chi­le) el úl­ti­mo ter­cio de su cir­cun­na­ve­ga­ción an­tár­ti­ca, que aca­ba­rá en Ciu­dad del Ca­bo.

¡Lás­ti­ma de is­las Sand­wich del Sur y su mon­te Be­lin­da, ro­dea­do de nu­bes! A cau­sa de la re­sa­ca ma­ri­na, la ex­pe­di­ción no po­drá po­ner pie en tie­rra.

El ar­chi­pié­la­go de Geor­gia del Sur (iz­da: ima­gen cap­ta­da en la bahía de Mai­vi­ken) es un san­tua­rio an­tár­ti­co que al­ber­ga a más de cua­tro mi­llo­nes de lo­bos ma­ri­nos. En sus aguas, an­ta­ño diez­ma­das por los ba­lle­ne­ros, los miem­bros de la mi­sión pu­die­ron avis­tar una de­ce­na de ba­lle­nas azu­les.

Ciu­dad del Ca­bo a la vis­ta. Des­pués de tres me­ses por el con­ti­nen­te an­tár­ti­co, el Aka­de­mik Tr­yosh­ni­kov vuel­ve a su pun­to de par­ti­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.