ICONO Walt Whitman

Geo - - SUMARIO -

Soy el poe­ta del Cuerpo y soy el poe­ta del Al­ma”, así se au­to­pro­cla­ma Walt Whitman (1819-1892) en el Can­to a mí mis­mo con el que da co­mien­zo su obra cum­bre y ci­ma de la li­te­ra­tu­ra en in­glés del si­glo XIX, Ho­jas de hier­ba, que lo con­sa­gró co­mo re­no­va­dor te­má­ti­co y es­ti­lís­ti­co. Sus 389 poe­mas, en ver­so li­bre, son una oda a la be­lle­za, la pa­sión car­nal, la na­tu­ra­le­za, Dios, la libertad... Com­po­nen una vi­sión pan­teís­ta del mun­do, con sus lu­ces y sombras, la vi­da y la muer­te, la gue­rra y el amor... Y dan voz a la Amé­ri­ca in­con­for­mis­ta, de­mo­crá­ti­ca y li­be­ral que en aque­llos tiem­pos lu­cha­ba por na­cer y de la que Whitman es re­pre­sen­tan­te ilus­tre. Tardó 33 años en com­ple­tar la que es la obra de to­da una vi­da: la es­cri­bió en olea­das y la fue re­edi­tan­do se­gún la am­plia­ba gra­cias a una fér­til ac­ti­vi­dad crea­ti­va que le acom­pa­ñó has­ta días an­tes de su re­pen­ti­na muer­te. Ha­bía na­ci­do 73 años an­tes en Long Is­land y la exis­ten­cia le dio pa­ra des­ple­gar su vi­ta­lis­mo en otras fa­ce­tas: fue ti­pó­gra­fo, im­pre­sor, pe­rio­dis­ta, fun­cio­na­rio y tras vi­si­tar a un her­mano he­ri­do en la gue­rra de Se­ce­sión (1860-1865), se alis­tó co­mo en­fer­me­ro en hos­pi­ta­les de cam­pa­ña du­ran­te tres años. Tam­bién es­cri­bió pro­sa. Has­ta aho­ra exis­tía una so­la no­ve­la atri­bui­da a su plu­ma: Fran­klin

Evans, el bo­rra­cho. De ahí que ce­le­bre­mos la pu­bli­ca­ción de La vi­da y las aven­tu­ras de Jack En­gle, re­cién des­cu­bier­ta por el es­tu­dio­so Za­chary Tur­pin, que nos ofre­ce una opor­tu­ni­dad de aden­trar­nos en el mun­do del Whitman de 33 años. La no­ve­la na­rra las vi­ci­si­tu­des de un apren­diz de abo­ga­do huér­fano que va­ga­bun­dea por los ba­jos fon­dos del Nue­va York del si­glo XIX. Su fi­na ca­pa­ci­dad de ob­ser­va­ción pa­ra re­tra­tar men­di­gos, de­lin­cuen­tes, ofi­ci­nis­tas, niños des­va­li­dos... es com­pa­ra­ble a la hu­ma­ni­dad con que los tra­ta. Es­tas dos cons­tan­tes pre­sen­tes ya en es­ta obra de for­ma­ción le acom­pa­ña­rán en su ma­du­rez tan­to li­te­ra­ria co­mo per­so­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.