La can­te­ría es un ofi­cio de hom­bres. Las mu­je­res son to­da­vía una ra­re­za

Geo - - DESCUBIERTA - Joa­quim M. Pujals

Com­pues­tas por pie­dra ca­li­za y do­lo­mi­ta, las can­te­ras han si­do fuen­te de cons­truc­ción en Brač des­de épo­ca ro­ma­na. La edi­fi­ca­ción más co­no­ci­da rea­li­za­da con es­tas pie­dras es el pa­la­cio de Dio­cle­ciano, en Split, de­fi­ni­do co­mo una «sin­fo­nía en pie­dra».

El agua es un re­cur­so es­ca­so, aun­que en tiem­pos la is­la tu­vo un río hoy des­apa­re­ci­do

mu­sul­ma­na en el con­ti­nen­te, es­tá for­ma­do por edi­fi­cios ado­sa­dos y par­cial­men­te ex­ca­va­dos en un acan­ti­la­do. Los mon­jes vi­vie­ron au­tó­no­ma­men­te en es­te aris­co lu­gar du­ran­te 400 años, has­ta 1963.

Jun­to con Su­pe­tar, la lo­ca­li­dad más co­no­ci­da y con­cu­rri­da de Brač es Bol, si­tua­da jus­to al otro la­do de la is­la, a unos 35 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, adon­de lle­gan al­gu­nos ser­vi­cios de ca­ta­ma­rán li­ge­ro des­de el con­ti­nen­te y la is­la de Hvar. En su li­to­ral se ubi­ca la cu­rio­sa pla­ya de Zlat­ni Rat. Y en sus pro­xi­mi­da­des se al­za el mon­te Vi­do­va Go­ra, el más al­to de Brač y de to­do el ar­chi­pié­la­go, de la­de­ras cu­bier­tas de pi­nos negros an­ta­ño ex­plo­ta­dos por su re­si­na de hier­bas aro­má­ti­cas. Des­de su ci­ma, que se ele­va has­ta los 778 me­tros de al­ti­tud, se di­vi­sa un panorama es­pec­ta­cu­lar de la is­la –y de su cu­rio­sa pla­ya con for­ma de cuerno–, de las is­las más me­ri­dio­na­les del ar­chi­pié­la­go y del ex­tre­mo sur de la cos­ta dál­ma­ta (di­cen los lo­ca­les que, en días muy cla­ros, cuando ha so­pla­do con in­ten­si­dad el bu­ra, el vien­to frío y se­co del nor­te, in­clu­so se pue­de vis­lum­brar Ita­lia).

La pin­to­res­ca Bol cuen­ta con be­llas cons­truc­cio­nes de pie­dra, igle­sias y al­gún pa­la­cio. Pe­ro, sin du­da, el edi­fi­cio más sor­pren­den­te de es­te pue­blo que la ma­yor par­te del año no al­can­za los 2.000 ha­bi­tan­tes es una gran ca­sa que con­tie­ne en su in­te­rior... otra ca­sa. En un re­me­do de los di­ver­sos edi­fi­cios aco­mo­da­dos en el in­te­rior del pa­la­cio de Dio­cle­ciano, los mu­ros de una cons­truc­ción ma­yor inaca­ba­da ro­dean un edi­fi­cio an­te­rior co­mo con­se­cuen­cia de una cu­rio­sa his­to­ria –o qui­zás le­yen­da– con co­ne­xio­nes his­pa­nas.

En el pue­blo se cuen­ta que, en el si­glo XIX, tres her­ma­nos de la po­de­ro­sa fa­mi­lia Vu­ko­vić se ca­sa­ron con otras tan­tas es­pa­ño­las y qui­sie­ron eri­gir un pa­la­cio pa­ra vi­vir to­dos jun­tos en unos te­rre­nos ocu­pa­dos por la vi­vien­da de un agri­cul­tor, pe­ro és­te no ac­ce­dió a ven­dér­se­la. Los her­ma­nos tra­ta­ron de em­plear sus in­fluen­cias so­bre las au­to­ri­da­des lo­ca­les pa­ra ha­cer­se con la fin­ca –ame­na­zas de muer­te al al­cal­de in­clui­das– y, con­ven­ci­dos de que se les da­ría la ra­zón, apro­ve­cha­ron la hui­da del ate­mo­ri­za­do pro­pie­ta­rio pa­ra em­pe­zar a le­van­tar su nue­va ca­sa al­re­de­dor de la de aquél. Pe­ro en un via­je a Ve­ne­cia

pa­ra ad­qui­rir ma­te­rial de cons­truc­ción pa­ra ter­mi­nar­la fue­ron sor­pren­di­dos por un tem­po­ral que les arre­ba­tó la vi­da. Y el cam­pe­sino pu­do re­gre­sar a su ho­gar, que hoy si­gue ro­dea­do por los mu­ros de la que de­bía re­em­pla­zar­la.

10645 Brač, un ému­lo de la is­la en el es­pa­cio

Bol es­tá ro­dea­da de vi­ñe­dos en es­car­pa­das te­rra­zas que pro­por­cio­nan la ma­te­ria pri­ma del Bols­ki pla­vac, un apre­cia­do vino tin­to de to­ques amar­gos. Jun­to con la vid, el oli­vo ha si­do siem­pre el prin­ci­pal cul­ti­vo de la is­la: los oli­va­res do­mi­nan el pai­sa­je –hay me­dio mi­llón de ejem­pla­res, pe­ro lle­gó a ha­ber dos mi­llo­nes en el si­glo XIX– y Brač to­da­vía pro­du­ce ca­si la mi­tad del acei­te de oli­va de to­da Dal­ma­cia. Es­tá con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res del mun­do, y una bo­te­lla de la va­rie­dad lo­cal Buha­vi­ca, de la que só­lo que­dan me­dio cen­te­nar de ár­bo­les, pue­de lle­gar a cos­tar 150 eu- ros. Jun­to con el acei­te y el vino, los pro­duc­tos gas­tro­nó­mi­cos lo­ca­les por ex­ce­len­cia son el que­so de ove­ja y de ca­bra, y la car­ne de cor­de­ro –aun­que el pla­to más tí­pi­co, el vi­ta­lac, apro­ve­cha tam­bién el hí­ga­do, el co­ra­zón y los pul­mo­nes, en­vuel­tos por los in­tes­ti­nos, pa­ra ha­cer bro­che­tas–.

El in­te­rior de la is­la es­tá for­ma­do por co­li­nas pe­dre­go­sas cu­bier­tas por ve­ge­ta­ción me­di­te­rrá­nea so­bre las que cae a plo­mo el sol. El agua es un re­cur­so es­ca­so en Brač. En tiem­pos, es­ta fue una de las po­cas is­las dál­ma­tas que dis­po­nía de un río, lla­ma­do Elap­hu­sa o Bre­tá­ni­da, hoy des­apa­re­ci­do. Pe­ro co­mo tes­ti­mo­nio de su exis­ten­cia to­da­vía se al­za el puen­te de Ve­li­ki Do­lac, cons­truí­do du­ran­te la épo­ca del Im­pe­rio Aus­tro-Hún­ga­ro, des­trui­do por una ria­da y vuel­to a le­van­tar en 1898.

Po­co co­no­ci­da en nues­tros la­res, la is­la de Brač ha ten­di­do puen­tes con lu­ga­res tan dis­tan­tes co­mo Chi­le, Aus­tra­lia, Nue­va Ze­lan­da o el es­pa- cio ex­te­rior. Du­ran­te fi­na­les del si­glo XIX e ini­cios del XX, de­ce­nas de mi­les de croa­tas emi­gra­ron por to­do el mun­do en bus­ca de me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da. La plaga que arra­só los vi­ñe­dos de la is­la lle­vó a mu­chos de sus ha­bi­tan­tes a en­gro­sar sus fi­las. Y hoy se es­ti­ma que el 90% de los cer­ca de 400.000 chi­le­nos de origen croa­ta son des­cen­dien­tes de na­ti­vos de Brač.

El 14 de mar­zo de 1999, el as­tró­no­mo croa­ta Ko­ra­do Kor­le­vić des­cu­brió un nue­vo cuerpo ce­les­te ro­co­so de 10 ki­ló­me­tros de diá­me­tro en la re­gión cen­tral del cin­tu­rón de as­te­roi­des si­tua­do en­tre Mar­te y Jú­pi­ter, que lo­gra­ba com­ple­tar una ór­bi­ta com­ple­ta del sol ca­da cua­tro años y cua­tro me­ses, y de­ci­dió bau­ti­zar­lo co­mo 10645 Brač en ho­me­na­je a la is­la dál­ma­ta. Aun­que la Brač te­rres­tre le re­sul­ta­rá sin du­da mu­cho más aco­ge­do­ra.

Co­mo bue­nos is­le­ños, los ha­bi­tan­tes de Brač han te­ni­do siem­pre muy pre­sen­te el ho­ri­zon­te, co­mo es­ta ni­ña en el puer­to de Povlja. A fi­na­les del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX, la plaga que arra­só los vi­ñe­dos les obli­gó a emi­grar a paí­ses tan le­ja­mos co­mo Chi­le.

Va­ra­de­ro cock­tail Bar, en la lo­ca­li­dad de Bol, el des­tino más tu­rís­ti­co si­tua­do al sur de la is­la. Con un am­bien­te mu­cho más re­la­ja­do que las ve­ci­nas Hvar y Pag, Brač tam­bién tie­ne lu­ga­res pa­ra el ocio noc­turno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.