Aquí se ha­bla es­pa­ñol y se pa­ga en dó­la­res. Se can­tan bo­le­ros y se jue­ga al béis­bol

Geo - - MIRADAS -

Si en una no­che cual­quie­ra en el Vie­jo San Juan se pre­gun­ta a un vian­dan­te por un lu­gar don­de to­mar una co­pa, es muy pro­ba­ble que se­ña­le el ca­mino hacia la ca­lle San Se­bas­tián. Allí se con­cen­tran va­rios ba­res y ya to­do es cues­tión de ele­gir el que re­sul­te más atrac­ti­vo. Uno de los más con­cu­rri­dos des­de siem­pre es La Fac­to­ría, mu­cho an­tes in­clu­so de que allí se gra­ba­ra par­te del ví­deo de Des­pa

ci­to y el lu­gar fue­ra vis­to por cien­tos de mi­llo­nes de per­so­nas de to­do el mun­do. Cual­quie­ra de los ba­res de la zo­na es un buen lu­gar pa­ra be­ber un cóc­tel y bai­lar sal­sa has­ta al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da. Ra­ro se­rá que no se oi­ga va­rias ve­ces a lo lar­go de la no­che la can­ción de Luis Fon­si y Daddy Yan­kee, el ma­yor éxi­to mu­si­cal de es­te año en to­do el mun­do.

Al sa­lir, bas­ta ca­mi­nar 50 me­tros pa­ra ol­vi­dar­nos de la ac­tua­li­dad. En la pla­za de San José los pa­sos re­sue­nan al ca­mi­nar so­bre los ado­qui­nes azu­la­dos. La es­ta­tua de Ponce de León, el pri­mer go­ber­na­dor de Puer­to Ri­co, tie­ne el bra­zo ex­ten­di­do y se­ña­la hacia Ca­pa­rra, el lu­gar don­de es­tu­vo el pri­mer asen­ta­mien­to es­pa­ñol en la is­la. En la igle­sia de San José, que ocu­pa uno de los cos­ta­dos de la pla­za, la bó­ve­da del cru­ce­ro es uno de los es­ca­sos ejem­plos de ar­qui­tec­tu­ra gó­ti­ca de to­do el con­ti­nen­te. En una ca­si­ta que hay en una es­qui­na vi­vió du­ran­te años el vio­lon­che­lis­ta ca­ta­lán Pau Ca­sals, y pro­ba­ble­men­te en ella com­pu­sie­ra el

Himno a la Paz, que se ha con­ver­ti­do en el himno ofi­cio­so de la ONU.

En San Juan es fá­cil dar sal­tos en el tiem­po con so­lo ca­mi­nar unos po­cos me­tros. El Vie­jo San Juan, la an­ti­gua ciu­dad amu­ra­lla­da, es un co­que­to mu­seo de ar­qui­tec­tu­ra vi­rrei­nal y un re­cuer­do de la pre­sen­cia es­pa­ño­la en Amé­ri­ca. Un po­co más allá, la co­sa cam­bia. Por el ba­rrio de Con­da­do los ho­te­les mo­der­nos se aso­man al bor­de del mar, co­mo uno se ima­gi­na que

pue­de ocu­rrir en Mia­mi, y por la no­che ofre­cen es­pec­tácu­los que pa­re­cen pro­pios de Las Ve­gas. Y en to­do mo­men­to, al sa­lir en al­gún des­vío de la au­to­pis­ta, uno se en­cuen­tra en un cen­tro co­mer­cial si­mi­lar al de cual­quier ca­pi­tal de Es­ta­dos Uni­dos. He­mos lle­ga­do al úl­ti­mo si­glo de his­to­ria de Puer­to Ri­co.

Son las dos ca­ras de San Juan, dos fa­ce­tas muy di­fe­ren­tes y apa­ren­te­men­te opues­tas, con las que la ciu­dad y la is­la en­te­ra se ban­dean a dia­rio. Aquí se ha­bla es­pa­ñol y se pa­ga en dó­la­res, se can­tan bo­le­ros y se jue­ga al béis­bol. Es­tas dos al­mas se al­ter­nan en ca­da es­qui­na y son el re­sul­ta­do de la his­to­ria, la mis­ma que nos di­ce que en un tiem­po se lla­ma­ba Puer­to Ri­co a la ciu­dad y San Juan a la is­la, an­tes de que, co­mo por ar­te de bir­li­bir­lo­que, los tér­mi­nos se in­ter­cam­bia­ran.

Es­ta di­ver­si­dad de in­fluen­cias en Puer­to Ri­co se re­fle­ja tam­bién en el pro­pio es­ta­tus po­lí­ti­co de la is­la. En la ac­tua­li­dad es un Es­ta­do li­bre aso­cia­do a Es­ta­dos Uni­dos pe­ro des­de ha­ce dé­ca­das hay una fuer­te con­tro­ver­sia so­bre lo que de­be­ría ser en el fu­tu­ro, ya sea con­ver­tir­se en un país in­de­pen­dien­te, in­cor­po­rar­se a la Unión co­mo un Es­ta­do más o se­guir co­mo has­ta aho­ra. La dis­cu­sión so­bre es­te te­ma pue­de ser muy aca­lo­ra­da y ha­ce años era fre­cuen­te en­con­trar ne­go­cios co­mo ca­fe­te­rías, tien­das o pe­lu­que­rías en los que apa­re­cía un car­tel de “Prohi­bi­do ha­blar de po­lí­ti­ca”. Una pre­gun­ta tan inocente co­mo “¿es el béis­bol el de­por­te na­cio­nal?” po­día ser ig­no­ra­da por­que su­po­nía con­si­de­rar a Puer­to Ri­co co­mo una na­ción, lo que tal vez fue­ra una op­ción po­lí­ti­ca con la que no es­tu­vie­ra de acuer­do la per­so­na pre­gun­ta­da. Pe­rió­di­ca­men­te se ha­cen re­fe­rén­dums so­bre el fu­tu­ro po­lí­ti­co de la is­la y en el úl­ti­mo, ce­le­bra­do el pa­sa­do on­ce de ju­nio, ga­nó la op­ción de con­ver­tir­se en Es­ta­do de pleno de­re­cho del gi­gan­te ame­ri­cano por el 97% de los vo­tos emi­ti­dos. Fue un ple­bis­ci­to y por tan­to nin-

San Juan es­tá más cer­ca de Caracas que de Mia­mi, la ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se más pró­xi­ma

gu­na au­to­ri­dad con­si­de­ró vin­cu­lan­te es­te re­sul­ta­do.

Puer­to Ri­co se en­fren­ta cons­tan­te­men­te a ten­sio­nes cul­tu­ra­les, políticas y eco­nó­mi­cas y mu­chos opi­nan que es el re­sul­ta­do de su his­to­ria. La is­la es la más orien­tal de las Gran­des An­ti­llas y por tan­to era uno de los ex­tre­mos del Im­pe­rio es­pa­ñol ya que pron­to per­dió el con­trol de las Pe­que­ñas An­ti­llas, ocu­pa­das por otras po­ten­cias eu­ro­peas. An­te­rior­men­te la is­la ha­bía es­ta­do en el lí­mi­te del área po­bla­da por los taí­nos pe­ro muy cer­ca de la ha­bi­ta­da por los más agre­si­vos ca­ri­bes. Ade­más de su si­tua­ción li­mí­tro­fe, los puer­to­rri­que­ños siem­pre se han sen­ti­do go­ber­na­dos des­de lu­ga­res le­ja­nos, ya fue­ra Es­pa­ña o Es­ta­dos Uni­dos. San Juan se en­cuen­tra más cer­ca de Caracas que de Mia­mi, la ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se más pró­xi­ma, y no ha­ble­mos de Washington D.C. o Nue­va York.

La ca­pi­tal de la is­la es el me­jor lu­gar pa­ra co­no­cer es­te ca­rác­ter dual puer­to­rri­que­ño. Pa­ra se­guir el

Tras el em­bar­go a Cu­ba, la zo­na tu­rís­ti­ca de Con­da­do so­ñó con con­ver­tir­se en “la otra Va­ra­de­ro”

Los ba­res de San­tur­ce vi­bran con ac­tua­cio­nes en las que se re­vi­ven las can­cio­nes clá­si­cas de por­to­rri­que­ños co­mo Is­mael Ri­ve­ra o Héc­tor La­voe.

Más allá de Con­da­do el li­to­ral con­ti­núa por al­gu­nas de las me­jo­res pla­yas ur­ba­nas de las is­las del Ca­ri­be. Al­gu­nas zo­nas es­tán pro­te­gi­das co­mo re­ser­va ma­ri­na, co­mo la del Arrecife de Is­la Ver­de, don­de se pue­den prac­ti­car deportes acuá­ti­cos sin mo­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.