Que­bec, ori­gen de sue­ños y eva­sio­nes

Geo - - EDITORIAL - JU­LIÁN DUE­ÑAS DI­REC­TOR DE GEO

Di­cen que lo des­co­no­ci­do sue­le dar mie­do, que ge­ne­ra re­pa­ros y du­das, que atrae co­mo la fru­ta prohi­bi­da. Una ha­bi­ta­ción a os­cu­ras, un li­bro en­tre­abier­to, una idea es­bo­za­da, un pen­sa­mien­to crea­ti­vo. Un desafío. Un de­seo. Una fra­se. Un lu­gar. A po­co que uno ten­ga al­go de san­gre en las ve­nas y le que­me la ru­ti­na tan­to co­mo a otros les que­ma el di­ne­ro, bas­ta­rá con su­su­rrar­le al oí­do una pa­la­bra má­gi­ca pa­ra que la ma­qui­na­ria in­te­rior se pon­ga a tra­ba­jar. Prue­be, há­ga­me ese fa­vor. Pssss, es­cu­che: “Que­bec”, le di­go. Ob­sér­ve­se: las pu­pi­las se di­la­tan, el pul­so se ace­le­ra, la su­do­ra­ción au­men­ta... “Que­bec”, le re­pi­to. La ima­gi­na­ción se dis­pa­ra, la sa­li­va­ción se in­ten­si­fi­ca, le pal­pi­ta el pe­cho... Tran­qui­lo, va­mos bien. Si no abri­ga us­ted ocul­tas pre­ten­sio­nes in­de­pen­den­tis­tas ni pa­de­ce de ner­vios cró­ni­cos, que tam­bién po­dría ser, la pre­gun­ta an­te tan ines­pe­ra­da reac­ción fí­si­ca es ob­via: ¿qué tie­ne Que­bec que tan­to in­te­rés des­pier­ta? ¿Qué atri­bu­tos po­see pa­ra ocu­par nuestra por­ta­da? No crea, he re­fle­xio­na­do so­bre ello y le ofrez­co de­sin­te­re­sa­da­men­te mi ver­sión del asun­to. Yo creo que el se­cre­to ra­di­ca en que po­see la atrac­ción de lo des­co­no­ci­do, el em­bru­jo de lo idea­li­za­do, la ca­pa­ci­dad evo­ca­do­ra de lo im­po­si­ble. Por­que, dí- ga­me ¿de qué otro mo­do ex­pli­car que es­ta pro­vin­cia fran­có­fo­na de po­co más de ocho mi­llo­nes de per­so­nas –de los que cua­tro vi­ven en Mon­treal–, de gé­li­dos in­vier­nos y re­li­gión ca­tó­li­ca, se ha­ya con­ver­ti­do en el es­pe­jo don­de to­dos se mi­ran, en el ori­gen de un sin­fín de sue­ños y eva­sio­nes?

Que­bec, lo que en su día se lla­mó Nue­va Fran­cia, na­ció del ta­len­to y la de­ter­mi­na­ción de un so­lo hom­bre, Sa­muel de Cham­plain, na­tu­ral de Sain­ton­ge, Fran­cia, pa­ra más se­ñas. El buen hom­bre par­tió del puer­to de Hon­fleur un 15 de mar­zo de 1603, y tras 40 días y 40 no­ches de tra­ve­sía oceá­ni­ca –de cier­tas re­mi­nis­cen­cias bí­bli­cas–, arri­bó a Ta­dous­sac. Re­mon­tó des­pués el río Sa­gue­nay, y más tar­de se zam­bu­lló en las bra­vas aguas del San Lo­ren­zo pa­ra re­ca­lar, ima­gi­na­mos que ca­la­do has­ta los hue­sos, en un lu­gar cer­cano al ac­tual Mon­treal. En 1608 fun­dó la Ha­bi­ta­tion de Qué­bec, que con el an­dar del tiem­po se con­vir­tió en la ciu­dad de Que­bec, pun­to de par­ti­da des­de don­de los fran­ce­ses ex­plo­ra­rían el in­men­so y ri­quí­si­mo te­rri­to­rio in­te­rior y hoy el lu­gar más eu­ro­peo de Amé­ri­ca. Has­ta aquí lo que cuen­ta la his­to­ria. ¿Ex­pli­ca es­ta por sí so­la su atrac­ti­vo? Pues no, pe­ro al me­nos da pis­tas pa­ra en­ten­der su ca­rác­ter úni­co, gru­pal y re­bel­de. Por eso a mí me gus­ta pen­sar en Que­bec, si me lo per­mi­te, co­mo la al­dea ga­la de los có­mics de As­te­rix. Un bas­tión irre­duc­ti­ble, un pe­que­ño y per­di­do rin­cón si­tua­do allá a lo le­jos, en­tre la na­tu­ra­le­za sal­va­je, ro­dea­do de ro­ma­nos (an­gló­fo­nos) y bos­ques y ríos, en­fer­mo de or­gu­llo y de un en­can­ta­dor (por re­la­ti­vo) atra­so. Un lu­gar re­mo­to, ro­mán­ti­co y so­ber­bio al que es­ca­par al­gu­na vez aun­que so­lo sea pa­ra so­ñar sue­ños im­po­si­bles. Un lu­gar don­de aún anida la in­sa­tis­fac­ción y la re­bel­día.

Si no lo ve us­ted así, y ca­re­ce de an­he­los in­de­pen­den­tis­tas, há­ga­se un fa­vor y vi­gí­le­se la ten­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.