Las tri­bus per­di­das de An­go­la

Geo - - SUMARIO - POR JOAN RIE­RA (TEXTO) Y TA­RIQ ZAI­DI (FO­TOS)

Mwi­las, him­bas, han­das, muha­ca­noas... Ais­la­das del mun­do por el de­sier­to del Na­mib y la guerra ci­vil, las tri­bus de An­go­la –an­ti­gua co­lo­nia por­tu­gue­sa– vuel­ven a re­cu­pe­rar sus an­ces­tra­les mo­dos de vi­da.

Ais­la­das tras 27 años de guerra ci­vil y res­guar­da­das por el de­sier­to del Na­mib, las tri­bus nó­ma­das si­guen erran­do por el re­mo­to ex­tre­mo su­r­oes­te de An­go­la. Con­du­cen sus re­ba­ños de ca­bras y re­ses en­tre abre­va­de­ros, tal y co­mo hi­cie­ron sus an­te­pa­sa­dos du­ran­te si­glos. Nues­tros re­por­te­ros han ido en su bus­ca.

LA MA­YO­RÍA DE LOS ANGOLEÑOS SE IDEN­TI­FI­CA CON SU TRIBU, HA­CIA LA QUE SIEN­TE LEAL­TAD

En el te­rri­to­rio de An­go­la (tres ve­ces el Es­ta­do de Ca­li­for­nia en ta­ma­ño) hay más de 90 gru­pos ét­ni­cos dis­tin­tos. La ma­yo­ría de los angoleños, cuan­do se les pre­gun­ta, se sien­te iden­ti­fi­ca­da con su tribu, con su pro­pia len­gua y cos­tum­bres. En bus­ca de las et­nias más re­mo­tas del país fue­ron el fo­tó­gra­fo Ta­riq Zai­di y el an­tro­pó­lo­go Joan Rie­ra. Via­ja­ron so­bre to­do por el sur, de al­dea en al­dea y de mer­ca­do en mer­ca­do, pa­ra des­cu­brir al­gu­nas de las más es­con­di­das. Mos­tra­ban a la gen­te fo­tos de ar­chi­vo de tri­bus cap­ta­das en­tre los años 1930 y 1950 y pre­gun­ta­ban si co­no­cían o ha­bían vis­to por la re­gión a gen­te co­mo la de las imá­ge­nes.

Hoy en día los ma­yo­res gru­pos ét­ni­cos del país son: los ovim­num­du, que vi­ven en las mon­ta­ñas cen­tra­les; los mbun­du, agru­pa­dos en la pro­vin­cia de Luan­da; y los ba­kon­go que re­si­den en las pro­vin­cias del no­roes­te. Sin ol­vi­dar a los ngan­gue­la y los lun­da-chock­we. Ade­más, los re­por­te­ros de GEO des­cu­brie­ron otros mu­chos, mi­no­ri­ta­rios, con es­ti­los de vi­da an­ces­tra­les.

En la pro­vin­cia meridional de Huí­la, en el asen­ta­mien­to de Lu­ban­go, en­con­tra­ron a la tribu se­mi­nó­ma­da de mwi­la. Al pue­blo de pas­to­res him­ba, lo des­cu­brie­ron en Kao­ka­land, gran re­gión li­mí­tro­fe con Na­mi­bia y con la cos­ta de los Es­que­le­tos y el océano Atlántico. A los miem­bros de la etnia se­mi­nó­ma­da ma­cuis, que ha­bi­tan las pro­vin­cias me­ri­dio­na­les de Cu­ne­ne y Na­mi­be, se les con­si­de­ra los pri­me­ros ha­bi­tan­tes de la par­te de­sér­ti­ca de An­go­la. Vi­ven de la ca­za y la re­co­lec­ción. Los ma­cu­ba­le, un sub­gru­po de los he­re­ro de Na­mi­bia, ha­blan una len­gua si­mi­lar a la de los ma­sái, por lo que se cree que des­cien­den de ellos. Vi­ven en torno a la ciu­dad de Vi­rei, en la pro­vin­cia su­re­ña de Na­mi­be, que li­mi­ta con Na­mi­bia. La etnia de los nguen­de­len­go (mez­cla de joi­sa­nos y ban­túes) es­tá ca­si ex­tin­gui­da, mien­tras que los cu­ro­ca son uno de los pri­me­ros pue­blos ban­túes en ins­ta­lar­se en la re­gión en el si­glo XVIII. Se jun­ta­ron y ca­sa­ron con los mu­cuis. Los muha­cao­na, que ocu­pan un te­rri­to­rio su­re­ño ais­la­do del res­to del país por de­sier­to y mon­ta­ñas, con­ser­van su in­di­vi­dua­li­dad ét­ni­ca y cul­tu­ral. Tam­bién en el sur, so­bre to­do en las pro­vin­cias de Hui­la y Na­mi­be, los han­da son agri­cul­to­res y pas­to­res.

Se cree que la po­bla­ción pri­mi­ti­va del país –ca­za­do­res bos­qui­ma­nos, de ba­ja es­ta­tu­ra y piel li­ge­ra­men­te os­cu­ra–ha­bla­ba joi­sano. A prin­ci­pios del si­glo VI a. C., pue­blos de ra­za ne­gra –los ban­túes– em­pren­die­ron una gran mi­gra­ción des­de el nor­te. Cuan­do lle­ga­ron a An­go­la, se en­con­tra­ron con los bos­qui­ma­nos y otros gru­pos me­nos avan­za­dos. Gra­cias a sus co­no­ci­mien­tos en me­ta­lur­gia, ce­rá­mi­ca y agri­cul­tu­ra, los do­mi­na­ron rá­pi­da­men­te. El asen­ta­mien­to de los ban­túes du­ró mu­chos si­glos y dio lu­gar a va­rios gru­pos de dis­tin­tas ca­rac­te­rís­ti­cas ét­ni­cas, que han so­bre­vi­vi­do has­ta hoy. Los reinos Kon­go, Ndon­go y Ovim­bun­du en­tra­ron en con­tac­to con los por­tu­gue­ses en el si­glo XVI. Ya en 1482, los 1.609 ki­ló­me­tros li­to­ra­les ha­bían si­do ex­plo­ra­dos por el na­ve­gan­te lu­so Dio­go Cão y se ha­bían con­ver­ti­do en una eta­pa de la ru­ta co­mer­cial con la In­dia y el Su­des­te Asiá­ti­co. El in­te­rior es­ta­ba po­bla­do por gru­pos no asen­ta­dos y des­cen­tra­li­za­dos, así co­mo por reinos au­to­crá­ti­cos. Du­ran­te cen­tu­rias, mer­ca­de­res afri­ca­nos y por­tu­gue­ses trans­por­ta­ron mi­llo­nes de es­cla­vos a Amé­ri­ca en bar­cos ho­lan­de­ses y lu­sos.

La vi­da y dis­tri­bu­ción tri­bal de la An­go­la ac­tual es tam­bién pro­duc­to del di­se­ño ad­mi­nis­tra­ti­vo y de­mo­grá­fi­co que de­ci­die­ron las po­lí­ti­cas eu­ro­peas en la Con­fe­ren­cia de Ber­lín de 1885. En 1975, el país con­si­guió la in­de­pen­den­cia. Hoy, des­pués de 27 años de guerra ci­vil que aca­bó en 2002 y pro­du­jo 1,5 mi­llo­nes de muer­tos y unos cua­tro mi­llo­nes de des­pla­za­dos, An­go­la dis­fru­ta de un sor­pren­den­te de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co, si bien so­lo una pe­que­ña par­te de la po­bla­ción se be­ne­fi­cia de él: la es­pe­ran­za de vi­da es, se­gún la OMS, de ape­nas 54 años y el 30% de la po­bla­ción es anal­fa­be­ta.

Je­fe mwi­la con sus mu­chas es­po­sas (iz­da). Es­te pue­blo tam­bién es de ori­gen ban­tú. Dcha: mu­jer con be­bé, de la tribu cu­ro­ca, una de las pri­me­ras de la etnia ban­tú que se ins­ta­ló en es­ta zo­na de­sér­ti­ca en el si­glo XVIII.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.