Abe­jas y abe­jo­rros, in­to­xi­ca­dos en el cam­po

Geo - - NOTICIAS -

Que las abe­jas co­rren se­rio pe­li­gro de ex­tin­ción es una no­ti­cia co­no­ci­da. ¿Las cau­sas? La ur­ba­ni­za­ción de los cam­pos, el cambio cli­má­ti­co y los pes­ti­ci­das. Sin em­bar­go, es­te úl­ti­mo fac­tor ha si­do pues­to en cues­tión re­cien­te­men­te. Mien­tras al­gu­nas ONGs ins­tan a prohi­bir los neo­ni­co­ti­noi­des (pes­ti­ci­da), los or­ga­nis­mos en­car­ga­dos de ha­cer­lo con­si­de­ran que no hay es­tu­dios que los des­acon­se­jen. Se­gún los ecó­lo­gos del Centro de In­ves­ti­ga­ción Eco­ló­gi­ca y Apli­ca­cio­nes Fo­res­ta­les, Jor­di Bosch y An­selm Rodrigo, sí hay prue­bas que de­mues­tran su per­jui­cio pa­ra las abe­jas. Ade­más, des­ta­can el cóc­tel de pro­duc­tos que es­tos in­sec­tos en­cuen­tran en los cul­ti­vos. “No son so­lo los in­sec­ti­ci­das, la agri­cul­tu­ra in­ten­si­va usa fun­gi­ci­das y otros tra­ta­mien­tos. Al­gu­nos que se di­cen ino­cuos pa­ra las abe­jas, en com­bi­na­ción con otros quí­mi­cos, pa­san a ser pe­li­gro­sos”, di­ce Rodrigo.

En un es­tu­dio re­cien­te, se ana­li­zó el efec­to de do­sis ba­jas (no le­ta­les) del fun­gi­ci­da pro­pi­co­na­zol y el neo­ni­co­ti­no­de clo­tia­ni­di­na. Lo ex­pli­ca Bosch: “Es im­por­tan­te ana­li­zar do­sis si­mi­la­res a las que las abe­jas en­cuen­tran en el cam­po pa­ra ob­te­ner un re­sul­ta­do rea­lis­ta de có­mo les afec­tan. En es­te ca­so, lo hi­ci­mos con la abe­ja de la miel ( Apis me­li­fe­ra), el abe­jo­rro ( Bom­bus te­rres­tris) y una es­pe­cie de sil­ves­tre ( Os­mia bi­cor­nis); los re­sul­ta­dos mues­tran que, en las do­sis usa­das, los dos pro­duc­tos por se­pa­ra­do no son tó­xi­cos, pe­ro si la abe­ja in­gie­re am­bos se pro­du­ce una mor­ta­li­dad sig­ni­fi­ca­ti­va. La sil­ves­tre es la es­pe­cie más per­ju­di­ca­da”. Se­gún An­selm Rodrigo, “el uso de pla­gui­ci­das en los cul­ti­vos tam­bién tie­ne con­se­cuen­cias pre­vias a la muer­te, co­mo pue­den ser el atur­di­mien­to o los cam­bios de com­por­ta­mien­to. En cam­pos fu­mi­ga­dos, las abe­jas de la miel ha­cen me- nos bai­les pa­ra orien­tar­se an­tes de sa­lir de la col­me­na y es­to pro­vo­ca que orien­ten a me­nos com­pa­ñe­ros pa­ra fo­rra­jear, que al­gu­nas se pier­dan y no vuel­van a la col­me­na, o que ne­ce­si­ten más tiem­po pa­ra bus­car flo­res y sean me­nos pro­duc­ti­vas. Es­to ex­pli­ca­ría por qué mu­chos api­cul­to­res ha­llan las col­me­nas ca­da vez más va­cías, un fe­nó­meno que se conoce co­mo sín­dro­me del des­po­bla­mien­to de la col­me­na. La muer­te de las abe­jas tie­ne im­pli­ca­cio­nes a gran es­ca­la: gran pér­di­da de bio­di­ver­si­dad, des­fa­vo­re­cer una pieza cla­ve de los eco­sis­te­mas y dis­mi­nuir la po­li­ni­za­ción de los cam­pos de cul­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.