Los pe­ces de arre­ci­fe se vuel­ven te­me­ra­rios

Geo - - NOTICIAS -

Bió­lo­gos del Ins­ti­tu­to de Cien­cias Ma­ri­nas de la Uni­ver­si­dad de Te­xas han des­cu­bier­to que el pe­tró­leo afec­ta la con­duc­ta de los pe­ces de arre­ci­fe co­ra­lino de mo­do que les in­ci­ta a rea­li­zar ac­cio­nes im­pru­den­tes pa­ra ellos y pe­li­gro­sas pa­ra el con­jun­to de los arre­ci­fes. Cuan­do es­te ti­po de es­pe­cies se en­cuen­tra en pro­ce­so de de­sa­rro­llo es muy vul­ne­ra­ble: in­clu­so en aguas del to­do sa­lu­da­bles, me­nos del 10% de los em­brio­nes y de las lar­vas al­can­za la ple­na ma­du­rez. Es­tos po­cos ejem­pla­res que so­bre­vi­ven, por re­gla ge­ne­ral, sue­len apren­der a iden­ti­fi­car al enemi­go, a pro­te­ger­se tras­la­dán­do­se en gru­pos, a mi­ni­mi­zar el mo­vi­mien­to y el trán­si­to por aguas abier­tas y a huir de los pe­li­gros en ge­ne­ral. Sin em­bar­go, se ha com­pro­ba­do que los ejem­pla­res jó­ve­nes ex­pues­tos al pe­tró­leo se arries­gan mu­cho más en pre­sen­cia de un de­pre­da­dor, ade­más de que su cre­ci­mien­to y ca­pa­ci­dad de en­con­trar un há­bi­tat ade­cua­do se ven mer­ma­dos. Ade­más de ver­se afec­ta­da su mor­fo­lo­gía car­dia­ca, fe­nó­meno ya es­tu­dia­do, es­ta es la pri­me­ra in­ves­ti­ga­ción que de­mues­tra una con­se­cuen­cia aña­di­da en el com­por­ta­mien­to de es­tas es­pe­cies de ma­ne­ra que au­men­ta la de­pre­da­ción y re­du­ce con­si­de­ra­ble­men­te el éxi­to de su asen­ta­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.