Agadez, el ave fé­nix del de­sier­to

Geo - - SUMARIO - POR ALISSA DESCOTES - TOYOSAKI (TEXTO) Y PAS­CAL MAI­TRE (FO­TOS)

Con­ver­ti­da en re­fu­gio de yiha­dis­tas y tra­fi­can­tes de per­so­nas, ade­más de ser un es­tra­té­gi­co cru­ce de ca­mi­nos, la an­ti­gua ciu­dad del de­sier­to lu­cha por re­cu­pe­rar su an­ti­guo es­plen­dor.

La bella ciu­dad ocre, en­cru­ci­ja­da del Áfri­ca sub­saha­ria­na, co­no­ció tiem­pos do­ra­dos en­tre los si­glos XI y XX, an­tes de caer en el ol­vi­do por es­tar en una re­gión con al­to ries­go de ame­na­za yiha­dis­ta. Hoy en día, la “puer­ta del Te­ne­ré” se es­fuer­za por re­cu­pe­rar su pa­sa­do es­plen­dor.

Re­ba­ños de ca­bras y mer­ca­de­res que ti­ran de sus bu­rros se apre­su­ran por el la­be­rin­to de ca­lle­jue­las bor­dea­das de ca­sas de ar­ci­lla. Son las cin­co de la tar­de y se es­tá le­van­tan­do el Har­mat­tan. En in­vierno, Agadez sue­le que­dar en­vuel­ta en una es­pe­sa nu­be de are­na que no con­si­gue ocul­tar los res­plan­de­cien­tes bou­bous (ro­pa­jes tra­di­cio­na­les) que lle­va la gen­te. A lo le­jos se al­za el al­mi­nar de la gran mez­qui­ta, el más al­to ja­más cons­trui­do en ban­co, la mez­cla de ar­ci­lla y pa­ja que le da su ca­rac­te­rís­ti­co y be­llo co­lor ocre a la his­tó­ri­ca ciu­dad de Agadez, ins­cri­ta en el Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Hu­ma­ni­dad des­de 2013.

Re­fu­gia­do en su pa­la­cio del si­glo XV, el sul­tán Omar Ibrahim Omar, de 50 años, lu­ce un con­torno de ojos a ba­se de kohol. Con su ros­tro en­mar­ca­do por un lar­go tur­ban­te de co­lor ín­di­go, es­tá es­pe­ran­do a sus mi­nis­tros. El sul­tán de Air –el nom­bre del ma­ci­zo que se ex­tien­de al nor­te de la ciu­dad– es el sím­bo­lo de la au­to­ri­dad tra­di­cio­nal y tie­ne un pa­pel más mo­ral que ofi­cial. Se es­fuer­za por ha­cer rei­nar la paz y la uni­dad en una re­gión de 667.779 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de ex­ten­sión. Es de­cir, la mi­tad nor­te de Ní­ger. Pe­ro el pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal no jue­ga a su fa­vor.

Agadez, an­ti­gua en­cru­ci­ja­da de ca­ra­va­nas, ciu­dad mul­ti­cul­tu­ral en la que conviven las et­nias tua­reg, hau­sa, tu­bu, peul y ára­be, quie­re re­cu­pe­rar su an­ti­guo es­plen­dor, cuan­do era un im­por­tan­te centro co­mer­cial tran­saha­riano (su nom­bre de­ri­va­ría del tér­mino te­ga­dast, “vi­si­ta” en ta­mas­heq, la len­gua de los be­re­be­res). La puer­ta del de­sier­to del Te­ne­ré, que sur­ca­ban los bó­li­dos del Pa­rís-Da­kar y los tran­qui­los aman­tes del Sáha­ra, vi­vió del tu­ris­mo has­ta los años no­ven­ta. Las re­be­lio­nes tua­reg y el asen­ta­mien­to de gru­pos yiha­dis­tas en los paí­ses li­mí­tro­fes de Ní­ger –Bo­ko Ha­ram en Ni­ge­ria, AQMI (Al Qae­da del Ma­greb Is­lá­mi­co) en Ma­li, Daesh en Li­bia– des­es­ta­bi­li­za­ron la re­gión y pro­vo­ca­ron que la ciu­dad ca­ye­ra en el ol­vi­do.

En el ma­pa del Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res fran­cés –el Quai d’Or­say–, Agadez re­sul­ta ser el úni­co pun­to na­ran­ja (“a evi­tar sal­vo por ra­zo­nes im­pe­ra­ti­vas”) den­tro de un in­men­so sec­tor que se ex­tien­de des­de Mau- ri­ta­nia has­ta Egip­to, mar­ca­do en ro­jo (“for­mal­men­te des­acon­se­ja­do”). “¡Te­ne­mos que sa­car el de­sier­to de la zo­na ro­ja!”, cla­ma el sul­tán. “Agadez no es Agadez sin ex­tran­je­ros. Es­ta­mos or­gu­llo­sos del pa­pel de en­cru­ci­ja­da que ha ju­ga­do nuestra ciu­dad, y echa­mos de me­nos a los via­je­ros que nos per­mi­tían abrir­nos al mun­do.” Agadez, una ciu­dad ais­la­da don­de los cor­tes de luz y agua son fre­cuen­tes y a la que le fal­ta de to­do –con­vie­ne no ol­vi­dar que Ní­ger fi­gu­ra en el pe­núl­ti­mo pues­to de la lista de 188 paí­ses del Ín­di­ce de De­sa­rro­llo Hu­mano de las Na­cio­nes Uni­das–, pa­re­ce es­tar as­fi­xián­do­se. Sin em­bar­go y des­de ha­ce po­co tiem­po, un vien­to nue­vo so­pla so­bre es­ta bella ciu­dad saha­ria­na. En di­ciem­bre de 2016 y con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción de la Fies­ta de la In­de­pen­den­cia en Agadez, bau­ti­za­da pa­ra la oca­sión “Sok­ni” (“ex­po­si­ción de la be­lle­za” en ta­mas­heq), Ní­ger li­be­ró 40.000 mi­llo­nes de fran­cos CFA (60 mi­llo­nes de eu­ros) pa­ra la re­no­va­ción de las in­fra­es­truc­tu­ras lo­ca­les. Lo nun­ca vis­to. Se tra­ta­ba de atraer in­ver­sio­nes a la ciu­dad y apun­ta­lar su re­gre­so al pa­no­ra­ma tu­rís­ti­co. Al ano­che­cer, el al­mi­nar de la mez­qui­ta del sul­tán se ilu­mi­na co­mo por ar­te de ma­gia. Su Al­te­za bro­mea: “Es el si­glo XV con luz”. Tras la fies­ta se han co­lo­ca­do pa­ne­les so­la­res que bor­dean los sie­te ki­ló­me­tros de lon­gi­tud de la ar­te­ria prin­ci­pal de la ciu­dad, el bu­le­var Kao­cen.

En la pla­ta­for­ma del ae­ro­puer­to Mano-Da­yak, em­pre­sa­rios, co­mer­cian­tes ni­ge­ri­nos y ex­pa­tria­dos eu­ro­peos des­em­bar­can a pe­sar de la tem­pe­ra­tu­ra as­fi­xian­te: 40 gra­dos cen­tí­gra­dos de me­dia en una de las ciu­da­des más ca­lu­ro­sas del mun­do. El sa­lón VIP, re­cién es­tre­na­do, aco­ge a mi­nis­tros y per­so­na­li­da­des lo­ca­les.

Agadez es­tá sa­lien­do de su ais­la­mien­to gra­cias al trans­por­te aé­reo. Des­de 2014, la com­pa­ñía de ban­de­ra Ni­ger Air­li­nes ofre­ce cua­tro vue­los se­ma­na­les des­de Nia­mey, lo que evi­ta un via­je in­fer­nal por los mil ki­ló­me­tros de lar­go de la “ca­rre­te­ra del ura­nio”, cons­trui­da por Are­va en los años 1970 pa­ra trans­por­tar el ye­llow

ca­ke des­de las mi­nas de Ar­lit, al nor­te de Agadez, has­ta Co­to­nú en Be­nín. “Las in­ver­sio­nes es­ta­ta­les pa­ra Sok­ni han da­do lu­gar a una im­por­tan­te trans­for­ma­ción

A LA HO­RA DE LA ORA­CIÓN EL SI­LEN­CIO IN­VA­DE LAS CA­LLES

de la ciu­dad”, se­ña­la en­can­ta­do Rhis­sa Ag Bou­la, an­ti­guo je­fe de los re­bel­des tua­reg y pre­si­den­te del comité organizador de Sok­ni”. La im­pli­ca­ción de la po­bla­ción lo­cal en la con­so­li­da­ción de la paz fa­ci­li­ta­rá el re­sur­gi­mien­to de las ac­ti­vi­da­des tu­rís­ti­cas. Cree­mos en ello a pe­sar del cli­ma de in­se­gu­ri­dad que se vi­ve en Ní­ger.” El pri­mer vue­lo en­tre Pa­rís y Agadez fue inau­gu­ra­do en 2007 con mo­ti­vo de la fies­ta, por ini­cia­ti­va de Rhis­sa Ag Bou­la. “¡En el ae­ro­puer­to to­dos es­ta­ban muy emo­cio­na­dos y llo­ra­ban de ale­gría!”, nos cuen­ta Mous­sa Hama Ba­char, an­ti­guo guía tu­rís­ti­co en pa­ro. La ciu­dad aco­gió a unos cien vi­si­tan­tes que ya co­no­cían la re­gión pues eran so­bre to­do miem­bros de aso­cia­cio­nes. Pe­ro el im­pre­sio­nan­te dis­po­si­ti­vo mi­li­tar y las di­rec­tri­ces del Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res fran­cés les di­sua­die­ron de pro­se­guir el via­je. Al­go in­jus­ti­fi­ca­do se­gún los ha­bi­tan­tes de Agadez: “Los aten­ta­dos se co­me­ten a cien­tos de ki­ló­me­tros de aquí, en el trián­gu­lo fron­te­ri­zo con Ma­li y Bur­ki­na Fa­so, o en la fron­te­ra en­tre Chad y Ni­ge­ria”, nos re­cuer­da Maw­li Da­yak.

Na­ci­do en Agadez ha­ce 40 años, el hijo de Mano Da­yak –ar­dien­te pro­mo­tor de la uni­dad tua­reg y uno de los prin­ci­pa­les je­fes de la re­be­lión has­ta su muer­te en un ac­ci­den­te aé­reo en 1995– es­tá con­ven­ci­do de que es ne­ce­sa­rio reac­ti­var el tu­ris­mo y afir­ma: “No te­ne­mos pro­ble­mas de se­gu­ri­dad den­tro de Ní­ger. Aquí la gen­te es­tá im­pa­cien­te por re­cu­pe­rar los años do­ra­dos.” Y aña­de que el pa­ro y la au­sen­cia de pers­pec­ti­vas que em­pu­jan a los jó­ve­nes a abra­zar la yihad o a de­di­car­se al con­tra­ban­do son la ver­da­de­ra pla­ga que azo­ta al país.

Son las dos de la tar­de y la voz del al­mué­dano re­sue­na en la ciu­dad. Co­mo ca­da viernes, cien­tos de fie­les ocu­pan las ca­lle­jue­las que ro­dean la gran mez­qui­ta y se pros­ter­nan for­man­do un mo­sai­co de co­lo­res que se ex­tien­de has­ta el mer­ca­do. En es­te país don­de el 95% de la po­bla­ción es mu­sul­ma­na, el su­fis­mo es la co­rrien­te ma­yo­ri­ta­ria, que tie­ne fa­ma de mo­de­ra­da, pe­ro ¿su­po­ne una de­fen­sa con­tra el ex­tre­mis­mo re­li­gio­so? Li­man Ahar Fid­ja­ji, el imán de la gran mez­qui­ta afir­ma: “Lo que ocu­rrió en el nor­te de Ma­li no es una fa­ta­li­dad. Pe­ro te­ne­mos que es­tar muy vi­gi­lan­tes por­que los gru­pos te­rro­ris­tas re­clu­tan a mu­sul­ma­nes atra­yén­do­los con di­ne­ro o dro­gas.”

Des­de 2006, el imán pre­si­de el Ob­ser­va­to­rio Re­li­gio­so pa­ra la Pre­ven­ción y Ges­tión de Con­flic­tos: “Or­ga­ni­za­mos gi­ras de sen­si­bi­li­za­ción pa­ra com­ba­tir el au­ge del ra­di­ca­lis­mo re­li­gio­so en la re­gión. Los nó­ma­das nos in­for­man de la lle­ga­da de cual­quier pre­di­ca­dor ex­tran­je­ro”, aña­de el an­ciano imán que ha rea­li­za­do cin­co ve­ces el hach, la pe­re­gri­na­ción a La Me­ca.

ES­TA­DOS UNI­DOS INS­TA­LA AQUÍ UNA BA­SE MI­LI­TAR AN­TI­TE­RRO­RIS­TA

A la ho­ra de la ora­ción, el tiem­po se de­tie­ne y la ciu­dad se que­da en si­len­cio. Lue­go, la ciu­dad vuel­ve a la vi­da. Los mo­to­res ru­gen, los bar­be­ros y fru­te­ros ins­ta­lan sus pues­tos. La gen­te char­la con sus al­fom­bras de ora­ción ba­jo el brazo. Por la noche, fren­te al lu­jo­so ho­tel de la Paix (paz), la ju­ven­tud lo­cal, chi­cos y chi­cas jun­tos, fu­ma nar­gui­lE en los ba­res de ca­chim­bas.

¿Es Agadez un oa­sis de paz en un país azo­ta­do por las in­cur­sio­nes de los gru­pos yiha­dis­tas? Des­de el se­cues­tro de sie­te tra­ba­ja­do­res de Are­va por AQMI en 2007, va­rios aten­ta­dos reivin­di­ca­dos por te­rro­ris­tas de Ni­ge­ria o Ma­li han en­san­gren­ta­do el sur de Ní­ger. Y el nor­te del país pa­de­ce el caos li­bio. El pa­so de Salvador, una en­cru­ci­ja­da de­sér­ti­ca y es­tra­té­gi­ca si­tua­da en la fron­te­ra con Li­bia y Ar­ge­lia, se ha con­ver­ti­do en un re­fu­gio de yiha­dis­tas y tra­fi­can­tes de se­res hu­ma­nos, ar­mas y dro­gas. En 2015, los pa­ra­cai­dis­tas in­ter­vi­nie­ron en el mar­co de Bark­ha­ne, la ope­ra­ción mi­li­tar fran­ce­sa en el Sahel, pa­ra in­ten­tar con­tro­lar la zo­na y des­es­ta­bi­li­zar aquel trá­fi­co. Las fuer­zas fran­ce­sas, que co­la­bo­ran con el ejér­ci­to ni­ge­rino, dis­po­nen de dos ba­ses avan­za­das, una en Ague­lal, cer­ca de las mi­nas de ura­nio de Ar­lit, y otra en Ma­da­ma, si­tua­da a cien ki­ló­me­tros de la fron­te­ra li­bia. Yvan Gui­chaoua, in­ves­ti­ga­dor de la Brus­sels School of In­ter­na­tio­nal Stu­dies y es­pe­cia­lis­ta del Sahel, opi­na: “Se tra­ta de pro­te­ger los in­tere­ses de Are­va, aca­bar con las in­cur­sio­nes yiha­dis­tas y con­tro­lar el pa­so de Salvador, una zo­na de co­ne­xión es­tra­té­gi­ca”. Es­te im­por­tan­te co­rre­dor no es­ca­pa a la vi­gi­lan­cia del ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se, que es­tá aca­ban­do de ins­ta­lar una enor­me ba­se mi­li­tar (la se­gun­da ma­yor de Áfri­ca des­pués de la de Yi­bu­ti) pa­ra dro­nes en las in­me­dia­cio­nes del ae­ro­puer­to de Agadez. Se­gún la di­rec­ción de co­mu­ni­ca­ción del Afri­com, el Man­do Áfri­ca de Es­ta­dos Uni­dos, es­ta ba­se, cu­yo ob­je­ti­vo es el de “apoyar los es­fuer­zos de sus so­cios afri­ca­nos pa­ra los pro­ble­mas de se­gu­ri­dad re­gio­nal”, es­tá di­se­ña­da pa­ra al­ber­gar a 350 mi­li­ta­res y dos me­ga­dro­nes ca­pa­ces de in­ter­ve­nir en Ni­ge­ria, Ma­li o Li­bia. El re­cin­to va­lla­do tie­ne una ex­ten­sión de quin­ce ki­ló­me­tros

CON LAS TOR­MEN­TAS DE ARE­NA ES DI­FÍ­CIL VER LAS BA­LI­ZAS

por sie­te (se­gún fuentes anó­ni­mas, da­do que Afri­com se nie­ga a dar in­for­ma­ción al­gu­na al res­pec­to). Mi­ra­do­res equi­pa­dos con cá­ma­ras tér­mi­cas do­mi­nan to­da la zo­na de­sér­ti­ca en la que pa­tru­llan sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos y ni­ge­ri­nos. Se­gún el In­ter­cept, si­tio web de in­ves­ti­ga­ción an­glo­sa­jón, el Pen­tá­gono ha­bría in­ver­ti­do cien mi­llo­nes de dó­la­res en la ba­se, en la que tra­ba­jan al­gu­nos ha­bi­tan­tes de Agadez. Pe­ro otros se que­jan de su do­mi­nio so­bre su te­rri­to­rio.

La tran­qui­la ru­ti­na de In­di­ta­li Kin­na, un ga­na­de­ro nó­ma­da cin­cuen­tón, se vio fuer­te­men­te al­te­ra­da cuan­do tres blin­da­dos se pre­sen­ta­ron an­te su tien­da. Y nos cuen­ta: “Es­ta­ba pre­pa­rán­do­me un té cuan­do los mi­li­ta­res me or­de­na­ron des­pla­zar­la”. Los 800 ha­bi­tan­tes del pue­blo Tas­sak N Ta­la­mi afir­man no ha­ber re­ci­bi­do nin­gu­na in­dem­ni­za­ción a pe­sar de que la ba­se in­va­de sus pas­tos. “Los ame­ri­ca­nos di­cen que es­tán aquí pa­ra com­ba­tir el te­rro­ris­mo, pe­ro yo nun­ca he vis­to nin­gún ata­que por aquí”, afir­ma In­di­ta­li. “Lo cier­to es que no pue­do ha­cer­les fren­te.” Se ha ins­ta­la­do a dos ki­ló­me­tros del pe­rí­me­tro mi­li­tar pe­ro sus ca­me­llos si­guen pas­tan­do en el área prohi­bi­da. “Nun­ca es­toy tran­qui­lo por­que in­clu­so una so­la ca­bra ac­ti­va las alar­mas. Y lue­go es un pro­ble­ma re­cu­pe­rar­la.” Con las tor­men­tas de are­na, es muy di­fí­cil ver las ba­li­zas, plan­ta­das ca­da diez me­tros, que in­di­can que es una zo­na mi­li­tar. “De noche, mi­gran­tes o sim­ples ca­me­lle­ros pa­san por aquí y los mi­li­ta­res les apun­tan con sus ar­mas”, se la­men­ta Mus­ta­fa Mohammed, uno de los sie­te in­tér­pre­tes de ta­mas­heq-in­glés re­clu­ta­dos por los nor­te­ame­ri­ca­nos”. No sa­ben de la exis­ten­cia de la ba­se y ni si­quie­ra sa­ben leer los pa­ne­les de se­ña­li­za­ción.” En las ca­lles de Agadez, la pre­sen­cia nor­te­ame­ri­ca­na tam­po­co es­tá bien vis­ta. “Es ver­dad que la ba­se nos da tra­ba­jo, pe­ro a ve­ces no pue­do evi­tar po­ner­les en su si­ti”, afir­ma enoja­da Ti­ti Ama­ni, que en­con­tra­mos en el Pi­lier, el res­tau­ran­te ita­liano más an­ti­guo de la ciu­dad. “A fin de cuen­tas, aquí es­ta­mos en ca­sa”. Es­ta mu­jer tua­reg que lle­va un vestido ajus­ta­do y uñas pin­ta­dos de ro­jo y re­si­dió en Lon­dres, es la res­pon­sa­ble de la lo­gís­ti­ca de la ba­se. “Or­ga­ni­zo pic­nics de bien­ve­ni­da o des­pe­di­da en fun­ción de las ro­ta­cio­nes de los re­clu­tas. Los sol­da­dos so­lo per­ma­ne­cen en la ba­se en­tre cua­tro y seis me­ses y no les da tiem­po a co­no­cer nuestra cul­tu­ra.” El Pi­lier, an­ta­ño fre­cuen­ta­do por aven­tu­re­ros a su re­gre­so del Te­ne­ré, vuel­ve a es­tar de mo­da y atrae a los ex­pa­tria­dos que char­lan to­mán­do­se una cer­ve­za y una piz­za.

Cer­ca del res­tau­ran­te, el ba­rrio his­tó­ri­co ali­nea sus mag­ní­fi­cas ca­sas he­chas en ban­co, aun­que al­gu­nas es­tán bas­tan­te des­tar­ta­la­das. La ma­yo­ría de es­tas ca­sas con te­rra­zas lle­nas de bu­gan­vi­llas per­te­ne­cía a eu­ro­peos que se mar­cha­ron ha­cia 2010, de­bi­do a las olas de aten­ta­dos. Cé­li­ne Jou­lia no se mar­chó y si­gue vi­vien­do en su bo­ni­ta ca­sa, el al­ber­gue de Azel, con su ma­ri­do Akly, el pri­mer pi­lo­to ni­ge­rino del Pa­rí­sDa­kar. La pa­re­ja fran­co-tua­reg or­ga­ni­za­ba ex­pe­di­cio­nes al de­sier­to has­ta 2007. Pe­ro tu­vie­ron que de­jar­lo de­bi­do a la in­se­gu­ri­dad. Des­de 2012, su ho­tel es al­qui­la­do por la mi­sión ci­vil de ges­tión de cri­sis de la Unión Eu­ro­pea, Eu­cap Sahel Ni­ger, en­car­ga­da de for­mar a las fuer­zas de se­gu­ri­dad ni­ge­ri­nas en el ma­ne­jo de las he­rra­mien­tas de co­mu­ni­ca­ción y vi­gi­lan­cia. “Pe­ro nos es­tá prohi­bi­do sa­lir de Agadez y cir­cu­lar en la zo­na ro­ja”, se la­men­ta la di­plo­má­ti­ca fin­lan­de­sa Kir­si Hen­riks­son, la je­fa de Eu­cap. “Nues­tro prin­ci­pal hán­di­cap es que no co­no­ce­mos la re­gión en la que tra­ba­ja­mos, lo cual es gra­ve, má­xi­me con­si­de­ran­do que tam­bién de­be­mos for­mar a ni­ge­ri­nos pa­ra en­se­ñar­les a ges­tio­nar las mi­gra­cio­nes en las fron­te­ras”.

Por­que en Agadez l os mi­gran­tes es­tán por to­das par­tes. Ca­da día, va­rios ca­mio­nes traen su olea­da de de­ses­pe­ra­dos que re­gre­san des­de otras re­gio­nes de Ní­ger o de cual­quier otro si­tio con la es­pe­ran­za de po­der lle­gar a Eu­ro­pa o tra­ba­jar en Li­bia, pe­ro que han te­ni­do que re­gre­sar. Lle­nos de pol­vo, ago­ta­dos, és­tos vuel­ven de Li­bia a tra­vés del Te­ne­ré. Ba­jo la ca­pu­cha de su chi­la­ba, el cua­ren­tón Is­sa­ka Sa­lay es­con­de un ros­tro mar­ca­do. Ha­ce cin­co años, par­tió de Zin­der, a 450 ki­ló­me­tros al sur de Agadez, pa­ra pro­bar suer­te en Li­bia y nos cuen­ta: “To­do cam­bió tras la muer­te de Ga­da­fi (en 2011). An­tes, te pa­ga­ban por tu tra­ba­jo,

Es­tos jó­ve­nes gam­bia­nos en­con­tra­ron re­fu­gio en un “gue­to” del ba­rrio de Ka­tan­ga, un centro de alo­ja­mien­to clan­des­tino pa­ra mi­gran­tes ile­ga­les. Su ob­je­ti­vo fi­nal: Ale­ma­nia. Ca­da uno de­be con­se­guir 450 eu­ros pa­ra po­der lle­gar a Li­bia.

En el pa­sa­do mes de fe­bre­ro, 300 tra­fi­can­tes de per­so­nas se reunie­ron en Agadez por ini­cia­ti­va de la Unión Eu­ro­pea y el go­bierno lo­cal. El ob­je­ti­vo era con­ven­cer­les de que aban­do­na­sen sus prác­ti­cas.

En Ta­be­lot, al es­te de Agadez, es­tos hom­bres sue­ñan con en­con­trar al­gu­na pe­pi­ta de oro. El re­cien­te des­cu­bri­mien­to en la re­gión de ya­ci­mien­tos de es­te mi­ne­ral ha atraí­do a mu­chos bus­ca­do­res ar­te­sa­na­les, que ven en es­ta ac­ti­vi­dad una al­ter­na­ti­va al pe­li­gro­so trá­fi­co de se­res hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.