Vall de Boí

PO­COS LU­GA­RES OFRE­CEN TAN­TO EN TAN PO­CO ES­PA­CIO: IGLE­SIAS RO­MÁ­NI­CAS, AGUAS TER­MA­LES Y UN PAR­QUE NA­CIO­NAL: AI­GÜES­TOR­TES I ES­TANY DE SANT MAU­RI­CI

Geo - - SUMARIO - POR JOA­QUIM M. PUJALS (TEXTO) Y GONZALO AZUMENDI (FO­TOS)

Hay po­cos lu­ga­res en el mun­do que ofrez­can tan­to en un te­rri­to­rio tan pe­que­ño. Una es­ca­pa­da oto­ñal a Llei­da pa­ra dis­fru­tar del ro­má­ni­co ca­ta­lán más au­tén­ti­co.

De re­pen­te, so­bre las des­nu­das paredes de pie­dra, rá­pi­dos tra­zos de luz co­mien­zan a bos­que­jar los dis­tin­tos seg­men­tos de un gran mu­ral, que po­co a po­co se van lle­nan­do de co­lor. En po­cos mi­nu­tos, los mu­ros, la bó­ve­da y los ar­cos que los de­li­mi­tan es­ta­llan en una sin­fo­nía cro­má­ti­ca pla­ga­da de fi­gu­ras hu­ma­nas y es­ce­nas bí­bli­cas, y el áb­si­de cen­tral de Sant Cli­ment de Taüll re­cu­pe­ra el lla­ma­ti­vo as­pec­to que de­bió de te­ner en el si­glo XII, con el se­ve­ro Pan­to­crá­tor –una de las obras maes­tras del ro­má­ni­co eu­ro­peo– pre­si­dien­do el con­jun­to pic­tó­ri­co (y el Jui­cio Fi­nal).

El Pan­to­crá­tor fue arran­ca­do en­tre 1919 y 1922 de las paredes don­de ha­bía per­ma­ne­ci­do du­ran­te diez si­glos, trans­por­ta­do en mu­las has­ta La Po­bla de Se­gur y des­de allí en tren y ca­mio­nes has­ta Barcelona, en cu­yo Mu­seu Na­cio­nal d’Art de Ca­ta­lun­ya (MNAC), que reúne la me­jor co­lec­ción de ro­má­ni­co del mun­do, es­tán ex­pues­tas és­ta y otras pin­tu­ras mu­ra­les de las igle­sias de la Vall de Boí (Llei­da) y del res­to de los Pi­ri­neos.

El va­lio­so pa­tri­mo­nio de las igle­sias del va­lle, de­cla­ra­das Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unesco, ha­bía si­do re­des­cu­bier­to por una ex­pe­di­ción his­tó­ri­co-ar­queo­ló­gi­ca di­ri­gi­da en 1907 por Jo­sep Puig i Ca­da­falch, ar­qui­tec­to de al­gu­nos de los edi­fi­cios mo­der­nis­tas más co­no­ci­dos de la ca­pi­tal ca­ta­la­na. Has­ta su lle­ga­da, es­te re­mo­to rin­cón de las mon­ta­ñas y sus te­so­ros ha­bían per­ma­ne­ci­do ol­vi­da­dos por el mun­do. Co­mo el ro­má­ni­co en ge­ne­ral, que no re­cu­pe­ró el re­co­no­ci­mien­to ar­tís­ti­co has­ta el au­ge del Ro­man­ti­cis­mo en el si­glo XIX.

La ta­rea do­cu­men­tal lle­va­da a ca­bo por la mi­sión (de la que se con­ser­van, ade­más de no­tas y bo­ce­tos, 251 pla­cas fo­to­grá­fi­cas) des­per­tó el in­te­rés de gran­des co­lec­cio­nis­tas in­ter­na­cio­na­les con ape­lli­dos tan so­no­ros co­mo Hearst o Roc­ke­fe­ller, au­to­res del ex­po­lio de bue­na par­te del ar­te eu­ro­peo (in­clui­do el ro­má­ni­co pi­re­nai­co), así que las au­to­ri­da­des de­ci­die­ron lle­var­se el mu­ral pa­ra ga­ran­ti­zar su se­gu­ri­dad y po­ner­lo al al­can­ce del gran pú­bli­co.

Tras mil años sin mo­ver­se, el Pan­to­crá­tor de Taüll em­pe­zó a ver mun­do: du­ran­te la Guerra Ci­vil, cuan­do Barcelona su­frió du­ros bom­bar­deos, acompañó a otras pie­zas de la co­lec­ción a Olot y Dar­nius (Gi­ro­na), y en 1937 pu­do ser ad­mi­ra­do en la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de Pa­rís. Cuan­do las ar­mas ca­lla­ron en España, re­gre­só al mu­seo del que es la pieza es­tre­lla.

El me­jor con­jun­to ro­má­ni­co del mun­do

En 1959 se pin­tó una co­pia en el áb­si­de de la igle­sia, pe­ro fue arran­ca­da a su vez en 2013 por­que las úl­ti­mas tec­no­lo­gías ofre­cían una al­ter­na­ti­va mu­cho me­jor: de­vol­ver al con­jun­to su as­pec­to ori­gi­nal me­dian­te un sis­te­ma de vi­deo-map­ping, una pro­yec­ción so­bre los mu­ros de una re­pro­duc­ción exac­ta de la obra. “El ob­je­ti­vo era la res­ti­tu­ción vir­tual de las pin­tu­ras, con pí­xe­les en lu­gar de pig­men­tos”, ex­pli­ca Eloi Ma­duell, in­ge­nie­ro au­dio­vi­sual de la em­pre­sa Play­mo­des, que jun­to con el es­tu­dio Bur­zon Co­men­ge cul­mi­nó el pro­yec­to tras un año de tra­ba­jo y una in­ver­sión de 400.000 eu­ros.

Pa­ra lo­grar­lo hu­bo que es­ca­near con lá­ser to­da la igle­sia y tam­bién el ori­gi­nal ex­pues­to en Barcelona: “En­ca­jar am­bos mun­dos di­gi­ta­les, y lle­var­lo to­do de nue­vo al 3D”, re­su­me Ma­duell. Más es­ca­neos, cien­tos de fo­tos de al­ta re­so­lu-

EL VA­LIO­SO PA­TRI­MO­NIO DE LAS IGLE­SIAS RO­MÁ­NI­CAS PER­MA­NE­CIÓ OL­VI­DA­DO HAS­TA PRIN­CI­PIOS DEL SI­GLO XX

ción y la re­crea­ción de las par­tes no con­ser­va­das por par­te de un ilus­tra­dor-ani­ma­dor hi­cie­ron re­su­ci­tar una estampa que na­die ha­bía vis­to en mil años.

Pa­ra re­don­dear es­ta in­mer­sión en el Me­die­vo, la ima­gen vir­tual –que ema­na de seis pro­yec­to­res de al­ta re­so­lu­ción in­te­gra­dos ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te en el edi­fi­cio– simula la ilu­mi­na­ción a ba­se de ve­las y lám­pa­ras de acei­te del si­glo XII, y la acom­pa­ña un te­lón de fon­do mu­si­cal di­se­ña­do por soft

wa­re a par­tir de no­tas de ins­tru­men­tos de la épo­ca fa­bri­ca­dos por lut­hiers es­pe­cia­li­za­dos. “¡Se­ría fan­tás­ti­co ha­cer­lo en to­das las de­más igle­sias, pe­ro cues­ta mu­cho di­ne­ro!”, se la­men­ta una de las técnicas del Cen­tre del Ro­mà­nic de la Vall de Boí, de vi­si­ta obli­ga­da an­tes de re­co­rrer los tem­plos.

En 2000, la Unesco re­co­no­ció co­mo Pa­tri­mo­nio Mun­dial las igle­sias de Sant Cli­ment y San­ta Ma­ria de Taüll, Sant Fe­liu de Ba­rrue­ra, Sant Joan de Boí, San­ta Eu­là­lia de Erill la Vall, San­ta Ma­ria de l’As­sump­ció de Cóll, San­ta Ma­ria de Car­det y la Na­ti­vi­tat y la er­mi­ta de Sant Quirc, am­bas en Du­rro. Se tra­ta de nue­ve edi­fi­cios de gran­des pro­por­cio­nes y es­ti­lo lom­bar­do en­cla­va­dos en un va­lle de ape­nas una vein­te­na de ki­ló­me­tros que con­for­man po­si­ble­men­te el me­jor con­jun­to ro­má­ni­co de Eu­ro­pa, lo que equi­va­le a de­cir del mun­do.

Sor­pren­de se­me­jan­te con­cen­tra­ción de igle­si­tas, pe­ro in­clu­so hu­bo al­gu­nas más: en Taüll, un pue­ble­ci­to de ape­nas 200 ha­bi­tan­tes, don­de hay na­da me­nos que dos –¡con­sa­gra­das en días su­ce­si­vos en 1123!– que­dan res­tos de una ter­ce­ra. Y otra más en Cóll, don­de vi­ven so­la­men­te 40 per­so­nas. Se­me­jan­te os­ten­ta­ción pa­re­ce res­pon­der al de­seo de ex­hi­bi­ción de los ba­ro­nes de Erill, se­ño­res de es­tas tie­rras, a los que la co­ro­na pa­gó gran­des can­ti­da­des de pla­ta por gue­rrear pa­ra ella en tie­rras ara­go­ne­sas. Aun­que los pe­que­ños pue­blos

le­van­ta­dos con pie­dra de la zo­na se di­fu­mi­nan so­bre el fon­do de las co­lo­sa­les mon­ta­ñas, es im­po­si­ble no re­pa­rar en las es­bel­tas torres que se al­zan en sie­te de ellos. Son cam­pa­na­rios muy al­tos, ver­da­de­ros ras­ca­cie­los me­die­va­les de has­ta seis pi­sos y 26 me­tros de al­tu­ra, to­da una proe­za pa­ra los ar­qui­tec­tos y can­te­ros de los si­glos XI y XII.

Su mi­sión no era so­lo re­li­gio­sa, sino tam­bién mi­li­tar: eran pun­tos de ob­ser­va­ción y aler­ta en ca­so de pe­li­gro. De he­cho, tres de ellos es­tán per­fec­ta­men­te ali­nea­dos –y los ex­per­tos no aca­ban de en­ten­der có­mo y por qué–. Y los ro­bus­tos tem­plos si­tua­dos a sus pies se con­ver­tían en un re­fu­gio for­ti­fi­ca­do pa­ra la po­bla­ción lo­cal, aun­que no siem­pre re­sul­ta­ra efec­ti­vo: du­ran­te el si­glo XV el úl­ti­mo con­de del Pa­llars in­cen­dió la igle­sia de Du­rro con to­dos sus ha­bi­tan­tes en el in­te­rior, vo­la­ti­li­zán­do­se así tam­bién su decoración ori­gi­nal.

Una ser­pien­te de fue­go es­pan­ta los ma­los es­pí­ri­tus

Si bien to­das han su­fri­do re­for­mas y mo­di­fi­ca­cio­nes –las pin­tu­ras fue­ron ta­pa­das o da­ña­das en si­glos pos­te­rio­res por con­si­de­rar­las ca­ren­tes de va­lor– , el es­ta­do de con­ser­va­ción de es­tos tem­plos es tan no­ta­ble que en al­guno de ellos la ce­rra­du­ra de la puer­ta es la ori­gi­nal (las enor­mes lla­ves de hie-

LAS IMÁ­GE­NES DI­GI­TA­LES HAN DE­VUEL­TO A SANT CLI­MENT DE TAÜLL SU ASPEC TO ORI­GI­NAL

rro son al­go más mo­der­nas). Pe­ro no so­lo las igle­sias ro­má­ni­cas del va­lle han si­do re­co­no­ci­das por la Unesco co­mo ele­men­tos de va­lor uni­ver­sal. En 2015, el or­ga­nis­mo de la ONU pa­ra la cien­cia, la cul­tu­ra y la edu­ca­ción in­clu­yó en la lista de Pa­tri­mo­nio In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad las fa­llas del Pi­ri­neo (que so­lo tie­nen en co­mún con las va­len­cia­nas el uso del fue­go).

Se tra­ta de una tradición, cu­ya can­di­da­tu­ra fue pre­sen­ta­da por 63 mu­ni­ci­pios de Ca­ta­lu­ña, Ara­gón, An­do­rra y Fran­cia, que con­sis­te en el des­cen­so a la ca­rre­ra de una pro­ce­sión de gran­des an­tor­chas des­de las mon­ta­ñas con mo­ti­vo del sols­ti­cio de ve­rano. Des­de la dis­tan­cia, la ima­gen que la co­mi­ti­va ofre­ce al ano­che­cer es la de una gi­gan­tes­ca ser­pien­te de fue­go. A su lle­ga­da a los pue­blos, las teas re­co­rren las ca­lles es­pan­tan­do a los ma­los es­pí­ri­tus has­ta aca­bar for­man­do par­te de una gran ho­gue­ra en la pla­za prin­ci­pal.

Las fa­llas atestiguan la exis­ten­cia de un pa­sa­do cul­tu­ral co­mún pi­re­nai­co (que con­fir­ma el he­cho de que bue­na par­te de los to­pó­ni­mos de la Vall de Boí ten­gan ori­gen vas­co). En el va­lle se co­rren fa­lles en Du­rro, en Boí, en Ba­rrue­ra, en Erill la Vall y en Taüll en­tre pri­me­ros de ju­nio y me­dia­dos de ju­lio.

Dos ele­men­tos Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en un so­lo va­lle. No es al­go muy co­mún. Pe­ro to­da­vía hay más: la Vall de Boí tam­bién al­ber­ga un bal­nea­rio que pue­de pre­su­mir del ré­cord Guin­ness de va­rie­da­des ter­ma­les di­fe­ren­tes: el de Caldes de Boí, cu­yos 37 ma­nan­tia­les con aguas de dis­tin­ta com­po­si­ción quí­mi­ca que bro­tan a en­tre 4 y 56 gra­dos cen­ti­gra­dos ya fue­ron em­plea­dos por los ro­ma­nos al me­nos des­de el si­glo I. Y –com­par­tién­do­lo con las co­mar­cas ve­ci­nas–, dis­fru­ta del úni­co par­que na­cio­nal de Ca­ta­lu­ña.

Por­que si al­go no fal­ta en es­te te­rri­to­rio es agua. El Par­que Na­cio­nal de Ai­gües­tor­tes i Es­tany de Sant Mau­ri­ci reúne cer­ca de 200 la­gos de al­ta mon­ta­ña –el ma­yor con­jun­to la­cus­tre de los Pi­ri­neos–. Los hay de to­dos los co­lo­res, for­mas, ta­ma­ños y pro­fun­di­da­des, así co­mo ríos cal­mos o to­rren­tes im­pe­tuo­sos de aguas cris­ta­li­nas que se abo­can por rui­do­sas cas­ca­das en­tre mon­ta­ñas es­pec­ta­cu­la­res de has­ta 3.000 me­tros de al­ti­tud y va­lles y cir­cos mo­de­la­dos por los gla­cia­res del Cua­ter­na­rio.

Tam­bién es uno de los úl­ti­mos re­duc­tos de es­pe­cies ani­ma­les tan

AQUÍ EL AGUA ES LA PRO­TA­GO­NIS­TA: HAY 200 LA­GOS DE TO­DOS LOS CO­LO­RES, FOR­MAS Y TA­MA­ÑOS

ame­na­za­das co­mo el uro­ga­llo y la per­diz ni­val, el re­be­co, la mar­mo­ta –que ha re­gre­sa­do des­de Fran­cia– y el ma­jes­tuo­so que­bran­tahue­sos. Es­te frá­gil mun­do de las al­tu­ras go­za del má­xi­mo ni­vel de pro­tec­ción: no es­tá per­mi­ti­da nin­gu­na cla­se de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en el in­te­rior del nú­cleo del par­que, y los vi­si­tan­tes, 347.000 el año pa­sa­do (pro­ce­den­tes de más de 60 paí­ses, con los is­rae­líes co­mo sor­pren­den­te pri­me­ra pro­ce­den­cia ex­tran­je­ra), de­ben res­pe­tar es­tric­tas nor­mas que am­pa­ran a ca­da in­sec­to, ca­da flor, ca­da se­ta y ca­da pie­dra.

Así, no se pue­de ac­ce­der en vehícu­lo pri­va­do, y quie­nes no lle­guen a pie o en bi­ci­cle­ta des­de los pue­blos más pró­xi­mos so­lo dis­po­nen de los ta­xis to­do­te­rreno que par­ten de Boí o, en la par­te orien­tal del par­que, de Es­pot. No se pue­de en­cen­der fue­go, ni acam­par, ni ba­ñar­se, ni ha­cer rui­do, ni aban­do­nar los sen­de­ros se­ña­li­za­dos o las pa­sa­re­las que per­mi­ten sal­var los ria­chue­los o las zo­nas inun­da­das, ni ac­ce­der con ani­ma­les de com­pa­ñía.

Los ta­xis de Boí de­jan al via­je­ro en uno de los es­pa­cios em­ble­má­ti­cos del par­que, y que ex­pli­ca la mi­tad de su nom­bre: el Pla d’Ai­gües­tor­tes. Ai­gües­tor­tes sig­ni­fi­ca en ca­ta­lán “aguas tor­ci­das”, y el to­pó­ni­mo ha­ce re­fe­ren­cia a la pro­fu­sión de pe­que­ños bra­zos en que se dis­per­sa el río Sant Ni­co­lau, cu­yo cur­so ha­bre­mos re­mon­ta­do vi­nien­do des­de la Vall de Boí, a su lle­ga­da a es­ta pla­ni­cie en la que los mis­mos di­bu­jan un sin­fín de pe­que­ños mean­dros y de­li­mi­tan mi­nús­cu­las is­le­tas uni­das por una red de pa­sa­re­las de ma­de­ra adap­ta­das pa­ra per­so­nas con pro­ble­mas de mo­vi­li­dad.

El par­que es el mo­tor eco­nó­mi­co de la zo­na

El otro lu­gar em­ble­má­ti­co, y que apor­ta el se­gun­do ele­men­to del nom­bre del par­que, es el es­tany (la­go) de Sant Mau­ri­ci, en cu­yas aguas lím­pi­das se re­fle­jan Els En­can­tats, dos enor­mes pi­cos gemelos de gra­ni­to (de 2.747 y 2.738 me­tros de al­ti­tud) que son los in­dis­cu­ti­dos ico­nos de es­te es­pa­cio pro­te­gi­do des­de 1955 de una su­per­fi­cie de cer­ca de 15.000 hec­tá­reas (40.000 con la zo­na pe­ri­fé­ri­ca, de me­nor ni­vel de pro­tec­ción). La le­yen­da di­ce que se tra­ta de dos her­ma­nos gemelos que su­frie­ron es­te cas­ti­go por sal­tar­se una mi­sa do­mi­ni­cal pa­ra ir de ca­za.

La afluen­cia de vi­si­tan­tes ha be­ne­fi­cia­do eco­nó­mi­ca­men­te a las co­mar­cas que lo ro­dean pe­ro, aun­que la ta­sa de pa­ro es la me­nor de to­das las periferias de la red de par­ques na­cio­na­les, muy po­cos lo­gran vi­vir so­la­men­te de ella. No obs­tan­te, con los años, la ma­yor par­te de la po­bla­ción, an­ta­ño rea­cia a una pro­tec­ción que aca­bó con los in­gre­sos de la ca­za y la pes­ca, ha apos­ta­do por Ai­gües­tor­tes co­mo mo­tor eco­nó­mi­co del va­lle fren­te a la estación in­ver­nal de Boí-Taüll, que atrae a “tu­ris­tas de ida y vuel­ta que se van rá­pi­da­men­te tras la jor­na­da de es­quí”, se­ña­la un res­tau­ra­dor lo­cal.

Pe­ro mu­chos qui­sie­ran ver re­la­jar­se la nor­ma­ti­va de ac­ce­so, que con­si­de­ran “de­ma­sia­do es­tric­ta”, pa­ra per­mi­tir ac­ti­vi­da­des co­mo los de­por­tes de aven­tu­ra, ver­da­de­ra mina de oro en te­rri­to­rios cer­ca­nos. El per­so­nal del par­que no quie­re ni oír ha­blar de ello: “Es im­pen­sa­ble, hay que pro­te­ger­lo al má­xi­mo”, afir­ma Jo­sep Ma­ria Ris­pa, exatleta de éli­te, geó­gra­fo y guía-in­tér­pre­te de un es­pa­cio na­tu­ral que conoce co­mo la palma de su mano.

La AC­TI­VI­DAD GA­NA­DE­RA es­tá en fran­ca re­gre­sión en el par­que Du­ran­te el ve­rano, en las cuen­cas de mon­ta­ña de los Pi­ri­neos don­de se desa­rro­llan los pra­dos al­pi­nos, es ha­bi­tual la pre­sen­cia de ga­na­do equino, bo­vino y va­cuno. Su in­fluen­cia so­bre el es­ta­do tró­fi­co de los la­gos es ob­je­to de es­tu­dio en la ac­tua­li­dad.

De arri­ba aba­jo: car­tel in­di­ca­dor del Ca­mino del Agua, ru­ta de 28 ki­ló­me­tros que ver­te­bra la red de sen­das tra­di­cio­na­les del te­rri­to­rio; ca­mino en Sau­ce­dal de Ba­rrue­ra; unos vi­si­tan­tes re­co­rren la zo­na a ca­ba­llo; los vehícu­los so­lo pue­den cir­cu­lar en la pe­ri­fe­ria del par­que na­cio­nal; den­tro es­tán prohi­bi­dos.

Igle­sia ro­má­ni­ca de Sant Joan de Boí. Ade­más de su plan­ta ba­si­li­cal, des­ta­can el cam­pa­na­rio y el con­jun­to de pin­tu­ras mu­ra­les de sus na­ves, con es­ce­nas co­mo la la­pi­da­ción de San Esteban, los ju­gla­res y el bes­tia­rio.

El fres­co del PAN­TO­CRÁ­TOR es un icono del ro­má­ni­co ca­ta­lán Ima­gen del Cris­to en Ma­jes­tad de la igle­sia de Sant Cli­ment de Taüll. De plan­ta ba­si­li­cal con tres na­ves se­pa­ra­das por co­lum­nas, la igle­sia cuen­ta con un sis­te­ma de re­pro­duc­ción vir­tual vi­deo

map­ping que mues­tra las pin­tu­ras in­te­gra­das en la arquitectura del edi­fi­cio.

El ca­mino ha­cia Lle­bre­ta y Ai­gües­tor­tes, co­no­ci­do co­mo la ru­ta de la Nu­tria, dis­cu­rre jun­to al río Sant Ni­co­lau for­man­do un re­co­rri­do pe­da­gó­gi­co so­bre el mun­do de los gla­cia­res cua­ter­na­rios. En el ca­mino se en­cuen­tra el Pla­nell de Ai­gües­tor­tes, don­de el agua pier­de su fuer­za for­man­do mean­dros.

Las aguas del BAL­NEA­RIO ya eran uti­li­za­das por los ro­ma­nos El Bal­nea­rio de Caldes de Boí apa­re­ce en el Li­bro Guin­ness de los

Re­cords por la gran va­rie­dad de sus aguas mi­ne­ro­me­di­ci­na­les (has­ta 37).

La pre­sa de Ca­va­llers, con 70 me­tros de al­tu­ra y 360 de lon­gi­tud, tie­ne una ca­pa­ci­dad de 16 hec­tó­me­tros cú­bi­cos. Las aguas que em­bal­sa pro­du­cen elec­tri­ci­dad. Des­de ella na­ce una ru­ta has­ta el Mon­tar­do, uno de los me­jo­res mi­ra­do­res de la Val d’Arán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.