LA “GRAN IS­LA” CAM­BIA DE HORIZONTES

Mu­chos ha­bi­tan­tes de Mon­treal han de­ci­di­do cru­zar el río e ins­ta­lar­se fue­ra del área me­tro­po­li­ta­na. Pa­ra evi­tar la pér­di­da cre­cien­te de po­bla­ción, la gran ciu­dad re­do­bla es­fuer­zos con ima­gi­na­ción.

Geo - - EN PORTADA - POR SU­ZAN­NE DANSEREAU (TEXTO)

Su cha­let ver­de con jar­dín y pis­ci­na so­lo es­tá a cin­co mi­nu­tos a pie de la estación de tren. A unos cien­tos de me­tros de ahí, la vía ci­clis­ta que pe­ne­tra en el bos­que con­du­ce al Par­que Na­cio­nal de Oka y a su pla­ya de are­na do­ra­da, que in­vi­ta a ba­ñar­se en las aguas del la­go de las Dos Mon­ta­ñas. An­tes de que na­cie­ra su pri­mer hijo, Ra­chel Tou­sig­nant, de 37 años, en­car­ga­da de pro­yec­to, y Frédéric Oue­llet, un me­cá­ni­co de 32 años, se mu­da­ron a las Dos Mon­ta­ñas, de­jan­do atrás la is­la de Mon­treal, si­tua­da a unos 40 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia: la se­gun­da is­la flu­vial más po­bla­da del mun­do des­pués de Man­hat­tan, en­ce­rra­da en­tre los ríos San Lo­ren­zo y la Ri­viè­re des Prai­ries. Pa­ra la pa­re­ja se aca­ba­ron el es­trés de te­ner que re­ti­rar la nie­ve del co­che en in­vierno ba­jo pe­na de mul­ta y los pro­ble­mas de apar­ca­mien­to. En tren Ra­chel tar­da me­nos en lle­gar a su ofi­ci­na en el centro de la ciu­dad que cuan­do re­si­día en An­jou, un dis­tri­to mal co­mu­ni­ca­do con el me­tro. Aquí, una ca­sa cues­ta de me­dia unos 195.000 eu­ros, fren­te a 336.000 en la me­tró­po­li. Irre­sis­ti­ble.

¿El ex­tra­rra­dio de Mon­treal es­tá pa­sa­do de mo­da, qué­tain co­mo di­cen aquí? ¿Sus ha­bi­tan­tes son per­so­na­jes des­tro­za­dos, co­mo en

Mommy, la pe­lí­cu­la del ac­tor y di­rec­tor que­be­qués Xa­vier Do­lan? Ya no. Ha­ce 30 años, y se­gún ci­fras ofi­cia­les, el 60% de la po­bla­ción del área me­tro­po­li­ta­na de Mon­treal re­si­día den­tro de la is­la. Pe­ro hoy en día so­lo su­po­nen el 41%. Aho­ra la gen­te vi­ve en Lon­gueuil o Bou­cher­vi­lle, en la mar­gen sur, y Sain­tJé­rô­me, Saint-Co­lom­ban o Mi­ra­bel, en la mar­gen nor­te. Con es­ta im­por­tan­te pér­di­da de po­bla­ción, la is­la de Mon­treal, una tie­rra en for­ma de bu­me­rán con 50 ki­ló­me­tros de lar­go y 16 ki­ló­me­tros en su pun­to más an­cho, tie­ne que reac­cio­nar. Crear em­pleo. Con­tar con la ju­ven­tud de su po­bla­ción cos­mo­po­li­ta y las nuevas tec­no­lo­gías.

Es­te año, con mo­ti­vo de la con­me­mo­ra­ción de sus 375 años de exis­ten­cia, se rein­ven­ta. Es un fe­nó­meno des­co­no­ci­do pa­ra España: la is­la de Mon­treal, de 1,7 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, y una ali­nea­ción de

pe­que­ños pue­blos con sus pro­pias his­to­rias, es­tá sien­do im­pul­sa­da por... su ex­tra­rra­dio. No hay ba­rria­das ni ape­nas ba­rrios sin ley que su­fran po­bre­za y pa­ro; más bien hay un pai­sa­je de ca­sas uni­fa­mi­lia­res. Es el te­rri­to­rio de la cla­se me­dia fran­có­fo­na con hi­jos: el ex­tra­rra­dio de Mon­treal po­co tie­ne que ver con el de nuestras ciu­da­des. Y hoy en día, la vi­da ahí es­tá dan­do un gi­ro to­tal­men­te nue­vo. “Se aca­ba­ron las ciu­da­des dor­mi­to­rio des­pro­vis­tas de vi­da social”, cons­ta­ta el ur­ba­nis­ta Gé­rard Beau­det. “Aho­ra la pe­ri­fe­ria ur­ba­na ofre­ce a sus ha­bi­tan­tes las mis­mas ven­ta­jas que el centro de Mon­treal.” Has­ta ha­ce una dé­ca­da, pa­ra to­mar el sol en la te­rra­za de un ca­fé, ir al tea­tro, vi­si­tar ga­le­rías de ar­te, des­cu­brir la nue­va gas­trono- mía, com­prar en tien­das de co­mes­ti­bles ex­clu­si­vas o dis­fru­tar de la vi­da noc­tur­na y de­más fes­ti­va­les, los ha­bi­tan­tes del ex­tra­rra­dio te­nían que ir, por los nu­me­ro­sos puentes que unen la is­la con el con­ti­nen­te, has­ta las bou­ti­ques de la ca­lle Sain­te-Cat­he­ri­ne, al quar­tier des

Spec­ta­cles (ba­rrio de los es­pec­tácu­los), al es­te del centro ur­bano, con sus ca­ba­rets y tea­tros. Te­nían que se­guir el mis­mo ri­tual (es de­cir cru­zar el río) pa­ra es­tu­diar o tra­ba­jar. Hoy en día, va­rias gran­des em­pre­sas se han mu­da­do al ex­tra­rra­dio, co­mo Bell Ca­na­da, una de las prin­ci­pa­les com­pa­ñías de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes del país, que se ha ins­ta­la­do en la is­la Ile-des-Soeurs (mon­jas), en me­dio del San Lo­ren­zo. Tres uni­ver­si­da­des han cons- trui­do anexos en La­val, Lon­gueuil y Saint-Jé­rô­me, a los pies de los montes Lau­ren­ti­nos.

Ci­nes, fes­ti­va­les… La cul­tu­ra cru­za el San Lo­ren­zo

En La­val, de 400.000 ha­bi­tan­tes, la ter­ce­ra ciu­dad más grande de Que­bec, se abren ca­da año tres ve­ces más es­ta­ble­ci­mien­tos que en Mon­treal. Al­gu­nos, co­mo el Boa­ting Club, acon­di­cio­na­do en un an­ti­guo y ex­clu­si­vo club náu­ti­co, es­tán en­tre los me­jo­res res­tau­ran­tes de Que­bec. Sin em­bar­go, en los años se­ten­ta, tal y co­mo nos lo re­cuer­da su al­cal­de Marc De­mers, no ha­bía ni un so­lo res­tau­ran­te en el bu­le­var Saint-Mar-

Es­ta is­la flu­vial de 50 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud so­lo tie­ne un ri­val: Man­hat­tan

tin, una ar­te­ria muy bien si­tua­da.

Cuan­do Ra­chel Tou­sig­nant y Frédéric Oue­llet aún vi­vían en la is­la de Mon­treal, so­lían ir los sá­ba­dos por la noche a la pla­ce des Arts, pla­za con­ti­gua al Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo, y asis­tir a al­gún con­cier­to de mú­si­ca pop en el ma­yor com­ple­jo cul­tu­ral de Ca­na­dá. Ya no más. Es­ta­mos en abril y re­gre­san de la pri­me­ra edi­ción de un nue­vo fes­ti­val de mú­si­ca, el San­ta Teresa, en el centro ur­bano de Sain­te-Thé­rè­se, a po­cos ki- ló­me­tros de su ca­sa. La cul­tu­ra fran­queó el San Lo­ren­zo. En Bou­cher­vi­lle, en la mar­gen de­re­cha, las ca­sas del si­glo XVIII lin­dan con man­sio­nes fran­ce­sas cons­trui­das en los años 2000. “¿Pa­ra qué ex­po­ner mis cua­dros en Mon­treal cuan­do el centro de ar­te de aquí me ce­de gra­tui­ta­men­te un lo­cal y mis in­vi­ta­dos no ten­drán pro­ble­mas de apar­ca­mien­to?”, se­ña­la el pin­tor abs­trac­to Clau­de Char­tier, con mo­ti­vo de la inauguración de su ex­po­si­ción. Tam­bién es­tán los nue­vos tem­plos co­mer­cia­les, co­mo el DIX30, al sur de Mon­treal. Es­te centro co­mer­cial, inau­gu­ra­do en 2006 y cons­trui­do so­bre an­ti­guas tie­rras agrí­co­las, es fre- cuen­ta­do por familias con hi­jos que pre­fie­ren cru­zar el puen­te Cham­plain –por el sen­ti­do con po­co trá­fi­co–, en lu­gar de te­ner que in­ten­tar apar­car en las ar­te­rias con­ges­tio­na­das del centro ur­bano; que tam­bién pre­fie­ren ma­ga­si­ner (ir de com­pras) en las 200 bou­ti­ques de es­te san­tua­rio del shop­ping o al­mor­zar en uno de sus nu­me­ro­sos res­tau­ran­tes.

Mien­tras tan­to, en la is­la, los co­mer­cios de la ca­lle Saint-De­nis o del bu­le­var Saint-Lau­rent que has­ta ha­ce po­cos años aca­pa­ra­ban la mo­da y la decoración, se ven muy afec­ta­dos. Las zo­nas don­de rei­na­ban la in­ven­ti­va y la crea­ción que­be­que­sas, se van lle­nan­do rá­pi­da­men­te de car­te­les “Se al­qui­la”. Max Wes­ler, uno de los res­pon­sa­bles mu­ni­ci­pa­les de las po­lí­ti­cas y es­tra­te­gias re­si­den­cia­les

afir­ma: “Mon­treal no es­tá per­dien­do su atrac­ti­vo”. En cambio, sí es­tá cambiando su po­bla­ción. La mar­cha ha­cia el ex­tra­rra­dio de las familias es­tá sien­do com­pen­sa­da por la lle­ga­da de olea­das de in­mi­gran­tes ita­lia­nos, hai­tia­nos y ma­rro­quíes que, si­guien­do el ejem­plo de sus an­te­pa­sa­dos, se ins­ta­lan en el dis­tri­to de Saint-Lau­rent –con más de 160 na­cio­na­li­da­des–, en el nor­te de la is­la.

Mien­tras, los fran­ce­ses que lle­gan de Eu­ro­pa si­guen ins­ta­lán­do­se en el dis­tri­to de Plateau-Mont-Ro­yal, bau­ti­za­do por los agen­tes in­mo­bi­lia­rios co­mo el “nue­vo de­par­ta­men­to de ul­tra­mar.” Bue­na par­te de los 68.000 fran­ce­ses ins­cri­tos en el Con­su­la­do Ge­ne­ral de Fran­cia en Mon­treal re­si­de ahí.

El dis­tri­to tam­bién atrae a jó­ve­nes crea­ti­vos ca­na­dien­ses an­gló­fo­nos que hu­yen de las gran­des me­tró­po­lis con pre­cios exor­bi­tan­tes, co­mo To­ron­to y Van­cou­ver. Y hay 30.000 es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros, un tercio de los cua­les son fran­ce­ses. Ca­li­dad de vi­da y en­se­ñan­za: a prin­ci­pios de 2017, Mon­treal, con cua­tro uni­ver­si­da­des y en par­ti­cu­lar la repu­tada McGill, aca­ba de ser ga­lar­do­na­da con el tí­tu­lo de ciu­dad uni­ver­si­ta­ria más apre­cia­da del mun­do por los es­tu­dian­tes, se­gún el ran­king in­ter­na­cio­nal ela­bo­ra­do por QS Best

Stu­dent Ci­ties. En Mon­treal, la ju­ven­tud vi­ve bien, so­bre to­do en el di­ná­mi­co dis­tri­to cen­tral de Vi­lleMa­rie, don­de el 40% de la po­bla­ción tie­ne en­tre 18 y 34 años.

En el ca­fé del Centro Ar­tís­ti­co de Bou­cher­vi­lle, cua­tro cha­va­les de 16 años es­tán de­ba­tien­do so­bre el te­ma: “La ciu­dad, es ahí don­de to­do pa­sa”, di­ce uno. “Yo vi­vo mu­cho me­jor en el ex­tra­rra­dio”, res­pon­de otro. “Qui­zás me mu­de a la ciu­dad pa­ra es­tu­diar y vi­vir mi vi­da de sol­te­ro, pe­ro cuan­do ten­ga hi­jos, vi­vi­ré aquí”. Pa­ra re­te­ner­los, Mon­treal es­tá re­do­blan­do es­fuer­zos. Y ha te­ni­do que abor­dar el pro­ble­ma de los te­rre­nos bal­díos in­dus­tria­les que cu­bren el tercio de la su­per­fi­cie de la is­la. El pro­yec­to Cam­pus MIL, que se desa­rro­lla en torno a la an­ti­gua estación fe­rro­via­ria de cla­si­fi­ca­ción de Outremont, in­clu­ye el nue­vo com­ple­jo cien­tí­fi­co de la Uni­ver­si­dad de Mon­treal, mil vi­vien­das, una bi­blio­te­ca, una es­cue­la pri­ma­ria e in­cu­ba­do­ras de em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas. Las obras se han ini­cia­do en Mi­leEx. Ha­cia 2005, es­te an­ti­guo ba­rrio in­dus­trial te­nía un as­pec­to de­sola­dor. Con sus ca­si­tas ocu­pa­das por obre­ros in­mi­gran­tes y sus fá­bri­cas tex­ti­les aban­do­na­das y ta­pi­za­das de gra­fi­tis, era uno de los ba­rrios más po­bres de Ca­na­dá. Con­tras­ta­ba con el ele­gan­te y co­lin­dan­te Outremont, un dis­tri­to en el que abun­dan las lo­cu­ras ar­qui­tec­tó­ni­cas y los par­ques lle­nos de fuentes y cas­ca­das.

Un Mi­le-Ex con ai­res de Meat­pac­king Dis­trict

Hoy en día el Mi­le-Ex–su ver­da­de­ro nom­bre es Ale­xan­dra-Mar­co­ni, por la em­pre­sa Mar­co­ni, pio­ne­ra de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, que rei­na­ba an­ta­ño en el dis­tri­to– es el nue­vo ba­rrio de mo­da de Mon­treal. Nu­me­ro­sos ar­qui­tec­tos, ar­tis­tas y di­se­ña­do­res se ins­ta­lan en los an­ti­guos ta­lle­res trans­for­ma­dos en lofts. Las em­pre­sas di­gi­ta­les y de vi­deo­jue­gos que bus­can gran­des es­pa­cios in­dus­tria­les, abier­tos y lu­mi­no­sos, tam­bién es­tán lle­gan­do al ba­rrio. En la ca­lle Saint-Zo­ti­que, es­tá de mo­da el res­tau­ran­te Ma­ni­to­ba que pro­po­ne una co­ci­na a ba­se de plan­tas sil­ves­tres que atraen in­clu­so a los hips­ters neo­yor­qui­nos. Com­pro­ba­mos la mis­ma efer­ves­cen­cia trein­ta­ñe­ra en el bar Ale­xan­dra-Platz –fa­mo­so por sus cóc­te­les, su vino na­tu­ral y su cer­ve­za

lo­cal– y el Dis­patch, que quie­re ser el me­jor ca­fé de ter­ce­ra ola de Mon­treal. En es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos se eli­ge la pro­ce­den­cia de los gra­nos de ca­fé que son tos­ta­dos in si­tu. “¿No les pa­re­ce que es co­mo si es­tu­vié­ra­mos en el Meat­pac­king Dis­trict? (an­ti­guo ba­rrio del ma­ta­de­ro trans­for­ma­do en san­tua­rio de la vi­da cul­tu­ral neo­yor­qui­na)”, nos pre­gun­ta Si­mon Quen­tin, pro­pie­ta­rio del Ma­ni­to­ba. ¡Y es­to no es to­do! Tras el Mi­le-Ex y an­tes del Mi­le-End –se­de de la em­pre­sa Ubi­soft y en pro­ce­so de gen­tri­fi­ca­ción–, es­tá aso­man­do una nue­va di­rec­ción, el DCMTL, el dis­tri­to cen­tral de Mon­treal, en las in­me­dia­cio­nes del mer­ca­do cen­tral, cer­ca del bu­le­var Saint-Lau­rent. Una se­ñal que no en­ga­ña: aquí fue, en un an­ti­guo al­ma­cén, don­de se ce­le­bró TED­xMon­treal en 2016, una jor­na­da de con­fe­ren­cias muy bre­ves en las que cien­tí­fi­cos, ar­qui­tec­tos, em­pre­sa­rios e in­ge­nie­ros char­la­ban so­bre sus ideas y su re­co­rri­do ori­gi­nal.

Es­te ve­rano, la nue­va pla­ya se lle­na­rá de toa­llas y som­bri­llas

Las ri­be­ras del San Lo­ren­zo atraen de nue­vo a los ur­ba­nis­tas. Los ha­bi­tan­tes de Mon­treal es­tán re­to­man­do el con­tac­to con el río des­pués de un ale­ja­mien­to pro­lon­ga­do pro­vo­ca­do por las ac­ti­vi­da­des del puer­to y las au­to­pis­tas. “Tie­nen una re­la­ción va­ria­ble con su in­su­la­ri­dad”, afir­ma rién­do­se Clai­re Poi­tras, es­pe­cia­lis­ta en his­to­ria ur­ba­na del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción Cien­tí­fi­ca, el CSIC que­be­qués. “Cuan­do ca­mi­nan por el centro ur­bano sue­len ol­vi­dar que es­tán en una is­la. ¡Pe­ro cuan­do es­tán atra­pa­dos en un atas­co en un puen­te, en­se­gui­da se acuer­dan!” La ciu­dad quie­re so­lu­cio­nar las co­sas, sa­near las aguas del río, muy con­ta­mi­na­das has­ta aho­ra, y crear una red de vías ci­clis­tas y par­ques pú­bli­cos en las már­ge­nes del río. A fi­na­les de es­te ve­rano, con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción de los 375 años de his­to­ria de la ciu­dad, sus ha­bi­tan­tes des­ple­ga­ron sus toa­llas y som­bri­llas en la nue­va pla­ya de Ver­dun, un dis­tri­to cer­cano al centro ur­bano.

En la zo­na tu­rís­ti­ca del Puer­to Vie­jo exis­te un pro­yec­to pa­ra cons­truir una in­men­sa pis­ci­na flo­tan­te. La ciu­dad tam­bién pien­sa acon­di­cio­nar y ase­gu­rar los ac­ce­sos de sus dos spots de surf flu­vial en los que se pue­de dis­fru­tar de un sor­pren­den­te fe­nó­meno na­tu­ral: las olas es­ta­cio­na­rias, crea­das por la ve­lo­ci­dad del agua en los fon­dos ro­co­sos. Los dos spots, bau­ti­za­dos res­pec­ti­va­men­te Va­gue à Guy y Ha­bi­tat 67, ha­rán las de­li­cias de los afi­cio­na­dos a es­te de­por­te.

Los baby boo­mers, que fue­ron de los pri­me­ros en ele­gir el ex­tra­rra­dio por su ca­li­dad de vi­da, no pien­san mar­char­se. ¿Y sus hi­jos? “No soy del ex­tra­rra­dio / Soy de La­val / Y lo veo en tu ca­ra / La pe­que­ña in­di­fe­ren­cia”, es­cri­be la jo­ven y em­ble­má­ti­ca au­to­ra de es­ta ge­ne­ra­ción, Mé­la­nie Jan­nard, en un re­cien­te li­bro de poe­mas de­di­ca­dos a las nuevas vo­ces que se ele­van al otro la­do del río.

Pe­ro una co­sa es se­gu­ra: es­te ve­rano, con mo­ti­vo de la con­me­mo­ra­ción de sus 375 años de exis­ten­cia, to­dos acu­die­ron al Puer­to Vie­jo de Mon­treal pa­ra asis­tir al gran es­pec­tácu­lo mul­ti­me­dia del di­rec­tor Da­nie­le Fin­zi Pas­ca, de­di­ca­do a la his­to­ria del San Lo­ren­zo, un río que ade­más de abrir Que­bec al mun­do, le pro­por­cio­na an­te to­do un des­tino co­mún a la “gran is­la” y su ex­tra­rra­dio.

Las ori­llas del San Lo­ren­zo, ade­cen­ta­das, vuel­ven a ha­cer so­ñar a los mon­trea­len­ses

Grie­gos, ma­rro­quíes, li­ba­ne­ses, viet­na­mi­tas... Los res­tau­ran­tes del bu­le­var Saint-Lau­rent que atra­vie­sa es­te dis­tri­to cos­mo­po­li­ta y po­pu­lar, no des­en­to­nan. Con su Ciu­dad del Sa­ber, dos cam­pus uni­ver­si­ta­rios, es­pa­cios ver­des y re­nom­bra­das co­ra­les, la ter­ce­ra ciu­dad más grande de Que­bec en­car­na el di­na­mis­mo del ex­tra­rra­dio. Ga­ra­jes con­ver­ti­dos en ba­res de mo­da, fá­bri­cas trans­for­ma­das en lofts... Tras el Mi­le-End, se­de del gi­gan­te de los vi­deo­jue­gos Ubi­soft, el ba­rrio es in­va­di­do por la ju­ven­tud crea­ti­va y co­nec­ta­da. El his­tó­ri­co bas­tión de la bur­gue­sía fran­có­fo­na y de la co­mu­ni­dad ju­día ja­sí­di­ca re­bo­sa de par­ques co­mo el Pratt, uno de los más bo­ni­tos de la ciu­dad. Es una de las dos olas es­ta­cio­na­rias del San Lo­ren­zo, con la de Ha­bi­tat 67. Aho­ra los cu­rio­sos pue­den ac­ce­der más fá­cil­men­te a es­te spot de surf y pi­ra­guas en aguas bra­vas. LA VA­GUE À GUY SAINT-LAU­RENT

LA­VAL “Cuan­do Hai­tí su­fre, Mon­treal Nor­te tam­bién”, di­ce el re­frán. Tien­das de co­mes­ti­bles an­ti­lla­nas y es­ta­tuas de hé­roes de la pri­me­ra re­pú­bli­ca ne­gra: aquí se vi­ve al rit­mo de Puer­to Prín­ci­pe. MON­TREAL NOR­TE La is­la es­tá re­mo­zan­do sus pla­yas, co­mo lo de­mues­tra es­ta ur­ba­na y gra­tui­ta que fue inau­gu­ra­da a fi­na­les de agos­to. En­tre las ac­ti­vi­da­des que pro­po­ne: na­dar en el río y pic­nic ba­jo los ár­bo­les. Su par­que y su vi­da de ba­rrio si­guen atra­yen­do a los mi­gran­tes fran­ce­ses más aco­mo­da­dos. A es­te ba­rrio que do­mi­na el centro ur­bano se le si­gue lla­man­do el dis­tri­to XXI de Pa­rís. MI­LE-EX LE PLATEAU-MONT-RO­YAL OUTREMONT Lu­gar ideal pa­ra los gran­des es­pec­tácu­los or­ga­ni­za­dos con mo­ti­vo de los 375 años de la ciu­dad, co­mo Mon­treal Avu­do, un show mul­ti­me­dia de­di­ca­do a la his­to­ria del río. Un centro cul­tu­ral pa­ra 2021, una pla­za pa­ra com­pe­tir con la de los Fes­ti­va­les, mi­les de vi­vien­das… La ciu­dad po­ne en mar­cha pro­yec­tos que le per­mi­ti­rán con­ver­tir­se en el Brooklyn de Mon­treal. LON­GUEUIL PUER­TO VIE­JO PLA­YA DE VER­DUN

Mon­treal es una ciu­dad pa­ra bi­ci­cle­tas, so­bre to­do des­pués de acon­di­cio­nar 800 ki­ló­me­tros de vías.

En el ba­rrio de la Petite Bour­gog­ne, la ca­lle de Cour­sol es fa­mo­sa por sus ca­sas co­lo­ri­das y con es­ca­le­ras.

En el San Lo­ren­zo, tan­to la Va­gue à Guy co­mo Ha­bi­tat 67 son spots muy fre­cuen­ta­dos por los afi­cio­na­dos al surf ur­bano.

El Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Jazz se ce­le­bra en ju­lio en la pla­za de los Fes­ti­va­les, in­men­sa ágo­ra del ba­rrio de los Es­pec­tácu­los.

El mi­ra­dor de la ca­pi­lla No­tre-Da­me-de-Bon-Se­co­urs, una de las más an­ti­guas, ofre­ce vis­tas pa­no­rá­mi­cas de la ciu­dad.

Are­na y ne­bu­li­za­do­res. En ve­rano, el Puer­to Vie­jo abre la efí­me­ra pla­ya de l’Hor­lo­ge. Ojo: ¡es­tá prohi­bi­do ba­ñar­se!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.