LA ORI­LLA IZ­QUIER­DA DEL SAN LO­REN­ZO

Pro­du­ce fre­sas, vino, si­dra, foie gras y que­so. Por­que es­ta fértil tie­rra, beneficiada por un mi­cro­cli­ma, es­tá ocu­pa­da, so­bre to­do, por par­ce­las agrí­co­las. Si­gue fiel a su an­ti­guo le­ma: aco­ger y ali­men­tar.

Geo - - EN PORTADA - POR JU­LES PRÉVOST (TEXTO)

Ale­xan­dre Fai­lle lle­va has­ta el centro de la ciu­dad los te­so­ros que ha en­con­tra­do en una is­la. Pe­ro en el ma­le­te­ro de su pick up no hay ni mo­ne­das de oro ni jo­yas. So­lo los pri­me­ros es­pá­rra­gos de la tem­po­ra­da, rui­bar­bos, ca­mo­mi­las, dien­tes de león, rá­ba­nos y apios de mon­te que aca­ba de re­co­lec­tar en su huer­to de la is­la de Or­leans, si­tua­do a unos quin­ce ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Des­de los bro­tes de pri­ma­ve­ra has­ta las úl­ti­mas co­se­chas a me­dia­dos de no­viem­bre, el maes­tro jar­di­ne­ro de La Pa­na­che del al­ber­gue Saint-An­toi­ne, un fa­mo­so res­tau­ran­te gas­tro­nó­mi­co de la ca­pi­tal de la pro­vin­cia, apro­vi­sio­na a su chef, Ju­lien Oue­llet, de ver­du­ras bio­ló­gi­cas cul­ti­va­das en una de las cu­nas de la co­lo­ni­za­ción fran­ce­sa de Amé­ri­ca (ver cro­no­lo­gía en pá­gi­na dcha) y una de sus más an­ti­guas des­pen­sas. De aque­lla épo­ca en la que Que­bec for­ma­ba aún par­te de la Nue­va Fran­cia, una de las co­lo­nias fran­ce­sas ba­jo el An­ti­guo Ré­gi­men, la is­la de Or­leans con­ser­va un ex­cep­cio­nal pa­tri­mo­nio de igle­sias y ca­sas cen­te­na­rias que le va­lie­ron ser de­cla­ra­da, en 1970, dis­tri­to his­tó­ri­co de la ciu­dad de Que­bec. Así co­mo su le­ma: “Aco­jo y ali­men­to”. Más del 90% de los cam­pos fér­ti­les de es­ta tie­rra de pro­vi­sión de trein­ta y cua­tro ki­ló­me­tros de lon­gi­tud por ocho de an­cho, so­me­ti­da al mi­cro­cli­ma del río San Lo­ren­zo, si­gue es­tan­do ocu­pa­do por par­ce­las agrí­co­las per­te­ne­cien­tes a 173 gran­jas. Las fran­jas de tie­rra cul­ti­va­da suben des­de la ori­lla has­ta el centro de la is­la. Su for­ma rec­tan­gu­lar no ha cam­bia­do prác­ti­ca­men­te des­de la con­ce­sión de tie­rras a los pri­me­ros co­lo­nos a me­dia­dos del si­glo XVII.

En ve­rano acu­den los he­do­nis­tas de la ca­pi­tal de Que­bec cuan­do los ra­yos de sol crean re­fle­jos do­ra­dos en los cul­ti­vos de ce­rea­les, jue­gan con las ra­mas de los ar­ces o man­za­nos y ca­lien­tan los ra­ci­mos de uvas en sus ce­pas. Jus­to an­tes de las ca­ta­ra­tas de Mont­mo­rency, gi­ran por el puen­te de la is­la de Or­leans, de 1.700 me­tros de lon­gi­tud, que cru­za el San Lo­ren­zo. Al atra­ve­sar­lo, los hay que apagan la ra­dio “pa­ra de­jar las no­ti­cias del la­do de la ciu­dad”, mien­tras otros ba­jan las ven­ta­ni­llas pa­ra sen­tir el aire fres­co, ad­mi­rar el pai­sa­je o la fran­ja blan­ca crea­da por las ocas sal­va­jes, an­tes de lle­gar a la ca­rre­te­ra que ro­dea la is­la. Los 68 ki­ló­me­tros del an­ti­guo Ca­mino Real, tra­za­do en 1744, unen las seis po­bla­cio­nes de la is­la y a sus 7.000 ha­bi­tan­tes. Al­gu­nos, co­mo los Ro­ber­ge, Lé­tour­neau y Pou­liot, son des­cen­dien­tes de las 300 pri­me­ras familias que se ins­ta­la­ron en la is­la.

Con­vie­ne de­jar­se lle­var por los sen­ti­dos al ace­cho. Si­dra, fru­tas, vino, cho­co­la­te, pro­duc­tos lác­teos –el que­so Pai­llas­son de l’Is­le, un re­que­són que se se­ca du­ran­te seis días an­tes de asar­lo en una sar­tén, y que fue el pri­mer que­so fa­bri­ca­do en Amé­ri­ca– o con­fi­tu­ras: cien­tos de pan­car­tas pro­po­nen “re­co­léc­te­lo us­ted mis­mo” o “com­pre los pro­duc­tos lo­ca­les”, al­gu­nos de los cua­les lle­van el lo­go “Ar­te de la is­la de Or­leans” que ga­ran­ti­za su pro­ce­den­cia.

Aquí, tal co­mo nos lo ex­pli­ca el cria­dor de ocas y pa­tos de 52 años, Jean-Fra­nçois Ed­mond, se vie­ne a “com­par­tir una ex­pe­rien­cia y un mo­do de vi­da”. En su gran­ja Fer­me d’Oc, en la al­dea de Sain­te-Fa­mi­lle, ha ins­ta­la­do un food truck o me­jor di­cho una food rou­lot­te, co­mo la lla­man en Que­bec, en la que se pue­de de­gus­tar en ve­rano los clá­si­cos de la gastronomía pro­vin­cial: la gué­di­lle (pan de pe­rri­to ca­lien­te re­lleno, en es­te ca­so de le­chu­ga, hue­vo de pa­to y ma­yo­ne­sa), o la fa­mo­sa pou­ti­ne (un co­pio­so ten­tem­pié a ba­se de pa­ta­tas fri­tas)... Es una de las me­jo­res de la pro­vin­cia y no es de ex­tra­ñar: su sal­sa es­tá he­cha con foie gras pro­du­ci­do lo­cal­men­te. “To­do se pro­du­ce en la is­la sal­vo el ca­fé”, aña­de

Jean-Fra­nçois Ed­mond. In­clu­so el agua con gas es­tá aro­ma­ti­za­da con si­ro­pes lo­ca­les, co­mo la gro­se­lla ne­gra de Mon­na & Fi­lles”. Una ver­da­de­ra ins­ti­tu­ción des­de ha­ce cin­co ge­ne­ra­cio­nes, fun­da­da por un oriun­do del de­par­ta­men­to de Hé­rault.

En la ex­plo­ta­ción fa­mi­liar de Jean-Pie­rre Plante, un pro­duc­tor de fre­sas de Saint-Lau­rent-de-l’Ile-d’Or­léans, la cuar­ta ge­ne­ra­ción de agri­cul­to­res lle­va tra­ba­jan­do dos años sin pes­ti­ci­das ni fer­ti­li­zan­tes en al­gu­nas par­ce­las. Jean-Ju­lien Plante, el hijo de Jean-Pie­rre, es­pe­ra con­ver­tir­se al­gún día en el sex­to agri­cul­tor con cer­ti­fi­ca­ción eco­ló­gi­ca de la is­la. Po­drá to­mar ejem­plo del fa­mo­so huer­to de Ale­xan­dre Fai­lle, una par­ce­la de 2.000 me­tros cua­dra­dos per­te­ne­cien­te al res­tau­ran­te Le Pa­na­che y si­tua­do den­tro de sus tie­rras.

En su san­tua­rio bio­in­ten­si­vo –téc­ni­ca agra­ria que se uti­li­za en pe­que­ños es­pa­cios y op­ti­mi­za los cul­ti­vos con plan­ta­cio­nes más arri­ma­das–, Ale­xan­dre ins­ta­ló nida­les pa­ra atraer pá­ja­ros que ser­vi­rán de in­sec­ti­ci­das na­tu­ra­les. Mien­tras, a unos po­cos cien­tos de me­tros de su huer­to, tra­ba­ja­do­res agrí­co­las pro­ce­den­tes de Cen­troa­mé­ri­ca –al­gu­nos se ins­ta­lan seis me­ses en la is­la, es de­cir du­ran­te la tem­po­ra­da de siem­bra y re­co­lec­ción– se de­di­can a plan­tar se­mi­llas de fre­sas.

Si Ho­ra­tio Wal­ker, uno de los

En ve­rano, el ama­ri­llo del heno con­tras­ta con el ver­de de las pí­ceas

prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes de la pin­tu­ra ca­na­dien­se, na­ci­do en 1858 y que re­si­dió en la is­la, hu­bie­se na­ci­do cien años más tar­de, po­dría ha­ber in­mor­ta­li­za­do es­tos per­so­na­jes en­cor­va­dos en lu­gar de sus fa­mo­sos cam­pe­si­nos tra­ba­jan­do, ti­ran­do de sus ara­dos. Pe­ro ha­bría po­di­do ad­mi­rar los mis­mos pai­sa­jes bu­có­li­cos.

Cathy La­chan­ce, de 45 años, es una de sus he­re­de­ras es­pi­ri­tua­les. Lle­va ca­si siem­pre su ca­ba­lle­te en el ma­le­te­ro del co­che y re­co­rre la is­la en bus­ca de “luz y am­bien­tes”. A me­nu­do ins­ta­la su ma­te­rial en lo que los is­le­ños lla­man “el de­sier­to”, un sa­lien­te del centro al que se lle­ga por la ca­rre­te­ra del Mi­tan. Es­ta bo­ni­ta ca­rre­te­ra es­tá bor­dea­da de cul­ti­vos y bos­ques de ar­ces y abe­tos. “En ve­rano, el co­lor ama­ri­llo de las mue­las de heno con­tras­ta con el co­lor ver­de de las pí­ceas ( épi­céas en que­be­qués), nos ex­pli­ca la ar­tis­ta. Cuan­do es­toy aquí ten­go la sen­sa­ción de vi­vir en otra épo­ca.”

En es­ta ma­ña­na de ma­yo, pa­re­ce co­mo si el tiem­po se hu­bie­ra de­te­ni­do. Vien­to, tran­qui­li­dad y si­len­cio: has­ta po­dría ma­ni­fes­tar­se el fan­tas­ma de Félix Le­clerc, el más fa­mo­so can­tau­tor de Que­bec, fa­lle­ci­do en 1988 y que re­si­dió en la is­la los úl­ti­mos 18 años de su vi­da. “Pa­ra so­por­tar /Lo di­fí­cil /Y lo inú­til /Dar la vuel­ta a la is­la /Cua­ren­ta y dos mi­llas /De co­sas tran­qui­las /Pa­ra ol­vi­dar /Gran he­ri­da /De­ba­jo de la ar­ma­du­ra /Ve­rano, in­vierno /Dar la vuel­ta a la is­la /La is­la de Or­leans”, so­lía can­tar.

En la po­sa­da Aux An­cê­tres de Saint-Pie­rre, que so­lía fre­cuen­tar el ar­tis­ta de la can­ción, la fa­mi­lia Gos­se­lin man­tie­ne en su menú la so­pa de gui­san­tes ama­ri­llos que tan­to le gus­ta­ba. A ve­ces se oye can­tar un ga­llo: el del ve­cino.

Los cam­pos re­ple­tos de flo­res se ex­tien­den des­de el agua has­ta el centro de la is­la, co­mo en la épo­ca de los pri­me­ros co­lo­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.