“La con­ta­mi­na­ción de los años se­ten­ta aca­bó con la ca­pa­ci­dad de au­to­de­pu­ra­ción de la Al­bu­fe­ra”

Geo - - COMPROMISO VERDE -

Las

gar­zas im­pe­ria­les y los ave­to­ros ace­chan a sus pre­sas en­tre los ca­rri­zos. Mien­tras, las pe­que­ñas aves li­mí­co­las pa­tru­llan in­can­sa­bles en bus­ca de los te­so­ros que ocul­ta el fan­go. El es­pa­cio que hoy vuel­ve a ocu­par un ri­co eco­sis­te­ma pa­lus­tre de mar­jal y ve­ge­ta­ción de ri­be­ra lo cu­brían has­ta 2006 los arro­za­les que do­mi­nan el pai­sa­je en es­te rin­cón de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na. Un am­bi­cio­so pro­yec­to pi­lo­to de re­cu­pe­ra­ción de la ca­li­dad del agua y la bio­di­ver­si­dad ha per­mi­ti­do res­tau­rar al­gu­nos de los há­bi­tats más es­ca­sos de la Al­bu­fe­ra va­len­cia­na y, ade­más, con­ver­tir­los en una enor­me y efi­caz de­pu­ra­do­ra na­tu­ral que me­jo­ra po­co a po­co la mal­tre­cha sa­lud de la gran la­gu­na li­to­ral.

El Tan­cat de la Pi­pa es una re­ser­va de 40 hec­tá­reas si­tua­da en la ori­lla nor­te de la Al­bu­fe­ra, in­te­gra­da en el par­que na­tu­ral de 21.120 hec­tá­reas que pro­te­ge el con­jun­to del hu­me­dal. La pa­la­bra tan­cat, que en va­len­ciano sig­ni­fi­ca “ce­rra­do”, ha­ce re­fe­ren­cia a que es­tos es­pa­cios de cul­ti­vo arro­ce­ro ga­na­dos a la la­gu­na en los si­glos XIX y XX, si­tua­dos por de­ba­jo del ni­vel de la mis­ma pa­ra fa­vo­re­cer su inun­da­ción por gra­ve­dad, es­tán ro­dea­dos de ba­rre­ras de tie­rra api­la­da pa­ra no que­dar cubiertos por el agua du­ran­te to­do el año.

A prin­ci­pios de la pa­sa­da dé­ca­da se di­se­ñó pa­ra la zo­na un pro­yec­to que pre­ten­día am­pliar la desem­bo­ca­du­ra del ca­na­li­za­do ba­rran­co del Po­yo en la Al­bu­fe­ra, de la que es uno de los prin­ci­pa­les apor­tes de agua, pa­ra dar sa­li­da a las ave­ni­das que se pro­du­cen tras las fuer­tes tor­men­tas que des­car­gan las go­tas frías en es­ta par­te de la pe­nín­su­la. De ha­cer­se, ha­bría te­ni­do un se­ve­ro impacto am­bien­tal en el par­que na­tu­ral, al dis- pa­rar el preo­cu­pan­te ni­vel de con­ta­mi­na­ción de sus aguas. Por for­tu­na, di­cho plan fue des­car­ta­do, y en su lu­gar la Con­fe­de­ra­ción Hi­dro­grá­fi­ca del Jú­car y los gru­pos con­ser­va­cio­nis­tas So­cie­dad Es­pa­ño­la de Or­ni­to­lo­gía (SEO/ Bir­dLi­fe) y Ac­ció Eco­lo­gis­ta-Agró, ase­so­ra­dos por las dos uni­ver­si­da­des va­len­cia­nas y fi­nan­cia­dos por Co­caCo­la, im­pul­san des­de 2009 un pro­gra­ma de res­tau­ra­ción, que con­vir­tió el tan­cat de nue­vo en el es­pa­cio na­tu­ral que ha­bía si­do du­ran­te si­glos. El re­sul­ta­do son dos mar­ja­les o la­gu­nas so­me­ras de agua dul­ce y un ullal o sur­gen­cia de agua sub­te­rrá­nea (re­crea­do gra­cias a la ex­ca­va­ción de un po­zo). La ve­ge­ta­ción de las la­gu­nas fil­tra de ma­ne­ra biológica has­ta 1.530 mi­llo­nes de li­tros anua­les que pa­san por las la­gu­nas ca­mino de la Al­bu­fe­ra.

En las so­me­ras la­gu­nas de la Pi­pa, un sis­te­ma de fil­tros ver­des for­ma­do por la ve­ge­ta­ción pro­pia de es­te eco­sis­te­ma li­be­ra el agua de bue­na par­te de los con­ta­mi­nan­tes que ha arras­tra­do tras su pa­so por las zo­nas ur­ba­nas e in­dus­tria­les o las ex­ten­sio­nes de cul­ti­vo que ase­dian el hu­me­dal (en los arro­za­les, prin­ci­pal fuente del agua que lle­ga a la Al­bu­fe­ra, se em­plean ma­si­va­men­te los fer­ti­li­zan­tes sin­té­ti­cos y agro­quí­mi­cos). Com­bi­na­da con la drás­ti­ca dis­mi­nu­ción de la apor­ta­ción de agua de la cuen­ca del Tu­ria y el Jú­car (se ha pa­sa­do de más de 400 hec­tó­me­tros cú­bi­cos a me­nos de 200, y no siem­pre bien de­pu­ra­da), la con­ta­mi­na­ción ha lle­ga­do a po­ner el eco­sis­te­ma pa­lus­tre al bor­de del co­lap­so eco­ló­gi­co.

Los ta­llos de las eneas, cas­ta­ñue­las, ma­sie­gas, jun­cos y li­rios ama­ri­llos re­tie­nen la ma­yor par­te de los re­si­duos só­li­dos en sus­pen­sión, y sus raí­ces ab­sor­ben el ex­ce­so de nu­trien­tes (co­mo el ni­tró­geno o el fós­fo­ro di­suel­to), lo que evi­ta la pro­li­fe­ra­ción de mi­cro­al­gas, el prin­ci­pal pro­ble­ma am­bien­tal de la gran la­gu­na va­len­cia­na. “La ma­si­va con­ta­mi­na­ción des­de los años se­ten­ta aca­bó con la ca­pa­ci­dad de au­to­de­pu­ra­ción de la Al­bu­fe­ra. El ex­ce­so de nu­trien­tes ha ali­men­ta­do una so­pa de cia­no­bac­te­rias, al­gas mi­cros­có­pi­cas que no de­jan lle­gar la luz al fon­do y eli­mi­nan la ve­ge­ta­ción sub­acuá­ti­ca que fil­tra­ban el agua. Y la pér­di­da de ca­li­dad del agua ha cau­sa­do una pér­di­da bru­tal de bio­di­ver­si­dad”, ex­po­ne Ma­rio Gi­mé­nez, coor­di­na­dor del pro­yec­to en SEO/Bir­dLi­fe.

En cuan­to me­jo­ra la ca­li­dad del agua, re­na­ce la vi­da: “En po­co tiem­po se du­pli­ca­ron las po­bla­cio­nes de fo­cha co­mún o pa­to co­lo­ra­do, que de mil pa­re­jas re­pro­duc­to­ras de ca­da es­pe­cie en los años se­sen­ta ha­bían que­da­do re­du­ci­das a unas po­cas de­ce­nas”, des­ta­ca.

“Pe­ro nun­ca re­cu­pe­ra­re­mos las ci­fras de ha­ce 50 años si no re­cu­pe­ra­mos com­ple­ta­men­te la Al­bu­fe­ra”, sub­ra­ya.

Es­te cau­dal de agua lim­pia re­in­te­gra­do a la na­tu­ra­le­za es uno de los pro­yec­tos que han per­mi­ti­do a la em­pre­sa Coca-Co­la ha­cer va­ler su com­pro­mi­so de de­vol­ver al me­dio la to­ta­li­dad del agua con­te­ni­da en sus be­bi­das (en 2016 se res­ti­tu­ye­ron al me­dio con es­te y otros pro­yec­tos 3.051 mi­llo­nes de li­tros) pa­ra el año 2020.

La fun­da­ción de la mar­ca apo­yó fi­nan­cie­ra­men­te el pro­yec­to del Tan­cat de la Pi­pa en­tre 2013 y 2016. Se­gún los da­tos fa­ci­li­ta­dos a GEO por Coca-Co­la, el mis­mo com­pro­mi­so se ha su­pe­ra­do con cre­ces a ni­vel mun­dial, con un gra­do de cum­pli­mien­to del 115% cin­co años an­tes de la fe­cha fi­ja­da, apo­yan­do 248 pro­yec­tos en 72 paí­ses. So­lo en 2015, Coca-Co­la em­pleó 300.190 mi­llo­nes de li­tros de agua y con­si­guió re­po­ner 337.700 mi­llo­nes.

Sie­te pro­yec­tos y un ob­je­ti­vo: ser neu­tra­les en agua

El agua que aca­ba en el in­te­rior de las bo­te­llas o la­tas de Coca-Co­la, y que su­po­ne de me­dia el 90% del con­te­ni­do de las mis­mas, es al­go más de la mi­tad del lí­qui­do que con­su­men las fá­bri­cas de la com­pa­ñía en sus pro­ce­sos in­dus­tria­les. “Nues­tro ra­tio es de 0,88 li­tros de agua uti­li­za­dos en los pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción por ca­da li­tro de be­bi­da em­bo­te­lla­do”, ex­pli­ca Susana Plie­go, coor­di­na­do­ra me­dioam­bien­tal de la em­pre­sa pa­ra Eu­ro­pa oc­ci­den­tal. El res­to se uti­li­za en las ta­reas de la­va­do y en­jua­gue de bo­te­llas y la­tas, tan­to nuevas co­mo re­uti­li­za­das, así co­mo de los de de­pó­si­tos, tan­ques y con­duc­cio­nes de la plan­ta, ade­más de las ac­cio­nes de lim­pie­za de las ins­ta­la­cio­nes y usos sa­ni­ta­rios dia­rios que ten­dría cual­quier otra cla­se de fac­to­ría. Pa­ra es­ta frac­ción del con­su­mo hí­dri­co exis­te tam­bién un com­pro­mi­so: el de re­du­cir su vo­lu­men en un 25% en­tre 2010 y 2020. Las plan­tas em­bo­te­lla­do­ras de La Co­ru­ña, Bil­bao, Va­len­cia, Barcelona, Se­vi­lla, Má­la­ga, Te­ne­ri­fe y Lis­boa, y las que en­va­san el agua mi­ne­ral de los ma­nan­tia­les de San­to­lín (Bur­gos), Fuen­ma­yor (Te­ruel), Fon­toi­ra (Lu­go) y Vi­las del Turbón (Hues­ca), vier­ten sus aguas re­si­dua­les en la red de sa­nea­mien­to pú­bli­ca o en oca­sio­nes, di­rec­ta­men­te en cau­ces na­tu­ra­les “siem­pre con un ni­vel de de­pu­ra­ción que ga­ran­ti­za la vi­da en el me­dio acuá­ti­co”, ase­gu­ra la res­pon­sa­ble am­bien­tal de la em­pre­sa. Y en los ma­nan­tia­les se en­car­gan es­tu­dios hi­dro­geo­ló­gi­cos que per­mi­tan es­ta­ble­cer “lo que po­de­mos y no po­de­mos ex­traer” pa­ra no po­ner en pe­li­gro el equi­li­brio na­tu­ral. “Que­re­mos lle­gar a ser neu­tra­les en agua”, re­su­me.

El del Tan­cat de la Pi­pa es uno de los sie­te pro­yec­tos que apo­ya Coca-Co­la en España pa­ra com­pen­sar por el agua que em­plea en sus be­bi­das. Otro de ellos, que se desa­rro­lla a par­tir de es­te año tam­bién en co­la­bo­ra­ción con SEO/Bir­dLi­fe ade­más de la Uni­ver­si­dad de Má­la­ga, pre­ten­de re­cu­pe­rar los hu­me­da­les de la

España se­rá uno de los paí­ses más afec­ta­dos por las se­quías ge­ne­ra­das por el ca­len­ta­mien­to glo­bal

desem­bo­ca­du­ra del río Gua­dal­hor­ce. Con una apor­ta­ción en los pró­xi­mos tres años de 650 mi­llo­nes de li­tros de agua –que per­mi­ti­rían lle­nar 260 pis­ci­nas olím­pi­cas–, pro­ce­den­tes de una de­pu­ra­do­ra cer­ca­na, se res­tau­ra­rán cua­tro la­gu­nas li­to­ra­les y se fre­na­rá la pe­ne­tra­ción del agua del mar y la con­si­guien­te sa­li­ni­za­ción en es­te es­pa­cio pro­te­gi­do de 67 hec­tá­reas si­tua­do en­tre Má­la­ga y su ae­ro­puer­to.

Uno de los pro­yec­tos más des­ta­ca­dos, desa­rro­lla­do du­ran­te va­rios años en co­la­bo­ra­ción con el Fon­do Mun­dial de la Na­tu­ra­le­za (WWF, en sus si­glas en in­glés) es el que per­mi­tió re­su­ci­tar el eco­sis­te­ma pa­lus­tre del Par­que Na­cio­nal de las Ta­blas de Dai­miel (Ciu­dad Real) gra­cias a la pro­mo­ción de bue­nas prác­ti­cas en el uso sos­te­ni­ble del agua por par­te de los agri­cul­to­res de la zo­na, cu­yos acuí­fe­ros es­ta­ban so­bre­ex­plo­ta­dos. Ese pro­yec­to ya se ha da­do por con­clui­do, pe­ro es­tos días se po­ne en mar­cha otro de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas en el área de cul­ti­vo de fre­sas que ro­dea el Par­que Na­cio­nal de Do­ña­na (Huel­va).

Ci­trus, ha­cia el uso efi­cien­te del agua

No en vano, la agri­cul­tu­ra em­plea el 80% del agua (fren­te al 14% del agua de be­ber y el 6% que se lle­va la in­dus­tria) que con­su­me nues­tro país. Du­ran­te las pró­xi­mas dé­ca­das, España se­rá uno de los lu­ga­res del pla­ne­ta más afec­ta­dos por las se­quías, don­de se mul­ti­pli­ca­rán e in­ten­si­fi­ca­rán los efec­tos del ca­len­ta­mien­to glo­bal, muy es­pe­cial­men­te en el área me­di­te­rrá­nea, se­gún se­ña­la el Pa­nel In­ter­gu­ber­na­men­tal de Ex­per­tos so­bre el Cambio Cli­má­ti­co aus­pi­cia­do por la ONU. Así que tra­tar de ha­cer un uso más ra­cio­nal del ele­men­to en los cul­ti­vos re­sul­ta­rá cru­cial pa­ra el fu­tu­ro.

Pa­ra ello na­ció el pro­yec­to “Ci­trus Far­mers, Wa­ter Sa­vers”, coor­di­na­do por ex­per­tos de la Uni­ver­si­tat Jau­me I (UJI) de Cas­te­llón, que tra­ba­jan jun­to al Ins­ti­tut de Re­cer­ca i Tec­no­lo­gia Agroa­li­men­tà­ries (IRTA) ca­ta­lán y la em­pre­sa Inè­dit. Jun­tos in­ten­ta­rán ex­ten­der el uso de tec­no­lo­gías de rie­go por go­teo más efi­cien­tes en­tre los cul­ti­va­do­res de cí­tri­cos del sur de Ta­rra­go­na, Cas­te­llón y Va­len­cia. Fi­nan­cia­do tam­bién por la Fun­da­ción Coca-Co­la, el pro­yec­to es­tu­dia ya los re­sul­ta­dos de la me­jo­ra de la irri­ga­ción en 16 fin­cas cas­te­llo­nen­ses de na­ran­jos y man­da­ri­nos que ocu­pan una su­per­fi­cie de 290 hec­tá­reas.

El coor­di­na­dor del pro­yec­to, el ca­te­drá­ti­co de Hi­dro­geo­lo­gía de la UJI Ig­na­cio Morell, des­ta­ca que “se tra­ta de una zo­na que su­fre un preo­cu­pan­te es­trés hí­dri­co, con un im­por­tan­te dé­fi­cit de agua tan­to en can­ti­dad co­mo en ca­li­dad” y en el que, de­bi­do al ca­len­ta­mien­to glo­bal, “las pers­pec­ti­vas no son ha­la­güe­ñas”. “Es po­si­ble que en unas cuan­tas dé­ca­das se vea ame­na­za­da la con­ti­nui­dad del cul­ti­vo tal co­mo hoy lo co­no­ce­mos”, ad­vier­te.

El ob­je­ti­vo con­cre­to de Ci­trus es re­du­cir del 10% al 15% el con­su­mo ac­tual de agua en el cul­ti­vo de es­tos fru­ta­les. Pa­ra ello, se in­for­ma a los agri­cul­to­res de las úl­ti­mas no­ve­da­des en ma­te­ria de rie­go por go­teo, se les sub­ven­cio­na has­ta un tercio del cos­te de sus­ti­tu­ción de la in­fra­es­truc­tu­ra de re­ga­dío por otra de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción más efi­cien­te y se si­gue con de­ta­lle el con­su­mo en las fin­cas que par­ti­ci­pan en el pro­yec­to –que el año que vie­ne es­pe­ran in­cre­men­tar has­ta al­can­zar una su­per­fi­cie de 750 hec­tá­reas– en­vian­do se­ma­nal­men­te su­ge­ren­cias a los agri­cul­to­res so­bre “có­mo re­gar en fun­ción del cli­ma y de la evo­lu­ción de los cul­ti­vos pa­ra aho­rrar en agua y fer­ti­li­zan­tes”, lo que ade­más re­dun­da en una re­duc­ción de la con­ta­mi­na­ción de los acuí­fe­ros”, ex­pli­ca el ex­per­to. “Ha­ce ape­nas tres me­ses que tra­ba­ja­mos a pie de cam­po, y es­te mes de oc­tu­bre ten­dre­mos los pri­me­ros da­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos”, avan­za.

Morell tam­bién coor­di­nó otro pro­yec­to apo­ya­do por la em­pre­sa de be­bi­das re­fres­can­tes en el que, me­dian­te la per­fo­ra­ción de po­zos, se in­yec­tó agua em­bal­sa­da de ori­gen plu­vial en acuí­fe­ros de la zo­na de la Vall d’Uxó (Cas­te­llón) pa­ra con­te­ner su sa­li­ni­za­ción y ele­var los ni­ve­les freá­ti­cos. El pro­yec­to, desa­rro­lla­do jun­to con el Ins­ti­tu­to Geo­ló­gi­co y Mi­ne­ro de España, con­clu­yó ha­ce dos años y, aun­que fue un éxi­to y arro­jó con­clu­sio­nes muy pro­me­te­do­ras, en es­tos mo­men­tos “no hay nin­gu­na ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca” que es­té por la la­bor de dar­le con­ti­nui­dad, se la­men­ta.

En cuan­to me­jo­ró la ca­li­dad del agua, la vi­da vol­vió a re­na­cer. Las po­bla­cio­nes de fo­cha co­mún, pa­to co­lo­ra­do e in­clu­so fla­men­cos del Tan­cat de la Pi­pa, se han re­cu­pe­ra­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en la Al­bu­fe­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.