Con el re­torno de la es­car­cha, vuel­ven a ves­tir la tra­di­cio­nal tú­ni­ca co­lor gra­na­te

Geo - - GRAN REPORTAJE -

los si­glos por mi­no­rías dár­di­cas (un pue­blo in­doi­ra­nio), des­pués por ti­be­ta­nos y ca­che­mi­res, no siem­pre ha es­ta­do te­ñi­da de tan­ta be­ne­vo­len­cia. Gue­rras, con­quis­tas y san­grien­tas in­va­sio­nes han sal­pi­ca­do su his­to­ria. Reino in­de­pen­dien­te du­ran­te 900 años, Ladakh fue con­quis­ta­do en 1684 por Ca­che­mi­ra, de la cual per­ma­ne­ció de­pen­dien­te ba­jo el Im­pe­rio bri­tá­ni­co y pos­te­rior­men­te ba­jo la Unión In­dia. En el sur se prac­ti­ca un chiís­mo mo­de­ra­do, pe­se a que los re­tra­tos de los aya­to­lás Jo­mei­ni y Ja­me­nei, po­co co­no­ci­dos por su aper­tu­ra de es­pí­ri­tu, es­tán pre­sen­tes en to­dos los rin­co­nes de los pue­blos mu­sul­ma­nes. Y su po­si­ción es­tra­té­gi­ca, en las fron­te­ras de la po­de­ro­sa Chi­na y del tra­di­cio­nal enemi­go pa­quis­ta­ní, ha he­cho que du­ran­te lar­go tiem­po Ladakh fue­ra una zo­na mi­li­tar res­trin­gi­da. In­clu­so ac­tual­men­te, via­jar allí con­ti­núa sien­do una ex­pe­rien­cia en la que uno se ale­ja del mun­do. No hay ac­ce­so a In­ter­net en­tre los me­ses de di­ciem­bre y ma­yo por­que el úni­co ca­ble sub­te­rrá­neo que une Ladakh al res­to de la In­dia se ha­lla en­te­rra­do so­lo a 30 cen­tí­me­tros, por lo que re­sul­ta da­ña­do con la caí­da de las pri­me­ras nie­ves.

Cuan­do vuel­ven las he­la­das, la ma­yo­ría pre­fie­re ves­tir la gon­cha, la tra­di­cio­nal tú­ni­ca de co­lor gra­na­te, a la ves­ti­men­ta oc­ci­den­tal; los hom­bros van cu­bier­tos por una lop­ka, una piel vuel­ta de ca­bra u ove­ja. Más allá de la tem­po­ra­da de ve­rano, aven­tu­rar­se a re­co­rrer el te­rri­to­rio se con­vier­te en una epo­pe­ya. Son ne­ce­sa­rias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.