La au­to­ri­dad su­pre­ma, el rin­pot­ché, li­te­ral­men­te “el pre­cio­so”, es un chi­qui­llo de sie­te años

Geo - - GRAN REPORTAJE -

En Ladakh, no hay una so­la la­de­ra que no es­té or­na­da de ban­de­ras de ora­ción mul­ti­co­lo­res. “El vien­to que so­pla aca­ri­cia al pa­sar las fór­mu­las sa­gra­das im­pre­sas en ellas, dis­per­sán­do­las en el es­pa­cio y trans­mi­tién­do­las a to­dos aque­llos que ro­za a su pa­so”, ex­pli­ca, con sus fi­nas ga­fas re­don­das y su go­rro ama­ri­llo bien ca­la­do so­bre el crá­neo, Ges­he Kon­chok Wang­du, mon­je y rec­tor de la Uni­ver­si­dad Bu­dis­ta de Leh. En to­dos los pue­blos, in­clu­so el más mi­núscu­lo, se desa­rro­llan con­cur­sos de ora­ción co­lec­ti­va, en don­de se uti­li­zan ro­sa­rios o mo­li­ni­llos, or­ga­ni­za­dos con el fin de re­co­lec­tar los ma­yo­res mé­ri­tos po­si­bles de ca­ra a la vi­da fu­tu­ra.

Aún hoy en día mu­chas fa­mi­lias ofre­cen un hi­jo a uno de los mo­nas­te­rios, en los que los pe­que­ños mon­jes son acep­ta­dos a la edad de cua­tro o cin­co años. Por de­trás de la em­be­lle­ci­da fa­cha­da púr­pu­ra del mo­nas­te­rio de Stak­na, en­ca­ra­ma­do en la ci­ma de un fa­ra­llón kárs­ti­co (a una me­dia ho­ra de Leh por un sen­de­ro mal as­fal­ta­do), y en el cual re­zan una vein­te­na de mon­jes, se re­cor­tan las ci­mas del Hi­ma­la­ya. En es­te es­ce­na­rio de emo­cio­nan­te be­lle­za, vi­ve la au­to­ri­dad su­pre­ma, el rin­pot­che –li­te­ral­men­te “el pre­cio­so”–, un chi­qui­llo de sie­te años, re­en­car­na­ción del an­te­rior rin­pot­che, muer­to a la edad de 75 años en 2010.

Sen­ta­do con las pier­nas cru­za­das fren­te a un fo­gón y es­col­ta­do por un mon­je acom­pa­ñan­te, el jo­ven Kyab­je Stak­na Rin­pot­che de ca­ri­ta re­don­da va­ci­la en­tre adop­tar un hie­ra­tis­mo acor­de a su so­lem­ne po­si­ción o com­por­tar­se se­gún su can­dor in­fan­til. Pa­ra te­ner el ho­nor de re­unir­se con él cin­co mi­nu­tos cro­no­me­tra­dos, es ne­ce­sa­rio sen­tar­se pre­via­men­te en una an­te­sa­la y es­cu­char du­ran­te unas ho­ras a aquel que lo des­cu­brió en un lu­gar lla­ma­do Hi­ma­chal Pra­desh, al ca­bo de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.