Ele­gan­tes man­sio­nes ro­dean cam­pos de golf im­pe­ca­bles

Geo - - EN PORTADA -

Se­gun­da ciu­dad del país, ha pa­sa­do de sus 61.000 po­bla­do­res en 1795 a 3,7 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en la ac­tua­li­dad, y es la me­nos afri­ca­na de sus ciu­da­des, con un 39% de po­bla­ción ne­gra (sien­do es­ta el 80% a ni­vel na­cio­nal).

A lo lar­go de an­chas ave­ni­das sem­bra­das de abe­du­les, de ro­bles y de ar­ces im­por­ta­dos de Eu­ro­pa, en el ba­rrio de Cons­tan­tia, si­tua­do a con­ti­nua­ción de Kirs­ten­bosch, se en­cuen­tra la mi­lla más ri­ca del país (jun­to con el ba­rrio fi­nan­cie­ro de Sand­ton, en Johan­nes­bur­go). Allí vi­ven las fa­mi­lias blan­cas ri­cas, sur­gi­das de las olas de co­lo­ni­za­ción ho­lan­de­sa y bri­tá­ni­ca. Ele­gan­tes man­sio­nes de es­ti­lo Ca­pe Dutch, o lu­jo­sas vi­vien­das di­se­ña­das por ar­qui­tec­tos de re­nom­bre, con su im­pe- plan­ta­das allí des­de ha­ce más de tres si­glos. Dos vi­ti­cul­to­res del ve­cin­da­rio pro­du­cen el fa­mo­so vino de Cons­tan­ce, un gran mos­ca­tel ya apre­cia­do en su mo­men­to por Bis­marck y Na­po­león.

“Ciu­dad del Ca­bo no es una úni­ca ciu­dad, sino una se­rie de po­bla­cio­nes ro­dea­das por una na­tu­ra­le­za gran­dio­sa. És­ta es la ra­zón por la que no po­dría vi­vir en nin­gún otro si­tio”, di­ce Lies­beth, en su sa­lón de­co­ra­do con pie­zas icó­ni­cas del di­se­ño es­can­di­na­vo. La jo­ven pien­sa que, sin el tra­ba­jo lle­va­do a ca­bo por “su pue­blo”, Su­dá­fri­ca, la pri­me­ra po­ten­cia eco­nó­mi­ca del con­ti­nen­te en 2017 a pe­sar de la re­ce­sión, “no es­ta­ría in­dus­tria­li­za­da, ni se­ría el úni­co mer­ca­do emer­gen­te del con­ti­nen­te”. Una cer­ti­dum­bre que es com­par­ti­da por los afri­ká­ners

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.