Muy her­mo­sa de as­pec­to, es la ur­be más vio­len­ta del país

Geo - - EN PORTADA -

“Me gus­ta Ciu­dad del Ca­bo por­que ha per­ma­ne­ci­do re­bel­de”, ase­gu­ra Adam. El Ayun­ta­mien­to, ges­tio­na­do por el Par­ti­do De­mo­crá­ti­co Na­cio­nal (en el po­der du­ran­te el apart­heid) has­ta 2002, se en­cuen­tra des­de 2006 en ma­nos del prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción, la Alian­za De­mo­crá­ti­ca (DA, li­be­ral y blan­co, pe­ro en vías de “des­ra­cia­li­za­ción”), que ter­mi­nó por con­ven­cer de su me­jor ges­tión in­clu­so a los más acé­rri­mos de­fen­so­res del Con­gre­so Na­cio­nal Afri­cano (ANC, se­gún sus si­glas en in­glés, el par­ti­do de Nel­son Man­de­la, en el po­der des­de 1994), co­mo Adam Da­niels.

An­ti­guo mi­li­tan­te del Fren­te De­mo­crá­ti­co Uni­fi­ca­do, am­plio mo­vi­mien­to de con­tes­ta­ción al apart­heid, crea­do en 1983 en el Ca­bo por sin­di­ca­tos, aso­cia­cio­nes e igle­sias, Adam for­ma par­te de esos hé­roes anóni- en el po­der el le­ma Fees must fall (los gas­tos de ma­trí­cu­la de­ben ba­jar), has­ta pro­pa­gar­se por to­do el país.

Con­ti­nuan­do el re­co­rri­do ha­cia City-Bowl, el cen­tro ur­bano que se si­túa en un an­fi­tea­tro na­tu­ral en­tre el mar y la mon­ta­ña, se lle­ga al ba­rrio de Ob­ser­va­tory, de mo­da y mul­ti­rra­cial, al pie del Pi­co del Dia­blo. Es cé­le­bre por sus mu­ros cu­bier­tos de gra­fi­tis, ca­sas mul­ti­co­lo­res, ba­res con bi­llar y al­gu­nos ca­fés ras­ta­fa­ris, muy am­bien­ta­dos al es­ti­lo de los se­ten­ta. Oli­via An­drews des­cri­be “Obz” co­mo uno de los ba­rrios más in­te­gra­dos en cues­tión ra­cial. Pa­tro­na del bar-restaurante A touch of mad­ness (un to­que de lo­cu­ra), si­tua­do en una an­ti­gua ca­sa co­lo­nial, es­ta trein­ta­ñe­ra de as­cen­den­cia bri­tá­ni­ca cul­ti­va el eclec­ti­cis­mo. Sus ve­la­das al­ter­nan lec­tu­ras de poe­sía, bai­les de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.